Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Jimenez escriba una noticia?

Humor negro y la verdad sobre la oscuridad

06/05/2010 19:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Qing Yu

(Minghui Net) Cuando era joven oí una broma. Durante la ocupación nazi en Polonia, una persona que caminaba por la calle, resbaló y cayó en un estanque. No sabía nadar y gritó pidiendo auxilio, dos oficiales nazis que patrullaban las cercanías fingieron no escucharlo y continuaron caminando con sus armas en mano. Viendo que estaba a punto de ahogarse y que no tenía nada que perder, agitando el brazo frenéticamente gritó con todas sus fuerzas: "¡Abajo los nazis!"De inmediato, los dos soldados reaccionaron como si recibieran órdenes. Depusieron las armas, se zambulleron en el agua con todo y ropa, salvaron al hombre y lo llevaron a la comisaría.

Cuando escuché esta broma, admiré el ingenio del polaco. Al mismo tiempo, compadecí su difícil situación. Vivió en una época en que nadie lo salvaría mientras enfrentaba la muerte, un periodo de la historia en la que la vida humana era tan insignificante y sin valor. En ese caso, pensé que los nazis deberían ser juzgados, pero después de oír esta historia pienso que nada hubiera pasado.

Practicante de Falun Gong golpeado y luego arrestado en la Plaza de Tiananmen (Clearwisdom)

Recientemente, el sitio web de Minghui publicó el siguiente relato. Lo contó el dueño de una tienda de bicicletas de motor. Dijo que los clientes que querían comprar una llevaban un montón de dinero, por eso las pandillas de rateros vagaban regularmente por ahí para robar a la gente. La policía no hacía nada y los transeúntes temían las consecuencias de decir algo, ¡quién sabe que relaciones tendrían esos asaltantes! Un día una persona que quería comprar una bicicleta vio a una pandilla saliendo de una entrada, acercándosele, sin duda para llevarse su dinero. Se resistió pero lo atacaron, viendo que no podía defenderse, gritó: "¡Ayúdenme!" Pero ni un solo transeúnte lo ayudó. Tal vez esta persona escuchó que decir: "Falun Dafa es bueno" podría ayudar a vencer la desgracia, entonces gritó: "¡Falun Dafa es bueno! ¡Falun Dafa es bueno!" Tan pronto como lo gritaba, varios policías llegaron corriendo. Sus agresores, al ver que venía la policía se dispersaron en diferentes direcciones. La policía agarró al hombre que asaltaban y le preguntó: "¿Eres practicante de Falun Gong?" Les dijo que no lo era. Le hicieron algunas preguntas, se convencieron que estaba diciendo la verdad. Le dijeron a regañadientes: "Eh, nosotros te salvamos. Tienes que darnos las gracias." El hombre dijo: "Pedí ayuda y nadie vino. Grité: "Falun Dafa es bueno" y vinieron corriendo. Doy las gracias a Dafa, ¡no a ustedes!"

Me puse muy triste al leer este relato. ¿Es nuestra China moderna tan terrible como la Polonia ocupada por los nazis? Viendo como un hombre era asaltado por sinvergüenzas, su vida estaba en peligro, la policía actuó exactamente como los soldados nazis, se hicieron de la vista gorda. Pero tan pronto como creyeron que esta persona podía creer en Verdad-Compasión-Tolerancia, actuaron como si fuera un asunto delicado. ¿Cuál es el papel que cumplen los policías en China hoy en día?

De hecho, desde 1999 cuando Jiang Zemin y el Partido Comunista comenzaron la persecución a Falun Gong, la aplicación de las leyes del país y las organizaciones del orden público se han convertido en instrumentos para perseguir ciudadanos bondadosos.

Muchos oficiales de policía han vendido sus almas por beneficios a corto plazo. Algunos tomaron la iniciativa y lo dieron todo empleando la violencia y matando gente. La policía utiliza más de 100 métodos de tortura, incluso participan en la extracción de órganos de los practicantes de Falun Gong. Sabemos que han sido asesinados más de 3365 practicantes.

Los policías que torturan con crueldad a los practicantes de Falun Gong no hacen nada cuando ciudadanos comunes están en peligro y necesitan su ayuda. Cuando esos policías pierden el significado básico de la moral y bondad humana, ¿no son perjudicados por esta persecución también?

Todos quieren vivir en una sociedad segura. Por eso es que ahora 70 millones de chinos han escogido abandonar las organizaciones del partido comunista. Sólo desintegrando estas raíces ponzoñosas habrá esperanza para la sociedad china.


Sobre esta noticia

Autor:
José Jimenez (238 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
3596
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.