Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Los impulsos proteccionistas de la UE se manifiestan en el acuerdo con Turquía

7
- +
08/11/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLas objeciones de la Unión Europea a la futura fábrica de Volkswagen en un país no perteneciente a la UE revelan que la burocracia de Bruselas no quiere realmente ayudar a las naciones pobres.

A los políticos y tecnócratas de la UE les gusta presentarse como políticos progresistas e ilustrados. Pero esa máscara virtuosa se deslizó la semana pasada después de que el gigante automovilístico alemán Volkswagen anunciara que sus nuevas instalaciones se ubicarían en Turquía en lugar de en un país miembro de la UE. Un reportaje publicado en Zeit Online el pasado lunes citaba al político alemán del Partido Verde Reinhard Bütikofer diciendo que la decisión de Volkswagen ha «causado consternación» en el Parlamento Europeo. Esto, dijo Bütikofer, se debió a «el creciente deterioro de la situación del estado de derecho, la libertad de los medios de comunicación y la democracia bajo el presidente Erdogan». También reveló que Volkswagen podría enfrentarse a una acción legal de la Comisión de la UE debido a una infracción de las normas de competencia que obligan a los Estados miembros.

Si la Comisión sigue adelante con esta amenaza, será mala para Volkswagen, para los compradores de automóviles y, sobre todo, para los turcos. Volkswagen tiene previsto invertir 1.000 millones de euros en esta planta multimarca, que dará empleo a unos 4.000 trabajadores. Según se informa, Bulgaria era la segunda opción preferida, pero, como miembro de la UE, estaba obligada por las normas de financiación que limitaban el espacio de negociación tanto de Volkswagen como del Gobierno búlgaro.

Sin embargo, aunque las empresas no son organizaciones caritativas, es indiscutible que Turquía se beneficia más de esta inversión, en términos relativos, de lo que lo habría hecho Bulgaria (o Rumania o Serbia, que también fueron consideradas por VW). Turquía tiene una tasa de desempleo del 13%, frente al 5% de Bulgaria. Y lo que es más importante, Turquía tiene más tensión política que Bulgaria, por lo que el hecho mismo de que VW esté dispuesto a establecer una fábrica allí envía una señal clara, tanto a nivel internacional como interno, sobre la necesidad de estabilidad política. Sin embargo, el periodista Ivan Dikov sostiene en European Views que «en Bulgaria o Rumanía, la inversión de Volkswagen habría impulsado enormemente la clase media y, por lo tanto, la orientación pro-occidental y pro-europea de la sociedad respectiva (que ha sido atacada por potencias extranjeras en los últimos años) y, por tanto, el potencial del país respectivo para contribuir mucho más al bienestar, la dinámica y el desarrollo de toda la Unión Europea». Dikov es ajeno al hecho de que defiende que VW apoye a la clase media, que por definición es relativamente acomodada, por encima del apoyo a la clase pobre, que es la cohorte que más se beneficia de la inversión de VW en Turquía.

Por lo tanto, es irónico que los portavoces de la UE planteen la cuestión de los derechos humanos como una objeción a la decisión de VW. El argumento parece ser que un país debería tener su casa política en orden antes de que cualquier empresa pueda invertir en ella con buena conciencia. Sin embargo, la historia de la mayoría de las naciones europeas muestra que el desarrollo económico precedió durante mucho tiempo a cualquier expansión de las libertades políticas. La mayoría de las veces, es el progreso económico el que conduce a la democracia liberal, lo que no es sorprendente dado que las empresas son más eficientes cuando son libres, mientras que los gobiernos siempre intentan restringir los derechos de los ciudadanos en la medida de lo posible.

El proteccionismo requiere una connivencia política. Y, aunque el libre comercio fue uno de los argumentos clave utilizados para justificar la creación de la Unión Europea hace casi tres décadas, la verdadera cara proteccionista de la UE se está desnudando cada vez más. Como ha argumentado el economista Ryan Bourne, del Cato Institute: «A largo y corto plazo, la UE es internamente liberadora del comercio, pero exteriormente proteccionista... Esto es particularmente obvio cuando uno ve que ciertos aranceles, como los de las naranjas, se aplican estacionalmente como protección contra la cosecha sudafricana».

Ya sea por accidente o por diseño, esta política es un cuchillo de trinchar económico destinado a separar a los países más pobres, como Turquía, de los beneficios del libre comercio con las naciones más ricas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1804 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
87
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.