Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patnicol escriba una noticia?

Si el huevo flota...¡cuidado!

06/06/2009 00:41

0 A la hora de elegir los huevos, es importante tener en cuenta algunos aspectos, a fin de verificar la calidad de los mismos..

0

<a href="http://www.flickr.com/photos/83173078@N00/519855372/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/83173078@N00/519855372/" target="_blank">zsíta</a> via Flickr

A pesar de su “mala fama”, los huevos pueden ser nuestros aliados…y de hecho que lo son, porque en más de una oportunidad, nos sacan de apuros en la cocina.

Proveen Aminoácidos esenciales para nuestro cuerpo, y estimulan el sistema inmunológico. Por supuesto, aportan también calcio, y son una importante fuente de vitamina A. Esta agudiza la potencia visual, y proporciona brillo a los ojos.

No obstante, si hay problemas de colesterol, o hipertensión, deben consumirse moderadamente. La cocina nos ofrece un sinnúmero de utilidades de éste pequeño prodigio de las cocineras. Se los puede consumir crudos, hervidos, fritos, y como base de la mayoría de las recetas culinarias.

A la hora de elegir los huevos, es importante tener en cuenta algunos aspectos, a fin de verificar la calidad de los mismos. En cuanto a la procedencia, podemos encontrar los que se producen en las industrias avícolas, y los que se producen en las casas (caseros).

¿Quiere saber qué tan frescos, son los huevos que va a consumir?...sumérjalos en agua con sal, y verá lo que sucede..

Estos últimos se suponen de mejor calidad, dada la alimentación natural de las gallinas.

Comercialmente hablando, un huevo con “mayor salida”, es uno que pesa unos setenta (70) gramos; con una cáscara limpia, y que no presenta grandes imperfecciones, en cuanto al color, y al tacto. Pueden conservarse hasta 7 (siete) días, en heladera a una temperatura que oscile entre 1º y 4º (grados Celsius). Cocidos, duran 4 (cuatro) días.

No es recomendable guardarlos lavados, pues pierden la suave película superficial que los recubre, y que se llama cutícula. Esta los protege de la entrada de microorganismos, como la salmonella, entre otros. Hay pruebas que se pueden hacer, para comprobar la frescura del huevo. Al romper uno en un plato, debe conservar su forma circular.

Otra práctica, es introducir el huevo entero, o sea con cáscara, dentro de un recipiente conteniendo abundante agua y sal. Si éste va al fondo, esta fresco. Si va al medio, o flota en la superficie… ¡cuidado!, éste huevo tiene muchos días de “andar por ahí”.

No es recomendable guardarlos lavados, pues al romperse la cutícula que los recubre, quedan permeables a la entrada de microorganismos..

Flota, porque le entró aire por alguna fisura. No se refiere a la cámara natural de aire que es para el embrión que ha de desarrollarse dentro del huevo.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en