Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franco Mc escriba una noticia?

¿Fueron los Incas en realidad violentos tiranos detentadores del poder?

23/05/2009 20:28 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una lectura de Historia Índica, una crónica del XVI escrita por Pedro Sarmiento de Gamboa nos deja una visión de los gobernantes del Tahuantinsuyo que llama a la reflexión alrededor de su codicia por el poder

El español Pedro Sarmiento de Gamboa llegó al Perú a mediados del Siglo XVI y hacia 1570 mientras trabajaba al servicio del Virrey Francisco de Toledo recorriendo las poblaciones del Perú pudo recopilar de los ancianos indígenas datos acerca del pasado de los incas. En 1572 envía su recopilación cronística denominada Historia Índica al Rey Felipe II de la Casa Habsburgo. En su obra la imagen de los gobernantes incas es muy crítica y vale la pena tenerla en cuenta para entender el desenvolvimiento imperial de los gobernantes del Tahuantinsuyo.

En sus conclusiones afirma: "Es cosa de ser notar para el intento que se pretende que, demás de ser cosa cierta y evidente la general tiranía de estos tiranos y crueles ingas del Perú contra los naturales de la tierra"

Cuando hace referencia a los naturales de la tierra, alude a los pueblos anteriores o contemporáneos a los incas que fueron sojuzgados por las fuerzas de guerra incaicas. Como consecuencia de una forma abusiva de proceder, el cronista anota que "El orden y modo de proceder en el hecho del los ingazgos violentos, sin voluntad y elección de los naturales, los cuales siempre tuvieron las armas en las manos para cada vez que se les ofrecía la ocasión de lazarse contra los tiranos ingas que los tenia opresos, procurando su libertad".

Pero este modo de proceder no se circunscribía a un único gobernante, sino que era una conducta reiterada por quienes lo sucedían. "Y así cada uno de los ingas no sólo proseguía por la tiranía de su padre, más el también de nuevo empezaba la misma tiranía por fuerza y muertes, robos y rapiñas".

Anota además que este comportamiento tiránico no sólo se demostraba contra las etnías vecinas sino que era connatural a sus relaciones familiares. "Para acabar de entender las pésimas inclinaciones de estos tiranos y su horrenda avaricia y tiranía - no se contentaron con ser malos tiranos para los dichos naturales, pero contra sus propios hijos, hermanos, parientes y sangre propia, y contra sus propias leyes y estatutos se preciaron de ser y fueron pésimos tiranos, con un género de inhumanidad inaudita".

"Viracocha octavo inga, teniendo hijo mayor legitimo llamado Inga Rocca, no le nombro sucesor, ni a ninguno de sus hijos legítimos, sino un bastardo llamado inga Urcon"

En su afán por el poder, los incas quebrantaban sus propias leyes, en especial las que determinaban la sucesión del nuevo Inca. "Porque`, como sus costumbres y leyes tiránicas fuese constituido entre ellos que el mayor hijo legítimo sucediere al ingazgo, casi siempre lo quebrantaron".

Y sus ejemplos no son pocos: "Viracocha octavo inga, teniendo hijo mayor legitimo llamado Inga Rocca, no le nombro sucesor, ni a ninguno de sus hijos legítimos, sino un bastardo llamado inga Urcon" (...) "por nueva tiranía entro de por medio Inga Yupangui, y se lo quitó a uno y al otro y despojó al padre de la honra y del estado".

"Y el mismo inga Yupangui, teniendo hijo legítimo mayor, llamado Amaro Topa Inga, no lo nombró, sino a Topa Inga Yupangui. Y siendo de la candición del padre el mismo Topa Inga, teniendo a Guayna Capac por hijo legítimo mayor, nombró a Capac Guari por sucesor, aunque los deudos de Guayna Capac no le permitieron y alzaron por inga a Guayna Capac.

"Y Guayna Capac, aunque nombra a Ninan Cuyoche, no era el mayor, y por esto, quedando la sucesión indiscreta, se causaron las diferencias entre Guáscar y Atagualpa, donde se sucedieron las mayores tiranías de todas, dobladas, contra los naturales".

Aunque no es faltar a la verdad sostener que los del Cuzco fueron a partir de Pachacutec Yupanqui un pueblo proclive a la dominación expansiva de tipo imperial; tildarlos de usurpadores del poder en desmedro de los señores naturales de la tierra, podría guardar cierto sentido como perspectiva en el contexto de la puesta en marcha del proyecto de dominación colonial española en el siglo XVI. Bajo esta premisa los españoles aparecerían como verdaderos libertadores de los maltratos y abusos que se cometían contra las etnías sometidas. Sin perjuicio de ello, una lectura de Historia Índica nos permite desarrollar nuevas perspectivas acerca del grado de maduración y legitimidad de los gobernantes Incas en el Perú antiguo.

...no se contentaron con ser malos tiranos para los dichos naturales, pero contra sus propios hijos, hermanos, parientes y sangre propia.


Sobre esta noticia

Autor:
Franco Mc (80 noticias)
Visitas:
22362
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Pablo (24/05/2009)

Hola Franco, me parece muy interesante la información que nos haces llegar, casi no se encuentra este tipo de información en los libros de historia, es verdaderamente una joya el aporte que haces muchos saludos espero que sigas con mas "notas" para globedia yo también soy de Perú y me gusto mucho tu nota !!!!
Saludos!!

1
+ -
Responder

pablo (24/05/2009)

me parece increible lo ke estoy leyendo ,y me doy cuenta de ke esto sigue en la actualidad.
ojala pongas mas info.

1
+ -
Responder

lui romero (26/05/2009)

Es recurrente en la historia el trabajo parcial en la interpretacion de hechos (recibidos oralmente) para justificar la barbarie. El espanol Bartolome de las Casas, conquistador de la primera hora, escribe un informe llamado " Tres breve relation de La destruction des Indes" (Fr. Ed. La Découverte)); enviado a la Corona Espanola, intentando frenar el horrendo holocausto que se perpetraba impunemente. Claro, Los Incas tampoco forjaron un Imperio con suaves palmaditas.