Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiadelandreu escriba una noticia?

Hotel Monumento Pazo De Orban E Sangro (lugo)

10
- +
16/10/2018 23:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

HOTEL MONUMENTO PAZO DE ORBAN E SANGRO (****)

Rua do Miño 6 27001 Lugo

Habitación 23 Fecha de entrada: 20/12/17 Tarifa:

En el corazón de la ciudad, pegado al interior de la Muralla se halla este antiguo Pazo en una calle de acceso restringido. El edificio, poderoso, de piedra gallega y paredes encaladas tiene dos alturas con contraventanas verdes, y balcones. Junto a él, cerrado con una puerta corredera verde un pequeño parking.

La puerta principal aparece rematada con una espadaña bajo la que se ubica un balcón central corrido. Bajo él, la puerta, robusta de madera verde. Llegamos muy tarde y está cerrada. Un pequeño cartel ofrece unos "Teléfonos de Guardia" . Llamamos a uno y nos atienden rápidamente. Nos indican que ya no nos esperaban, pero que en cinco minutos nos atienden. Y así es. Una joven vestida de calle aparece por la puerta, nos indica dónde aparcar el coche y se hace cargo de nuestra maleta. Cuando aparcamos, volvemos al edificio principal. Tras la puerta de madera encontramos una puerta automática de cristal, con el logo del hotel grabado en ella.

Suelo de piedra gallega recubierto con muchas alfombras. Muebles por todos sitios. Vitrinas. Lamparitas. Sofás. Butacas. Plantas, Lámparas colgantes. Todo como muy apretujado y agobiante. Todo antiguo y sin un estilo definido. Un paso más adelante está la recepción. En medio de este desbarajuste de cosas quizá se siente un poco de frío. Es tarde y quizá la calefacción ya está apagada. El mostrador de recepción es un armario alto antiguo, rematado con un cristal bajo el que hay billetes de distintos países. Todo lleno de cosas: una lamparita, un calendario, relojes y Santos por las paredes, papeles, folletos. La joven nos pide el DNI que fotocopia mientras nos pregunta a qué hora queremos desayunar y nos explica que el wifi es abierto y gratuito y funciona perfectamente de forma rápida y sin cortes. De un armario portallaves toma una llave electrónica con un elegante llavero de cordones color burdeos.

Nos damos la vuelta y a tres pasos está el ascensor. Antes de él, la escalera que está abarrotada de cuadros, esculturas, plantas... El ascensor es moderno. Amplio. Puertas automáticas, paredes color marrón, un pequeño espejo y varios cuadros con pensamientos "filosóficos" . Las puertas se abren a un pasillo, que sigue siendo de piedra y que está cubierto por más alfombras. A dos pasos está nuestra habitación, justo en las escaleras. La puerta es doble, blanca, moderna y de madera. Metemos la llave electrónica en la cerradura y se abre la puerta automáticamente. Media puerta quizá es demasiado estrecha, pero entramos.

El suelo muta a una madera cuidada, tratada y limpia. Paredes pintadas en blanco con un gran rodapié también blanco. Toda la estancia está allí a nuestra vista. A la izquierda hay otra llave que girándola activa la luz. Curiosos y modernos interruptores. Dos lámparas antiguas sobre el techo iluminan de forma poco efectista el espacio: frío. A la izquierda hay un antiguo armario exento de madera oscura con cenefas y marquetería. Dentro un colgador largo y una balda. Perchas normales y dos albornoces. Junto a él, un gran maletero metálico con cintas de tela. Sobre él, un viejo espejo (incluso oxidado) con marco de madera. A su lado, el moderno display del aire acondicionado. Una rueda para seleccionar la temperatura y tres botones (frío-calor, potencia y encendido-apagado). Aunque no pasamos frío, el aire no sale, ni mucho menos a la temperatura demandada. Algo ruidoso además.

La cama es enorme. En realidad son dos camas de 110 vestidas como si sólo fuera una. Los colchones son cómodos. Las sábanas blancas, frescas y limpias. Sobre ellas una manta marrón y una colcha en tono gris verdoso brillante algo sucia. Tres almohadas de distinto tamaño y dureza ayudan a elegir el mejor descanso. La cama está empotrada contra un poderoso cabecero de madera oscura algo trabajada. A cada lado pequeñas mesillas con cajón (en uno de ellos, unos papeles de un huésped anterior) y sobre ellas pequeñas lámparas de noche con pie metálico imitando un tallo y pantalla gris metálica. La luz del techo es fría, y aunque la de las lamparitas podría dar más calor a la estancia resulta bastante insuficiente. Sobre una de ellas, un gran y moderno teléfono. No hay enchufes para el móvil sobre las mesillas, por lo que tenemos que desenchufar la lámpara para cargarlo. La insonorización interior no es excelente y, aunque el hotel es sumamente tranquilo, se escuchan pasos y voces de huéspedes cercanos.

A los pies de la cama cuelga de la pared una enorme televisión de plasma. Al fondo del dormitorio hay un antiguo escritorio-tocador de bella factura con incrustaciones de marquetería rematado con un espejo. Bajo él, además de una papelera, varios enchufes y una butaca baja de terciopelo rojo y madera. Todo muy incómodo para trabajar, ya que resulta demasiado bajo. Sobre él, unos cuantos libros de temas gallegos, un bade antiguo, una macetita con flores rojas y una pequeña lámpara de pie con pantalla decorada con dibujos en tonos azul pastel

A su lado hay un moderno armario metalizado que acoge el minibar de generoso surtido (también con snacks). Sobre él, un cuadro y a su lado una silla roja a juego con la butaca de trabajo. Al lado está el balcón. Protegido por una cortina marrón como de ante, un visillo blanco, un portillo blanco y por fin el balcón, de madera blanca y cristal que da a la entrada principal. Justo sobre la puerta.

El baño queda situado en toda la pared que queda justo detrás del cabecero de la cama. Con dos entradas, una a cada lado: junto a la puerta de entrada y junto al balcón. Puertas correderas. El espacio es largo y estrecho. Luminoso, aunque quizá la luz pueda mejorar. Paredes en azul cielo. El suelo mantiene la madera. Frente a la puerta un moderno inodoro de cisterna estilizada, a un lado una gran papelera metálica y al otro, el bidet, del mismo corte que el inodoro. Al entrar por la puerta que hay junto a la entrada y activar la luz, se activa también un extractor ruidoso. Si entramos por el otro lado (junto al balcón) también se enciende la luz, pero no el extractor.

En esa otra zona está el estilizado lavabo exento rematado con dos repisas. En una, dos vasos envueltos en plástico. En la otra, las amenities: champú, gel, crema corporal y gorro de baño, todo de la firma Etro. Junto al lavabo hay un toallero con dos toallas de lavabo. Un espejo de aumento extensible y un secador de pelo de escasa potencia. Sobre una mesa antigua de madera hay dos enormes toallas de baño. La lencería es generosa, mullida, nueva y muy limpia. El grifo del lavabo es moderno y curioso, y el agua cae como "en cascada". Junto a él hay un extraño aparato en forma de jarra que es un dispensador automático de jabón. Cuando uno acerca la mano, se enciende una luz azulada y nos ofrece una dosis de jabón. Curioso.

En el centro del baño queda la enorme bañera. Diríamos que es exenta por todos lados menos por el que queda pegado a la pared. Quizá resulte algo alta, para el acceso de las personas con problemas de movilidad. Resulta tan enorme como el colosal rociador efecto lluvia que cuelga del techo. Temperatura, caudal y presión son increíbles. Un curioso juego de mamparas de cristal impide derramar el agua por fuera. No hay perchas allí cerca para dejar el albornoz o las toallas, pero si que hay una pequeña silla, muy pequeña, de metal, con asiento y respaldo decorados con dibujos.

Por la mañana en una diminuta cafetería ubicada junto a la puerta de entrada se sirve un cortito desayuno buffet. Mesas de granito, butacas de terciopelo verde, y cosas, muchas cosas: relojes, muñecas, brujas, cuadros, carteles antiguos, periódicos viejos enmarcados... en un gran armario vajillero antiguo se ofrece el buffet. No hay nada sobre las mesas, por lo que hemos de tomar también los cubiertos, vajilla y servilletas de papel. Nada caliente. Yogures variados, fruta (sólo el kiwi está preparado), zumo de naranja recién hecho y natural, una increíble selección de quesos y membrillos (de todo tipo), algo de embutido y jamón de buena calidad, cereales, galletas, variedad de panes y algunos croissants, mantequillas, mermeladas, miel, frutos secos (avellanas, nueces) sin pelar... Una joven prepara amablemente el café que le pidamos desde la máquina profesional.

En la despedida en recepción el trato es un poco frío. Quizá como la mañana. Nos emiten la factura y nos indican cómo salir de la zona de circulación restringida lo antes posible.

Calidad/precio:

Servicio: 8

Ambiente: 8

Habitación: 8

Baño: 8

Estado de conservación: 8

Desayuno: 6.5

Valoración General: 8


Sobre esta noticia

Autor:
Guiadelandreu (116 noticias)
Fuente:
guiadelandreu.blogspot.com
Visitas:
245
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.