Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedroalberto escriba una noticia?

In vino véritas

09/07/2012 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si en una barrica de vino bueno echamos una copa de agua sucia obtendremos agua sucia

El poeta Virgilio, el sabio griego del vino y el placer que también pronunciara la frase: “De esta vida hay que irse como el convidado a un buen banquete; harto”, nos da la clave del gozo ante los parabienes de la mesa y el vino como protagonista.

“Que nunca tu copa esté vacía”, seguía diciendo con su copa rebosante, imagino, bien dispuesta para la ingesta amable de sus jugos.

Pocas cosas saben tan buenas como un vino, y pocas tan malas como un vino de mala nacencia y peor cuna. La vid, la tina y la barrica nos conceden lo mejor y lo peor de este néctar glicérido que se vierte en la mesa y es alegría, en la boca golosina y en la garganta paz. Por eso, no es de extrañar que los viejos riojanos sientan menoscabo de vinos mal nacidos susurrando… “Lo malo del vino es el vino malo”.

Hasta el mismísimo Murphy se pronuncia en este sentido en una de sus leyes, que reza así:

“Si en una barrica de vino bueno echamos una copa de agua sucia obtendremos agua sucia. Si, por el contrario, en una barrica de agua sucia echamos una copa de vino bueno, conseguiremos agua sucia”.

“Dame pan y dime tonto”, bien pudiera ser un aserto de aquellos que acallan sus críticas frente a políticos indeseables a los que dar su voto

“Dame pan y dime tonto”, bien pudiera ser un aserto de aquellos que acallan sus críticas frente a políticos indeseables a los que dar su voto. Nosotros preferimos el “dame vino y dime listo”, porque el vino bien tomado aumenta las miras y enjuga el pensamiento, aportando a quien lo queda valentía ante la vida y el amor.

El amor se inicia frente a la copa que predispone, y culmina en un tálamo ardiente. Vino y besos, las copas del gozo deben estar llenas para cuando los cuerpos se embadurnen de caricias y vida.

Terminamos como comenzamos esta loa al vino generoso… In vino véritas; en el vino está la verdad.


Sobre esta noticia

Autor:
Pedroalberto (1260 noticias)
Visitas:
793
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.