Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Taosa escriba una noticia?

El Imaginario del Doctor Parnassus o cómo disfrazar un argumento flojo a base de fantasía

29/10/2009 15:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Doctor Parnassus, estrenada en España el pasado viernes, transporta al espectador hasta su mundo imaginario

Si el cine es un lenguaje visual, Terry Gilliam (Tideland, Fear and Loathing in Las Vegas etc.) lleva esta sentencia a su máxima expresión en su última pelicula, El Imaginario del Doctor Parnassus (2009), donde las imagenes hablan su propio idioma. No es un idioma inventado, ni mucho menos; incluye constantes referencias a lo onírico, lo fantasioso, lo más inaccesible de la imaginación.

A lo largo de las dos horas de metraje, el espectador se siente paseando por una galería de obras surrealistas, contemplando desde los áridos paisajes de Dalí, o los cristales rotos que reflejan el objeto en sí que tanto gustaba pintar a Magritte. Sin diálogos trepidantes ni rimbombantes, sin finales ni comienzos escandalosos, Gilliam, con el pretexto de un mundo de fantasía y de colores producto del Doctor Parnassus, deja de lado la idea de construir un relato, una trama que enganche, para que las imágenes hagan el trabajo por sí solas, y sea el propio espectador, que a través del espejo mágico del milenario doctor, se abra paso en su imaginación. El resultado es igual a vivir durante 122 minutos en un parque de atracciones.

El Doctor Parnassus tiene el poder de guiar la imaginación de la gente cuando abandona la dimensión de la realidad al cruzar el espejo mágico que lleva en su pintoresco escenario ambulante. Siglos atrás, Parnassus ganó la inmortalidad en una apuesta con el diablo. Años más tarde, se enamoró, por lo que reajustó el trato para recuperar su mortalidad y juventud; a cambio, el diablo se quedaría con su hija una vez esta cumpliera los 16 años. Que Parnassus se quede con su hija, dependerá de quién de los dos consigue seducir cinco almas en dos días.

"Lo onírico y fascinante de la imagen sirven para suplantar las carencias del guión"

Sin embargo, a medida que avanza la película, va quedando más claro que el argumento es un mero pretexto para construir un ambiente fantasioso o dantesco, onírico o decadente, según por donde se mire. En pocas palabras, el argumento se ve simple y desvirtuado ante la apabullante carga visual del film. Se trata de un argumento que en cierto modo, también cobra la vida y la emoción que le faltan gracias a los personajes; un Heath Ledger que, por razones obvias, se ve sustituido por Johny Deep, Jude Law y Collin Farrel en la imaginación del Doctor Parnassus, o un elegante y encorbatado Tom Waits en la piel de Mr. Nick, el diablo, dotan a la trama de la chispa que le falta.

En definitiva, un ejemplo de cómo esquivar las taras de un guión que sabemos no aporta nada excepcional -salvo alguna que otra salida irónica en el mometo y en el lugar adecuados- mediante la potente recreación de algo tan abstracto y surrealista como la imaginación.


Sobre esta noticia

Autor:
Taosa (2 noticias)
Visitas:
10938
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.