Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

ICG destaca "fracturas internas" que podrían dañar gravemente el Gobierno de unidad en Zimbabue

07/03/2010 17:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Gobierno de unidad de Zimbabue parece haber demostrado "un progreso razonable" en la restauración del país africano pero sigue expuesto a "importantes amenazas" que podrían hacer descarrilar el proceso, sobre todo la fractura existente entre los dos socios del Gobierno de coalición, el ZANU-PF del presidente Robert Mugabe y el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) de su largo tiempo enemigo y ahora reticente aliado, Morgan Tsvangirai.

La situación puede desbordarse por distintos frentes, desde el económico --el reparto de tierras sigue sin concretarse-- como sociales pasando por la seguridad de un país en manos de generales que no desean perder influencia e impiden la política oficial de reformas y profesionalización de las fuerzas armadas y policía en el país africano.

Es por ello por lo que ICG pide a la comunidad internacional que reitere su apoyo al Gobierno zimbabuense, en particular a la Comunidad de Desarrollo Sudafricana (SADC) que actúe como garante del Acuerdo Político Global bajo el que se constituyó el actual Gobierno de unidad en Zimbabue, un país que, con todo, ha conseguido victorias de mérito tras el fin del conflicto político entre los dos líderes más importantes del país.

A CONSIDERAR

Los comienzos no fueron buenos para el Gobierno de unidad, ya de por sí afectado por la desconfianza mutua entre Mugabe y Tsvangirai. La mayoría de los observadores internacionales le concedían muy poca credibilidad, porque pensaban que Tsvangirai caería víctima de la tradicional estrategia de "Divide y Vencerás" que ha mantenido al presidente en el poder desde 1980.

Sin embargo, con el paso del tiempo, los donantes internacionales se convencieron de que merece la pena apostar por el Gobierno de Zimbabue, a juicio del ICG, sobre todo gracias al ambicioso programa de reconstrucción emprendido en el país, en el que la comunidad internacional ha dejado 8.500 millones de dólares. Todavía queda que el país dé por finalizada la catastrófica epidemia de cólera que comenzó en agosto de 2008 y que a día de hoy ha dejado casi 4.300 muertos y unos 98.700 afectados: la mayor plaga de los últimos 15 años.

PREOCUPACIONES DE ENVERGADURA

La preocupación en el grupo de expertos ha surgido especialmente en las últimas semanas. Varios generales "de línea dura" y "lealistas a Mugabe", según el ICG, "se están negando a poner en práctica las decisiones de Gobierno" y "están mostrando en público su desprecio por Tsvangirai".

Estas decisiones afectan a todo un espectro de reformas constitucionales que se encuentran paralizadas porque algunos altos cargos desean mantener intactos sus amplios privilegios ejecutivos. Entre estas reformas se encuentra la prometida auditoría de tierras, el nombramiento de miembros del MDC a cargos de gobernador, o el fin de las detenciones y arrestos arbitrarios.

A juicio del grupo de expertos, estos retrasos son reflejo de dos desafíos más profundos: la falta de madurez del sistema político y los problemas de seguridad que permiten a altos funcionarios para ejercer derecho a veto sobre las reformas prometidas en la transición.

Por lo que se refiere al primer problema, el grupo lo achaca a "una falta de madurez política", motivada por el anquilosamiento el ZANU-PF en torno a la figura de su líder. Algunos altos cargos del grupo, como el vicepresidente (vicepresidenta?) Joice Mujuru o el ministro de Defensa, Emmerson Mnangagwa, son conscientes sin embargo de que el partido ha perdido apoyo popular y es necesario realizar lo antes posible un cambio generacional. El MDC, por su parte, debe seguir plenamente implicado con los apoyos a su programa de transición; sindicatos, grupos pro Derechos Humanos y en defensa de la Mujer, entre otros.

Los desafíos a la seguridad que plantean los llamados "securócratas" están motivados, a juicio del ICG, por diferentes motivos: miedo a perder poder político, miedo a ser investigados por abusos de poder o por considerarse como "garantes de la herencia histórica de Zimbabue frente a los intereses occidentales que defiende el MDC", según les define el grupo de expertos internacional.

El grupo de expertos ya advierte de que la práctica totalidad del espectro político del país africano está buscando el modo de jubilar a esta camarilla. El problema es que el precio puede ser demasiado alto: a costa de conservar los fondos que presuntamente se hayan podido apropiar y garantizándoles inmunidad frente a los tribunales.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
3011
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.