Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

El impacto de LCROSS pasa desapercibido los datos todavía están analizándose

02/11/2009 12:10 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mientras cientos de telescopios apuntaban a la Luna, la misión de la NASA LCROSS para la búsqueda de agua en la Luna, llegaba a su dramático final con un par de colisiones a alta velocidad en la superficie lunar, pero curiosamente ha habido poco que ver.

En el Centro de Investigación Ames de la NASA cerca de Palo Alto, California, los científicos e ingenieros de LCROSS permanecían concentrados en silencio, mientras las sucesivas imágenes de cráter Cabeus crecían en sus pantallas. Poco después de las 4:31 am hora del pacífico no se pudo observar el famoso resplandor de la colisión esperada del cohete de de 2366 kg en el cráter Cabeus del polo sur lunar.

Lugar de impacto de LCROSS, imagen tomada durante la aproximación

LCROSS estaba siguiendo el cohete y guiandolo, y preparando entrenando a sus cámaras de luz visible e infrarroja para el impacto. En los segundos finales antes de que se perdiesen las señales, los controladores de la misión anunciaron la detección de una huella de calor del impacto del cohete.

Según Michael Bicay, director de ciencia en Ames, existes al menos dos escenarios posibles que pueden explicar lo que ha sucedido. El primero es que la "ganancia "de las cámaras no estaba ajustada correctamente para captar el penacho de escombros. Esto podría conocerse próximamente.

"Esto significaría que obtuvimos un contraste erróneo", dice Bicay, " eso es lo que yo espero."

El peor de los casos sería si el cohete hubiera impactado en peñascos en lugar de en terreno blando. En este caso el penacho de escombros pudiera no haber alcanzado la altitud necesaria de 1, 5 km para quien la luz del sol pudiese alumbrarlo y poder ser visto por LCROSS. El penacho necesitaría levantarse entre 2, 5 y 3 kilómetros para qué pudiese ser observado por los telescopios en la Tierra. Se esperaba una nube de 10 km de altura.

El impacto también fue seguido por el Telescopio Espacial Hubble y por telescopios en la Tierra, incluyendo el Keck y el Géminis Norte en Mauna que, Hawai, que tienen todavía que informar de lo que observaron.

Momento del impacto del cohete Centaur recogido por el espectrómetro visible de LCROSS

"Creo que estamos todos un poco decepcionados de que no hayamos podido observar nada", explicó David Morrison, de él Instituto de ciencias Lunares de la NASA. "Pero el 90% de los datos todavía no ha sido examinado."

El acontecimiento de hoy probablemente permanecerá como uno de los eventos más decepcionantes en toda la historia de la NASA. Aunque no ha sido un fallo catastrófico, como la pérdida del Mars Polar Lander en 1999, tampoco un éxito rabioso como lo fue la espectacular colisión de 2005 de la sonda Deep Impact con el cometa Tempel 1. La sonda no ha respondido a las expectativas previstas. Los dirigentes de la agencia no estaban seguros de cómo reaccionar. "Es difícil de contar lo que hemos visto", explicó Bicay, NASA TV.

También se habla de "resultados interesantes" pero no puede evitarse un sentimiento de decepción al haber pasado los impactos tan desapercibidos.

Docenas de visitantes somnolientos que se habían reunido junto al control de la misión en Ames para observar los acontecimientos en una pantalla gigante. Mientras tanto, los grandes observatorios y los astrónomos aficionados tomaban imágenes de la Luna en un intento de capturar la imagen de la nube de polvo.

LCROSS fue diseñada para buscar la huella del agua y otras moléculas mientras volaba a través de la nube en escombros del impacto del cohete. Debería también haber ejecutado un giro un minuto antes de su propio impacto para observar los componentes moleculares del impacto al ser iluminados por la luz del Sol.

Pero la gran pregunta es: ¿existen cantidades significativas de hielo de agua en la luna? El pasado mes, las medidas de tres sondas confirmaron que existe agua en el suelo lunar. Los datos de la sonda Lunar Prospector, que voló a finales de los años 90, indican altas concentraciones de hidrógeno en Cabeus.

"Existe hidrógeno en este cráter, y queremos levantar parte de él", explica Anthony Colaprete, investigador principal de LCROSS.

Fuente original New Scientist

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
7770
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

David (03/11/2009)

Buscando agua en la luna, negro futuro es el que nos espera si no tomamos conciencia de no despilfarrar el agua. En Chile, el banco central, entidad dueña del dinero, lava todas las madrugadas su frontis con cientos de miles de litros de agua, ademas arroja las colillas y basuras del culto transeúnte chileno al alcantarillado, doble delito, pero nadie dice nada. Chile país esponja, represor de sus pueblos originarios y destructor de sus recursos naturales.