Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

Todos somos iguales ante la Ley: La Mentira

18
- +
13/06/2018 22:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La existencia de estamentos superiores provistos de una serie de privilegios inaccesibles al resto de individuos es algo innegable

La igualdad se tiene que entender en un sentido negativo, pues no existe como tal. No vivimos en una sociedad igualitaria, sino más bien engañados con una desigualdad que actúa como principio organizativo en una sociedad estamental encubierta. El igualitarismo está dotado de un cierto carácter subversivo para estas élites gobernantes. Para ellos, las estructuras heredadas deben ser aceptadas de una manera acrítica por el resto, pues no ven justificación razonada para que no sea así.

Porque, lógicamente, una cosa es la implicación de la Casa Real en asuntos de apropiación indebida de dinero público y otra muy distinta es que un pobre desgraciado sin oficio ni beneficio tenga, no la tentación, sino la necesidad de alimentar a su familia y sin otra opción y a la desesperada hurte cualquier miseria para malvivir un día más. Entonces, bien, que no nos hablen de igualdad ante la ley, o igualdad de oportunidades, porque no se observa por ninguna parte tal igualdad de resultados.

La ruptura de estas ideas manipulativas con que nos intentan hacer creer lo increíble, resulta extraordinaria. El Estado de derecho, lo llaman; un estado que trata a los individuos como iguales ante la ley, aplicando para todos las mismas leyes dentro de los mismos tribunales -ciertamente escasos en equipamiento material y humano, para su garantía-, pero qué es de aquellos señores garantes de que así se aplique. Y dirán ellos: son humanos, se equivocan. Y pensamos nosotros: ciertamente, pero siempre del mismo lado.

La igualdad se tiene que entender en un sentido negativo, pues no existe como tal

Ya no resulta legítimo, ni reducir la multa de la infanta, ni mermar la condena con una rebaja de la pena al sinvergüenza de su marido -pupilo del propio rey emérito en estos contenidos-. Señores juristas, a excepción de algunos como por ejemplo el Juez Castro, ya no estamos en el Antiguo Régimen del XVII, los nobles o los eclesiásticos hoy, ni son más ni son menos que el conjunto del pueblo llano.

Cada doctrina debe ajustarse a sus más hondos principios y fundamentos, y la justicia no es diferente, y ser estrictamente consecuente con ellos, y con el momento o etapa en que desarrolla su competencia. Parece obvio; pero no lo es.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (53 noticias)
Visitas:
519
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.