Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

ICG espera que las elecciones de 2010 inicien una verdadera reforma democrática en Birmania

22/08/2009 16:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El grupo de analistas políticos, International Crisis Group (ICG), especula con un futuro prometedor para Birmania, aun teniendo en cuenta las numerosas y gravísimas deficiencias democráticas y contra los Derechos Humanos que tienen lugar actualmente en la dictadura militar asiática, que no obstante cuenta con la posibilidad de que las próximas elecciones de 2010, las primeras a nivel nacional en veinte años, desencadenen una serie de reformas que el régimen del general Than Shwe podría ser incapaz de controlar.

"Todos aquellos actores que se estén jugando algo en Birmania deberían estar alerta ante la emergencia de oportunidades que puedan llevar al nuevo Gobierno (postelectoral) por el camino de la reforma y de la reconciliación", apunta el último informe de ICG.

El grupo de politólogos cree que dentro de un año el escenario político puede ofrecer más posibilidades de cambio que el que existe actualmente, donde se ha prorrogado el arresto domiciliario sobre la activista y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, legítima triunfadora de las elecciones de 1990 que forzaron el golpe militar de la actual Junta de generales; donde la crisis económica ha dejado a gran parte de la población en la miseria más absoluta y donde "la propia Constitución institucionaliza el rol político del Ejército" ante la pasividad de Naciones Unidas, profundamente condicionada por el apoyo de China a la Junta.

Al ICG no le queda duda de que las elecciones serán "de todo menos libres y justas", dado que el principal símbolo democrático del país está encerrada en su casa y "un gran número de oponentes del régimen fueron arrestados y sentenciados a prisión el año pasado". Pero es muy posible que los comicios del año próximo inicien un proceso de cambio a varios niveles.

Primero, en el mismo seno de la Junta Militar birmana, en el que los grandes "halcones", los generales Than Shwe y Maung Aye podrían terminar cediendo sus puestos de poder a una generación de militares más joven, más consciente de la situación antidemocrática que se vive en el país. A la par, a un nivel popular, con la posible participación del partido de Suu Kyi y principal fuerza de oposición del país, la Liga Nacional para la Democracia (LND), y con la introducción de partidos minoritarios que podrían incentivar la participación popular.

VENCER OBSTÁCULOS A PRIORI "INSALVABLES"

La nueva Constitución birmana reserva por defecto al Ejército un gran número de escaños en el Parlamento birmano y en las asambleas locales. El Comandante en Jefe tiene poder casi absoluto, como "presidente" de un Gobierno militar, conocido oficialmente como el Consejo para la Paz Estatal y el Desarrollo. El referéndum constitucional por el que se aprobó esta "Carta Magna" fue un chiste democrático porque se celebró en mitad de la catástrofe humanitaria provocada por el ciclón 'Nargis', que dejó más de 140.000 muertos a su paso en septiembre de 2008.

Esa misma Constitución, no obstante, indica que los comicios del 2010, el nuevo paso prometido por Birmania en su Hoja de Ruta hacia la Democracia, deben desembocar en una completa reconfiguración de la estructura política, con la creación de un sistema de Gobierno bicameral, y más de 14 asambleas locales y provinciales. "El cambio político más importante registrado en una generación", según el ICG. "Un cambio que no tiene que significar inevitablemente una mejora, pero que ofrece de todas formas una oportunidad para influenciar la futura dirección del país", indicó.

Puede valer como ejemplo un editorial publicado esta semana por los diferentes órganos portavoces de la Junta Militar, por el que insta se los países occidentales a que levantes las sanciones económicas que pesan sobre el país asiático y permitan que éste se modernice y alcance sus objetivos democráticos.

Más sobre

El artículo alaba a los "visionarios" funcionarios estadounidenses que se mostraron críticos con las sanciones, que, según el texto, no llevarán a la caída del Gobierno militar. "Cuanto más los grupos antigubernamentales ejerzan sanciones económicas como medio para presionar al Gobierno, más se desviará de su camino el objetivo de democracia al que aspira el pueblo", afirman los diarios.

Por ello, insta a "todas las fuerzas políticas a que abandonen la táctica de sanciones económicas y abran colectivamente la puerta dorada a una nación moderna, desarrollada y pacíficamente democrática".

MOVILIZACIÓN POPULAR

Tras la represión oficial de las protestas de 2007, iniciadas por los monjes budistas después la drástica subida oficial de los precios del combustible y la negativa de las autoridades a conceder la entrada de ayuda extranjera para combatir los efectos iniciales del paso del 'Nargis', a la población birmana no le queda más que escepticismo e indiferencia. "Piensan que, ocurra lo que ocurra, nada va a cambiar", apunta ICG.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, ciertas antiguas minorías armadas étnicas que han firmado un alto el fuego en sus conflictos con el Gobierno están respaldando partidos políticos que defienden a etnias concretas. A falta de que la principal fuerza opositora del país, la LND confirme su presencia en los comicios, estos pequeños partidos podrían convertirse en la voz del pueblo.

Por la parte que corresponde a la LND, sus intenciones todavía no están claras. El grupo no confía en la validez del proceso electoral, y se piensa incluso que podrían llamar al boicot para negar la legitimidad de las elecciones. Pero esta decisión, a juicio del grupo de expertos, podría repercutir negativamente en el desarrollo democrático del país. La Junta procedería igualmente con los comicios, condenaría la actitud antidemocrática de la oposición, y una de las voces más prominentes como es la de Suu Kyi perdería credibilidad incluso a ojos de algunos sus partidarios por negarse a entrar en un juego pseudo democrático. El partido se encuentra entre la espada y la pared.

Es por ello por lo que ICG pide a las autoridades birmanas que se esfuercen en aumentar la credibilidad del proceso electoral. Para ello, aboga por la "liberación inmediata" de Suu Kyi y del resto de prisioneros políticos, y pide que se promulgue lo antes posible la pertinente legislación electoral para regular los términos de la campaña, su desarrollo, y el recuento final de los votos.

Por su parte, la comunidad internacional, debe "seguir presionando" a las autoridades birmanas y aprovechar "cualquier oportunidad que se presente". Para ello será necesario poner en marcha "una estrategia pragmática y sutil", teniendo en cuenta que "el nuevo Gobierno (postelectoral) de Birmania no podrá cambiar de la noche a la mañana una cultura de impunidad y de restricciones políticas".

"Pero tras las elecciones, la comunidad internacional debe estar preparada para responder a cualquier paso positivo de forma calibrada y apropiada. Para albergar cualquier tipo de esperanza sobre la reforma, es absolutamente esencial hallar un modo de comunicar sin ambigüedades que la reanudación de las relaciones entre Birmania y el resto del mundo es algo posible", concluye el resumen del informe.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2324
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.