Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Joaquin Macial escriba una noticia?

Hungría corta el impuesto sobre algunas sociedades y fija la tasa única de la renta

08/06/2010 22:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El nuevo primer ministro de Hungría, el conservador Viktor Orbán, presentó hoy en Budapest su plan económico y fiscal, que incluye varias reducciones impositivas y medidas de ahorro en el gasto público, para superar la grave crisis que sufre el país centroeuropeo

En el centro de las medidas anunciadas se encuentra una reducción del impuesto sobre sociedades con beneficios bajos, que bajará del 19 al 10 por ciento, y la introducción de una tasa única de la renta en el 16 por ciento, que pretende introducir en los próximos dos años.

A cambio, se introducirá un nuevo impuesto a la banca y a las aseguradoras, con el que espera ingresar unos 700 millones de euros anuales durante los tres años que esta medida estará en vigor.

Tras tres días de reuniones del gabinete gubernamental, Orban señaló hoy en el Parlamento que el objetivo de su gobierno es "crear un nuevo sistema económico".

Hungría "no necesita arreglar el sistema fiscal anterior" sino "crear uno nuevo", dijo el líder del partido conservador Fidesz.

El anuncio de Orbán era esperado con nerviosismo por los mercados financieros, que la semana pasada bajaron con fuerza ante los rumores de una posible suspensión de pagos de Hungría.

El primer ministro reconoció que nadie confía en Hungría con el sistema fiscal actual y recordó que "una economía que crece no puede estar basada en un sistema en el que 2, 5 millones de contribuyentes pagan por 10 millones de personas".

Destacó "la importancia de fomentar las pequeñas y medianas empresas" (pymes) y de "simplificar la burocracia", al tiempo que anunció la eliminación de diez pequeños impuestos, como la tasa sobre herencias en el seno de las familias.

Según los planes del Gobierno, la reducción del impuesto sobre sociedades se aplicará a las empresas con beneficios inferiores a los 500 millones de forintos (1, 8 millones de euros).

Orbán pretende ahorrar 426 millones de euros con severos ajustes en el sector público, que incluirá la congelación del gasto y una reforma del esquema de sueldos, que reducirá la masa salarial en un 15 por ciento.

Además, el número de miembros en las direcciones de las empresas estatales bajará de 319 a 60, con un salario máximo de 7.000 euros en el caso de salarios.

En su discurso, el primer ministro también hizo referencia a la controversia sobre los supuestos datos presupuestarios manipulados por el anterior ejecutivo, liderado por el economista independiente Gordon Bajnai.

Miembros del Fidesz había dicho la semana pasado que el gobierno de Bajnai mintió y manipuló los datos, y dejaron entrever que Hungría se encontraba ante una situación similar a la de Grecia, lo que hizo caer las bolsas, el euro y el forinto (la moneda local).

Orbán trató de restarle importancia al asunto, diciendo que "esto es parte del pasado" y aseguró que a su gobierno sólo le "interesa el futuro".

Eso sí, el primer ministro dejó claro que desea determinar la responsabilidad de los supuestos casos de manipulación de datos.

La oposición socialdemócrata criticó con vehemencia el plan económico del nuevo gobierno y le acusó de no considerar los intereses de las clases sociales bajas y de introducir un sistema impositivo "populista".

Zoltán Török, analista del banco Raiffeisen, dijo en declaraciones a la agencia MTI que las reformas anunciadas "marcan una dirección buena" y deberían "incrementar la competitividad de las empresas húngaras".

Eso pensaban también los mercados. Mientras Orbán presentaba su programa, la cotización del forinto subió en los mercados.

Hungría se vio obligada en octubre de 2008 a acudir a un préstamo internacional de 20.000 millones de euros para evitar la bancarrota.

Para los próximos días se espera en Budapest una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para analizar la situación presupuestaria del país, que para este año prevé mantener su meta de mantener el déficit al 3, 8 por ciento.


Sobre esta noticia

Autor:
Joaquin Macial (211 noticias)
Visitas:
1298
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.