Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Dr. House: “De tanto cojear, ya me duele el hombro”

08/10/2009 07:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hugh Laurie interpreta al carismático y arrogante Dr. House. Así como su personaje es adicto a los analgésicos, él confiesa que alguna vez utilizó antidepresivos

Vive en Los ángeles aunque su esposa e hijos lo hacen en su natal Inglaterra. A propósito de su patria de origen, confiesa que no ha visto más de diez capítulos de la serie que estelariza, porque le atormenta escucharse hablando con acento norteamericano.

> 1 < Estás por llegar al episodio número 100 de Dr. House, lo cual la convierte en una de las series más exitosas desde Archie Bunker. No digas eso, por Dios. Para mí no existe el éxito en ese sentido tan cósmico. Es parte de mi superstición que la ilusión de triunfo inevitablemente traerá dolor. No estoy diciendo que rechace el éxito, pero la verdad es que no sé cómo lidiar con él. A medida que alcanzas aquello por lo que estuviste luchando toda tu vida, ese grado razonable de estabilidad, empiezas a huirle, como si no te la creyeras. Es por eso que me muestro reacio cuando los periodistas arman sus famosas listas. “¡Lo mejor! ¡Lo más exitoso!”, dicen ellos. Pero yo no me siento digno de aparecer en ninguna lista. Las listas son para quienes aparecen en grandes y luminosos programas como Lost, Esposas desesperadas o Héroes. Yo soy más bien testarudo y gruñón.

> 2 < Eso último sonó bastante House. ¿Qué tanto de él ha quedado en ti y viceversa? Tenemos ciertas similitudes. Ambos miramos al mundo con una ceja arqueada. Es como una escena de una película de Woody Allen en el que él observa, desde el vagón de un tren, a un montón de gente que se ríe. Hay gente bebiendo champaña y alguien está tocando un trombón, pero Woody es ajeno a todo ello. Creo que ésa es mi visión del mundo y es la misma que la de House.

> 3 < ¿El éxito del programa te ha ayudado a ser menos depresivo? No lo creo, porque es parte de mi personalidad. Lo cierto es que solía deprimirme más cuando tenía 25 años. En aquel entonces estaba deprimido y molesto todo el tiempo, pero ahora ha ido en descenso. Es más ocasional.

> 4 < ¿Qué ha cambiado en ti? Entendí que resulta agotador estarte flagelando a ti mismo y que para quienes te rodean tampoco representa algo agradable. De hecho, mi mal genio afecta mucho más a la gente que me rodea que a mí mismo. Nadie quiere estar cerca de una persona que se la pasa quejándose de su destino y yo mismo no quiero ser esa persona. Además, entendí qué es lo mejor para sacarme de mi depresión: hacer ejercicio, mantenerme ocupado. Puedo, por ejemplo, limpiar el motor de mi motocicleta.

> 5 < ¿qué tal los antidepresivos? Fueron una respuesta, sí. Fue algo que traté y que pensé que había funcionado. Quizá estuvieron bien con mi trabajo, ya que me ayudaron y podía confiar en ellos. Pero como te dije, me pongo suspicaz cuando las cosas se ponen demasiado fáciles, así que los antidepresivos tampoco fueron la respuesta.

> 6 < ¿Nunca temiste que el hecho de estar bajo medicación disminuyera tus capacidades como actor y más mientras interpretabas a un personaje tan complejo como House? ¿Es una pregunta capciosa, verdad? Los fármacos siempre traen a colación la pregunta de quiénes somos como seres humanos. ¿Cómo podemos alterar nuestros sentimientos? ¿Reduce eso la esencia de lo que somos? Hay que repensar estos planteamientos. Si tu vista falla, usas lentes. Si te da frío, te pones un suéter. ¿Todo ello altera la esencia de quien eres? No lo creo. A veces temo hablar hablado demasiado sobre este tema. Pareciera o quizá la gente se imagine que soy un loco de remate a quien hay que sacar de su jaula para que le dé el sol. Estoy bien, en serio.

> 7 < No te pido que me hagas una lista, pero ¿cuáles serían tus episodios favoritos de House? Existen cosas fabulosas en todos ellos, pero creo que si tuviera que eligir uno, sería “Tres Historias”. Fue muy largo, ambicioso y en él se explicaron muchas cosas. En él, House da tres lecturas, a las que las une una reflexión sobre el dolor humano, en particular el dolor de pierna que lo aqueja. Es la historia de qué pasó con la pierna de House. Los escritores son geniales porque encontraron la oportunidad de contar tres historias entrecruzadas, involucrar a todo el elenco de la serie y además contar la historia de Carmen Electra jugando al golf. Es más de lo que cualquiera podría pedir.

> 8 < Parece que House nunca se equivoca. Claro que se equivoca. Y eso lo obliga a admitir que existen cualidades como el valor humano. Son momentos como éstos, como en la nueva temporada en la que House revela lo solo y vulnerable que se siente, al punto de enviar un investigador privado para seguir a Wilson. Para serte sincero, he visto únicamente diez de los cien episodios que hemos hecho, así que quizá no sea el mejor juez.

> 9 < No me digas que no sigues el programa. Lo haría sin duda, si no participara en él.

> 10 < ¿Te molesta tu acento norteamericano? Bueno, resulta complicado concentrarme. En mi núcleo sigo siendo un inglés. Y como británico, tengo mis dudas cuando escucho a alguno de mis compatriotas hablando como norteamericano. Creo que ésa es la razón por la que a House no le va bien en Inglaterra. Al programa le ha ido muy bien en otros países europeos, es el número uno, me parece, en Alemania y España, por ejemplo. Pero a los ingleses les saca de quicio este tipo de afectaciones en el lenguaje. Somos una nación de profesores y estamos listos para detectar cualquier falsedad o truco en la manera como se habla el inglés.

Hugh Laurie interpreta al carismático y arrogante Dr. House. Así como su personaje es adicto a los analgésicos, él confiesa que alguna vez utilizó antidepresivos. Vive en Los ángeles aunque su esposa e hijos lo hacen en su natal Inglaterra. A propósito de su patria de origen, confiesa que no ha visto más de diez capítulos de la serie que estelariza, porque le atormenta escucharse hablando con acento norteamericano.

> 11 < ¿Existen palabras que te cuestan un especial trabajo? Sobre todo aquellas con la letra erre. “Arteria coronaria”. Es augurio de un mal día cuando aparece. “Orden de la corte”. También es malo. “Nueva York”. Es una pesadilla. Lo más complicado son las líneas en las que tengo repetir alguna palabra. Es imposible que mantenga la misma inflexión. Ve el programa cuando tengo que referirme a alguien con cáncer y te percatarás que cada vez que menciono la palabra suena distinto. ¿Ahora entiendes por qué no veo el programa?

> 12 < ¿Qué tanto has aprendido en este programa? ¿Conoces la cura para la fibromialgia o la osteocondritis? No tengo idea de lo que son esas cosas. Quizá conocía la respuesta a estas preguntas hace unas semanas o meses, pero de verdad que no retengo nada en lo que se refiere a información médica. Es algo que me aterroriza, la exigencia en mi memoria a corto plazo en este programa es mucha.

> 13 < ¿Lidiar con enfermedades raras en el programa no te ha convertido en un hipocondríaco? Te brinda una pausa para hacer conciencia de lo cerca que estamos de alimentos que son nocivos para la salud. Pero toco madera: he corrido con demasiada suerte e incluso para las grabaciones no nos hemos topado con grandes incidentes, así que la sensación es como si habláramos de fantasía y no de la cruda realidad. Pero no olvidemos que somos un programa de televisión. Médicamente es imposible lo que hacemos. Cometemos muchos errores. Curamos enfermedades en 42 minutos que en la vida real tomarían más de ocho meses y nuestros doctores realizan pruebas que en la realidad sería imposible que hiciera una misma persona. Deberíamos tener un técnico en RM, un doctor que interprete el estudio y uno más que presente los resultados al paciente, pero no podemos darnos el lujo de tener a 85 actores. Es mucho más emocionante presentar las cosas como lo hacemos y no mostrar a los pacientes esperando en una sala.

> 14 < ¿has sufrido alguna consecuencia después de cinco temporadas cojeando? Sí, tengo un dolor en el hombro o, como prefiero llamarlo, el inicio de una gigantesca demanda en contra de Fox. Creo que las consecuencias por realizar bien mi trabajo no importan comparadas con la satisfacción de hacerlo.

> 15 < ¿No te parece irónico que ganas mucho mejor que cualquier doctor real? Es un peculiar aspecto de mi profesión. En ocasiones recuerdo a mi padre, que fue doctor, y en cómo soy mejor remunerado por fingir que hago lo que él sí hacía. No parece estar bien. Estoy seguro de que en una semana atendía más pacientes de los que veo yo.

> 16 < Tu ex novia y compañera en Cambridge, Emma Thompson, te describió como un tipo “lúbricamente sexy, tan difícil de agarrar como una anguila”. ¿Qué es lo que quiso decir? Es algo confuso, ¿no? ¿Existe una forma de coger una anguila? Aquellos fueron días muy dichosos. Ni siquiera podíamos imaginarnos una vida en Hollywood. Hollywood era una tierra tan inimaginable de hallar como El Dorado. Todo era diversión entonces. Ver a Emma era como contemplar el sol, el viento o cualquier otra fuerza natural. Su talento era desbordante ya desde aquellos días. Recuerdo que una vez actuó una línea en la que representaba a una actriz bastante emocionada por recibir un premio. No puedo olvidar la primera línea: “Este premio no me pertenece”. Desde entonces pensamos que era una súper dotada y que algún día se ganaría un Oscar. Fue más o menos el tiempo en que conocí a Stephen Fry.

> 17 < Fox debe estar temeroso de que conduzcas tu motocicleta y arriesgues tu vida. ¿El estudio ha intentado poner una cláusula antiadrenalina en tu contrato? Por fortuna, firmé el contrato antes de que nadie viera el show. Espero que no les importe que conduzca mi motocicleta camino al trabajo y que acelere un poco en las colinas de Los Ángeles. Nadie debe estar más preocupado que yo porque me rompa la cabeza.

> 18 < Tu esposa e hijos siguen viviendo en Inglaterra. ¿Existe tensión en tu matrimonio por estar tan lejos? ¡Guau! No lo sé, no sé cómo definir mi relación con mi esposa. Trato de poner lo mejor de mí mismo, aunque reconozco que no doy demasiado tiempo. Las cosas podrían ser peor. Una vez conocí a un tipo que trabajaba en un submarino nuclear y algo malo le sucedió. La familia no supo nada de él hasta que volvieron a tierra. Por lo menos yo sé que puedo volver a casa de cualquier forma si algo anda mal.

> 19 < ¿Te sorprende que la gente los vea a ti y a House como un símbolo sexual? Claro, y se me hace tan absurdo y denigrante que no lo creo. No puedo encontrar una explicación.

> 20 < ¿te has preguntado dónde estarías si no existiera House? Sí, lo he hecho. Estaba hecho a la idea de que a lo mejor esto no pegaba. Era la última oportunidad de hace un protagónico, porque soy una persona mayor. Si los sueños se hicieran realidad, Fox pediría encontrar un muchacho que le durara por lo menos 20 años más. En caso de que lo de House no hubiera funcionado para mí, hubiera podido representar al maestro de la cuadra. Pero ya es tarde.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
19143
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.