Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pablovich escriba una noticia?

Incompetentes

21/08/2010 04:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todo el caso de la derogación de Art. 76 de la Ley 2.230, es una gran paradoja es ese sentido. Por si fuera poco, por lo menos uno de los principios básicos de la lógica, el de no contradicción

El otro día, en uno de los informes del programa TVR, escuché a José Pablo Feinmann diciendo que, a diferencia de lo que Goebbles* creía, "una mentira repetida mil veces se convierte en una paradoja".

La paradoja (o algo paradójico) es algo en apariencia verdadera(o) pero que contiene una contradicción o que traspasa el sentido común.

Todo el caso de la derogación de Art. 76 de la Ley 2.230, es una gran paradoja en ese sentido. Por si fuera poco, uno de los principios básicos de la lógica es vulnerado, el de no contradicción. Gonzalo Fernández o Sergio Abreu, -menciono a ellos por haber protagonizado el centro de la pelea-, tuvieron intencionalidad de

beneficiar a los Peirano con la derogación del Art. 76 o no la tuvieron, pero no puede ser ambas cosas.

Hoy reapareció JR Ferreira pidiendo la renuncia de Abreu, y me parece que se queda corto. Si Abreu debe renunciar, entonces todo aquel que voto a favor de esto debería hacerlo (o al menos los que presentaron la ley, que no fue Abreu solo). Entendamos que "EL" parlamento no es el senador Abreu, y que solo con "SU" voto no hubiera alcanzado para derogar el artículo. Ni siquiera con los votos de todo el Partido Rosado hubiera alcanzado. La parte que a los miembros del Partido Colorado les está gustando es que, el Poder Ejecutivo, podría ("debería" según Ope Pasquet) haberla vetado. Aunque según Amorín, "Nosotros tampoco nos dimos cuenta". Los colorados ven el quilombete y no quieren quedar afuera.

Dejando de lado el vedetismo de los políticos, hay un tema que me parece complejo en toda esta situación, y es la sobrecarga informativa. Este término lo definió Alvin Toffler en el libro "El Shock del Futuro". Esto es contar con demasiada información como para tomar una decisión o mantenerse informado sobre un tema. Grandes cantidades de información para analizar, nueva información que aparece, desmentidos y contradicciones en la información disponible; demasiado para comparar, procesar y tomar posición. En realidad, creo, ese es el objetivo. Tratan de desviar la atención de los dos temas importantes.

El discurso – por que el supuesto debate no fue más que un par de discursos de cuarta – de Fernández y Abreu – estaba cargado de un “yonofuismo” increíble

Uno, es que los Peirano fueron absueltos. No importa si dicen que eso no es así, en esa batalla dialéctica el FA perdió; y la "gente" cree que eso es así. El segundo es el corporativismo con que se maneja el parlamento.

El discurso - por que el supuesto debate no fue más que un par de discursos de cuarta - de Fernández y Abreu - estaba cargado de un "yonofuismo" increíble (no soy muy amigo de las palabras inventadas, pero esta me gusto). Tanto ellos como el sistema político buscan excusarse de las fallas del propio sistema que los sostiene y quedan al descubierto con esta situación. Lo que pasó puede llamarse falta de ética, pero creo que se trato - lamentablemente - de un acto de incompetencia. La psicología define la incompetencia como un fenómeno psicológico según el cual las personas con conocimientos insuficientes para cumplir una tarea tienden constantemente a pensar que saben mucho más de lo que saben y que saben más que otras personas. Esta vez se dieron cuenta que su error es inexcusable, pero no por el hecho en sí, si no por lo que este revela ante los ojos del público. Su brutal incompetencia y desinterés. Su irresponsabilidad.

Creo que amerita cerrar con Saramago hablando sobre la responsabilidad:

"Las miserias del mundo están ahí, y sólo hay dos modos de reaccionar ante ellas: o entender que uno no tiene la culpa y por tanto encogerse de hombros y decir que no está en sus manos remediarlo -y esto es cierto-, o bien asumir que, aun cuando no está en nuestras manos resolverlo, hay que comportarnos como si así lo fuera."**

* Ministro de Propaganda nazi. "Una mentira repetida mil veces se transforma en verdad."

** La Jornada, México, 3 de diciembre de 1998


Sobre esta noticia

Autor:
Pablovich (8 noticias)
Visitas:
2547
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.