Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que María García Esperón escriba una noticia?

Hyakinthos o El Discóbolo

27/08/2009 00:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El célebre Discóbolo de Mirón se expone en el Museo Arqueológico de Alicante dentro de la muestra "La belleza del cuerpo" hasta octubre 2009

Fotografía: Pedro Villar.

La belleza del cuerpo. Arte y pensamiento en la Grecia Antigua es la extraordinaria muestra que puede visitarse en el Museo Arqueológico de Alicante hasta el 13 de octubre 2009.

Para muchos, la pieza más atractiva de la muestra es el célebre Discóbolo de Mirón, copia en mármol del original griego en bronce, que ha prestado el Museo Británico.

Se dice que durante el siglo V a.C. los artistas representaban a las mujeres con túnicas y a los hombres desnudos -fórmula que se invierte en el siglo IV a.C.-

Todo tensión en espiral, el cuerpo; serenidad casi inexpresiva el rostro

De esa androfilia escultórica procede el espíritu del Discóbolo, que si atendemos a una de sus leyendas no representaría a un atleta puro sino a un mito: Hyakinthos, amado de Apolo.

Los dos se ejercitaban en el lanzamiento del disco cuando por accidente -si es que hay accidentes, la causa fue el celoso Céfiro- el disco lanzado por Apolo hiere a Hyakinthos y arroja su alma al Hades. El dolor de Apolo es tan intenso que detiene la huida inexorable del alma del amado y de su sangre hace surgir la flor del jacinto.

Con la expresión múltiple y armónica de músculos, tendones y piel Mirón y su romano copista plasman el movimiento. Todo tensión en espiral, el cuerpo; serenidad casi inexpresiva el rostro.

Pero tanto la belleza como el drama siempre están en el ojo que mira. La casi sonrisa parece escapada de la comisura de un kouros y si el Discóbolo es Hyakinthos, el movimiento sabe y la sonrisa sueña que la tarde compartida con el amado es siempre la última.

Durante el siglo V a.C. los artistas griegos representaban a las mujeres con túnicas y a los hombres desnudos


Sobre esta noticia

Autor:
María García Esperón (33 noticias)
Visitas:
18353
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.