Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Relativo escriba una noticia?

Homotontos y gilisexuales

12/05/2009 18:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya pasó de moda el armario. Ahora los reprimidos sexuales se esconden tras eufemismos.

Hace muchos años vi aquella excelente y gamberra película llamada "Trainspotting". De ella me quedó especialmente grabada una frase de su cínico protagonista: "Dentro de unos años no habrá tíos ni tías, simplemente gilipollas".  Quizás ya la intuía profética ó simplemente me pareció "guay" , pero en cualquier caso he tenido ocasión de acordarme de ella en repetidas ocasiones.

Pertenezco a esa generación, la del "guay". Puretillas ahora. Esa generación presuntamente liberal, presuntamente solidaria, presuntamente tolerante... educada sexualmente entre la, ya por entonces, accesible pornografia y los tímidos primeros asomos de la actual educación sexual (a nivel mediático. De la escuela o el "insti" ni hablemos). Muy superado el morbo casposo de las suecas en topless y en definitiva, razonablemente preparado para la revolución sexual que se avecinaba irremisiblemente... o eso creía yo. Después de asumir que la heterosexualidad es casi un defecto, un día cualquiera te sientas delante de la tele y te aparece un chico x, al  que podemos llamar X, por ejemplo. X es posterior a la generación del "guay" y la especie había evolucionado ya hasta el super-guay. Resulta que X tiene a su lado a una chica a la que podemos llamar B. X explica con una sonrisa super-guay que él es super-homosexual, pero que desde hace algún tiempo tiene una super-relación de pareja con B, que se proclama super-heterosexual ¿...? Parece ser que se han super-enamorado de la persona, independientemente del tema genital, pero que eso no quita para que X siga siendo super-homosexual. Y anonadado en mi super-estupefacción, el presentador, un tipo indudablemente super-guay, les apoya admirado de lo super-guays que son. Como si todo fuera normal. Y el público aplaude, porque el público es soberano y además de jugarse un bocadillo de mortadela y un refresco, saben que si no aplaudes toda españa puede descubrir que no eres super-guay ¡Y bastante tienen ya algunos con ser vulgares heteros!

Podría parecer que estos "super-abanderados" de la libertad sexual, necesitan esconder su orientación tras eufemismos cogidos con alfileres

Desde entonces, cada vez con más frecuencia aparecen super-heterosexuales que pueden acostarse con gente de su mismo sexo sin dejar de ser super-heterosexuales, así como super-gays que no dejan de serlo por "picar" del sexo opuesto. Amparados en la atracción por la persona. Los genitales los colgarán en la percha antes de acostarse, digo. O quizás es que un troglodita como yo, es incapaz de valorar tan místicamente a una persona . Así que por si acaso, quiero pedir perdón a los buenos amigos que tengo y he tenido, porque no les he demostrado lo mucho que les valoro personalmente. Siento mucho, mis más queridos amigos, no haberos demostrado mi cariño tendiendoos una alfombra roja hacia mi esfínter ("pero sin mariconadas ¿eh?" que diría Torrente). Podría parecer que estos "super-abanderados" de la libertad sexual, necesitan esconder su orientación tras eufemismos cogidos con alfileres y de paso, borramos la bi-sexualidad del diccionario. Y es que pudiendo elegir, mejor ser bi-curioso u homoflexible/heteroflexible. Es decir, que siente o muestra curiosidad por una relación o actividad sexual con una persona del mismo sexo sin dejar de ser super-heterosexual ó del sexo opuesto sin dejar de ser super-gay ¿¿...?? ¡Qué huevos! o sea, super-huevos.

Ya puestos, quiero proponer un par de definiciones para defender a todos aquellos que se sienten víctimas de conceptos lingüísticos erróneos y malintencionados, propios de mentes retrógradas. 1) El bi-fiestero, que es la persona tanto heterosexual como homosexual que mantiene relaciones con cualquier cosa que se mueva cuando sale de fiesta, sin considerarse, por supuesto, una vulgar bi-sexualidad. 2) El hetero-evocador, o sea, el super-heterosexual (pongamos un chico) que para llegar al orgasmo con una chica, necesita evocar la imagen de un miembro de los Village People dándole manteca toledana a lo perro. Sin dejar de ser super-heterosexual, ni que decir tiene.

"Dentro de unos años no habrá tíos ni tías, simplemente gilipollas" (Trainspotting, 1996)

¿Estará cerca ese momento en que no haya tíos ni tías? Quizás sí, porque ya veo un monton de gilipollas.


Sobre esta noticia

Autor:
Relativo (1 noticias)
Visitas:
6183
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.