Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Humala: el temido militar que suavizó su discurso para captar votos

08/04/2011 08:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Temido por algunos empresarios y políticos porque consideran que, de gobernar, llevaría a Perú al despeñadero, el candidato presidencial Ollanta Humala suavizó en los últimos días su reconocido y duro discurso militar para captar más votos. El coronel en retiro, abanderado de Gana Perú que encabezó los últimos sondeos de intención de voto con 27.2 por ciento de apoyo, fue tildado en el pasado de “chavista”, de ser una “amenaza” para Perú, incluso de haber violado los derechos humanos. Esa imagen, sin embargo, pareciera haber quedado atrás gracias al giro que dio su campaña, con discursos donde asegura que en su eventual administración “no habrá retrocesos” y donde además se deslinda en forma categórica del presidente venezolano Hugo Chávez. Nacido el 27 de junio de 1963, Humala, quien es llamado “comandante” por sus miles de seguidores, proviene de una familia peruana definida por los politólogos como “pintoresca”. Isaac Humala, su padre, fue el ideólogo y fundador del llamado “etnocacerismo”, doctrina ultranacionalista que exalta el pasado incaico y de acuerdo a la cual bautizó a sus siete hijos, entre ellos Ollanta, Antauro, Pachacutec y Cusicollur. Ollanta, que en quechua quiere decir "el guerrero que todo lo mira", se hizo conocido públicamente en octubre de 2000, cuando junto a su hermano Antauro se sublevó contra el régimen del presidente Alberto Fujimori (1990-2000) y asaltó una sureña instalación minera. Su responsabilidad en esa sublevación contra Fujimori, quien enfrentaba entonces sendas críticas por corrupción, enriquecimiento ilícito y violaciones a los derechos humanos, quedó sin sanción tras una amnistía del Congreso, lo que le permitió seguir en el Ejército. En el gobierno de su actual oponente Alejandro Toledo (2001-2006), Humala fue destinado como agregado militar peruano en Francia, donde estudió Derecho Internacional en La Sorbona, y luego en Corea del Sur. Además de liderar la sublevación contra Fujimori, Humala carga sobre sus hombros acusaciones sobre supuestas violaciones a los derechos humanos cuando combatió a Sendero Luminoso en 1991, en la región de Tingo María, bajo el alias de “capitán Carlos”. Entre 2001 y 2002, el actual candidato presidencial siguió una maestría en Ciencias Políticas en la Pontificia Universidad Católica de Perú y un curso acelerado de Defensa Nacional en el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN). Humala, que inició su carrera militar en 1982, pasó a retiro en diciembre de 2004, lo cual provocó la sublevación de su hermano Antauro, quien asaltó la comisaría de Andahuaylas, en el sureño departamento de Apurímac, donde se atrincheró por cuatro días. Producto de ese enfrentamiento murieron cuatro policías y dos partidarios de Antauro, quien en 2009 fue condenado a 25 años de cárcel por el asalto a la comisaría, entre otros cargos que le formuló la justicia. En el currículum castrense del coronel en retiro figura su paso, en 1983, por el curso de combate para cadetes en la Escuela de las Américas, organización para instrucción militar del Ejército de Estados Unidos. Miembro fundador del Partido Nacionalista Peruano, el candidato participó en las elecciones presidenciales de 2006, pero sus encendidos discursos nacionalistas ahuyentaron al electorado y perdió en una segunda vuelta electoral frente a Alan García. A juicio de analistas, la experiencia política de Humala le permitió en esta oportunidad realizar oportunos cambios en su campaña electoral, lo que se tradujo en una moderación de su discurso que generó confianza en un sector del electorado que le tenía distancia. En las últimas semanas, el abanderado de Gana Perú no se sale del libreto elaborado por sus asesores y tampoco responde a las agresivas campañas de sus rivales políticos, a lo cual se sumó su alejamiento de Chávez, quien lo apoyó abiertamente en 2006. Lejos de los encendidos discursos de la anterior campaña electoral, Humala ahora plantea el desarrollo con inclusión social y logró una fuerte identificación con los estratos más pobres de Perú, que lo ven en la actualidad como el “salvador” de este país. De ser un ultranacionalista y rebelde, Humala se distanció del movimiento etnocacerista, de tendencia nacionalista, antichileno y de raíces indígenas, y se arropó con los tiempos del cambio y las transformaciones. De esta forma, aseguró a los electores que de llegar al poder no habrá sobresaltos en la economía, garantizará la libertad de expresión, consolidará la democracia y no desmantelará las instituciones del Estado. Con su 27 por ciento de apoyo, Humala aspira a pasar a una segunda vuelta electoral en mayo próximo, la cual podría disputar contra Toledo, Keiko Fujimori o el exalcalde Luis Castañeda, quienes tienen las más altas intenciones de voto.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2783
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.