Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Agencia De Noticias Blatsky escriba una noticia?

Inauguran en la Galería del Centro Cultural y Social Veracruzano "Yuxtaposición Urbana"

05/02/2016 17:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Héctor López en Coyoacan, Galería Veracruzana. Realismo de sabor periodístico, estilo necesario en el siglo XXI

Héctor López

 

Exposición en la Galería Veracruzana

 

Inaugurada el 4 de febrero 2016

 

Cortaron el listón: Dr. Julian Sánchez Cortazar, presidente del Patronato del Centro Cultural y Social Veracruzano

y el Curador y Museógrafo: Alfonso Villarreal

 

Miguel Angel de Quevedo 687

coyoacan, México, D.F.

 

Presentó obras medianas y de gran formato, acrílico, lápiz y tinta sobre diversos materiales:

Asignación Presupuestal a la cultura, Nariz de payaso, Pero invencible, tengo hambre,   El coraje es la fuerza, Familia, Sobrevivo, Manos Cansadas, Feminicidio, ABC (el hospital) 

 (Permanecerá Yuxtaposición Urbana" todo febrero, visitas sin costo, martes a domingo, 12 a 18 horas)

* Abogado y Economista: hace pintura de fuerte contenido periodístico

 

​Héctor López nació en la ciudad de México, donde vive actualmente. Su

 

madre lo inició en el mundo de la pintura a partir de los tres años de edad; al

 

principio, se trató de una forma de instrucción escolar que pronto se convirtió

 

en un aspecto fundamental de su identidad. Su mamá fue una amante de la

 

cultura y las tradiciones mexicanas.

 

Pocos años después, Héctor fue trasladado de la capital para vivir en

 

Oaxaca, la tierra de su padre. Oaxaca lo expuso y estimuló fuertemente con su

 

intensa actividad cultural y creativa. Sin embargo, él no se adaptó a la vida

 

comunitaria del distrito de Etla, donde residió con su familia. Acaso su

 

educación citadina y su temperamento reservado e introvertido fueron las

 

razones para este sentimiento de distancia. Inmerso en un escenario de grandes

 

contrastes, Héctor se refugió en la música clásica y tradicional mexicana,

 

también cultivó la apreciación del arte de la mano de su madre.

 

El joven artista maduró con la observación cercana y detenida de las

 

costumbres y los contrastes sociales, enmarcados en escenarios fantásticos de

 

naturaleza y vida rural.

 

Años después su madre enfermó de cáncer y la familia se vio obligada a

 

abandonar el territorio paterno, que, aunque pareciera idílico, distó mucho de

 

ser el espacio cómodo para lograr construir una identidad y una comunión

 

social, que sólo alcanzó con la rica herencia cultural oaxaqueña.

 

El regreso a la ciudad de México implicó, de súbito, dejar todo atrás,

Pintura periodística: Héctor López

 

incluyendo recuerdos familiares y bienes materiales. Así, en medio de una

 

condición económica precaria, su madre logró vencer la enfermedad. Ella

 

retomó su vida diaria con lo poco que tenían, el arte y algunos recursos

 

materiales. Persistió en la educación artística y la apreciación plástica para su

 

hijo.

 

El joven artista continuó con su preparación, en gran medida

 

autodidacta, por medio de distintos ejercicios: el juego de las tonalidades, la

 

mezcla de texturas y la experimentación con luces y sombras plasmadas en sus

 

lienzos hambrientos de color.

 

Con la plenitud de la adolescencia, la pintura surgió como

 

manifestación del dolor por la ruptura familiar, expresión de la soledad y la

 

carencia. La pintura fue el espacio que le permitió una experimentación

 

artística y personal.

 

Sus primeros cuadros nacen con la impronta de la educación escolar, la

 

preparación de escenografías y las obras de beneficencia. La dedicación

 

empeñosa le permitió conseguir el dominio de varias técnicas: dibujo, pastel,

 

lápiz, acuarela y acrílico.

 

Experiencias hostiles y ambientes negativos marcan al artista de forma

 

definitoria en su vida. Fue la pintura un campo pródigo para la reflexión y la

 

expresión.

El padre de Héctor lo empujó a estudiar la carrera de Derecho y, más

 

tarde, la maestría en la misma disciplina y en economía; sin embargo, el pintor

 

nunca abandonó su vocación y ahora la pondera por encima de su formación

 

como abogado.

 

Al revalorar su trabajo a partir de la crítica de otros artistas y las

 

opiniones del público, Héctor López decide tomar la actividad artística de

 

manera profesional, porque encuentra en ella un espacio idóneo para reflejar la

 

realidad social y política del país. La emoción y el dramatismo del trazo y los

 

colores son producto de la vida contrastante de su autor.​​


Sobre esta noticia

Autor:
Agencia De Noticias Blatsky (116 noticias)
Visitas:
5426
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.