Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

HRW pide a Camboya que cese la violencia contra los que se prostituyen

20/07/2010 18:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La organización Human Rights Watch (HRW) ha pedido al Gobierno de Camboya que actúe inmediatamente para terminar con la violencia contra las personas que ejercen el trabajo sexual y que cierre permanentemente los centros gubernamentales donde estas personas han permanecido ilegalmente detenidas y donde han sufrido abusos.

El informe de la organización, "Off the Streets: Arbitrary Detention and Other Abuses against Sex Workers in Cambodia" (Fuera de la calle: Detenciones arbitrarias y otros abusos contra las personas que ejercen el trabajo sexual en Camboya), está basado en más de 90 entrevistas y conversaciones en grupo con mujeres y personas que se han cambiado de sexo y que ejercen la prostitución en Phnom Penh, Battambang, Banteay Meanchey y Siem Reap.

Entre otras cosas, describe cómo estas personas son víctimas de una amplia variedad de abusos, incluyendo palizas, extorsiones y violaciones por parte de las autoridades, especialmente en Phnom Penh, afirma la organización.

"Durante demasiado tiempo, la Policía y otras autoridades han encerrado ilegalmente a personas que ejercen el trabajo sexual, las han golpeado y violado, les han robado su dinero y otras posesiones", aseguró la directora interina para Asia de HRW, Elaine Pearson. "El Gobierno camboyano debería exigir una investigación independiente sobre estas violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual y cerrar los centros en donde han sido víctimas de abusos", añadió.

Según el informe, la Policía arresta a las personas que ejercen la prostitución en redadas rutinarias en las calles y parques de Phnom Penh. Algunos de los episodios de violencia son oportunistas, mientras que otros abusos son usuales durante represiones y redadas periódicas de la Policía y las autoridades del distrito. A veces las personas que ejercen el trabajo sexual son el blanco específico de estas operaciones y otras son arrestadas junto con otros grupos de personas marginales que se encuentran en la calle, afirma HRW.

Varias personas que ejercen el trabajo sexual describieron a Human Rights Watch cómo la Policía las había golpeado con los puños, palos, garrotes de madera, y porras eléctricas. En varias ocasiones, los policías las violaron mientras se encontraban recluidas en los centros de detención. Todas las personas que ejercen la prostitución con quienes Human Rights Watch conversó tuvieron que pagar sobornos para ser liberadas o habían sido víctimas de robo a manos de las autoridades.

Por otro lado, el informe señala que una ley camboyana de 2008 contra el tráfico humano y la explotación sexual que declaraba ilegal cualquier forma de tráfico es utilizada por la Policía para justificar el acoso contra estas personas.

IMPUNIDAD

"En un contexto en el que la Policía ya actúa con impunidad, el Gobierno de Camboya debe reconocer que penalizar la prostitución es una receta para continuos abusos a los Derechos Humanos", señaló Pearson. "El Gobierno debería volver a la mesa de diseño y empezar por consultar a quienes ejercen la prostitución antes de seguir implementando las disposiciones de las que ha abusado la Policía", añadió.

En el informe, la organización también denuncia la situación del Centro de Asuntos Sociales del Gobierno de Prey Speu --lugar al que se envía a los detenidos-- donde, afirma, han muerto hasta tres personas entre 2006 y 2008 por los golpes recibidos a manos de los guardias. Tras las campañas de defensa de los activistas camboyanos y las organizaciones internacionales, los detenidos han sido enviados en su mayoría bajo la custodia de ONG.

"El Gobierno camboyano debería cerrar de forma inmediata y permanente los centros de detención como Prey Speu, donde la gente es detenida, maltratada y torturada ilegalmente", afirmó Pearson. "Procesar legalmente a quienes cometan estos delitos enviaría un poderoso mensaje de que los abusos contra las personas que ejercen el trabajo sexual no serán tolerados", aseguró.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
1583
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.