Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Llolanda escriba una noticia?

Hombres en crisis de fin de año

21/12/2010 23:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si tu pareja está muy estresada y la sientes distante, a continuación te diremos cómo ayudarla

Por Jon Wilde, Colaborador de Match.com y Editor de Maxim

Debo admitirlo: cada vez que me siento angustiado por la ansiedad, me vuelvo más cerrado que el diario de un adolescente. Me siento en una esquina con el ceño fruncido, gruñendo respuestas monosilábicas a las preguntas de mi preocupada pareja. Y como la mayoría de las mujeres saben, yo no soy la excepción a la regla. “Luchamos fuertemente o salimos huyendo”, explica el Dr. Daniel Ellenberg, terapeuta y entrenador de negocios en San Francisco que estudió las habilidades para relacionarse de los hombres. "Para lidiar con el problema, ellos se retiran, se vuelven más agresivos, o en algunos casos, ambas cosas”. Eso no describe a una persona fácil de tratar, entonces ¿qué es lo que debe hacer una mujer si está saliendo con un tipo muy estresado? Éste es el asesoramiento de expertos y de individuos reales sobre lo que funciona. Dale un buen uso y tu relación se volverá más fuerte, mientras tu hombre se da cuenta de que puede confiar en ti para que lo apoyes y lo comprendas cuando él más lo necesita.

Olvida las discusiones de sillón de psiquiatra

Pocas frases sacan a un hombre tanto de sus casillas como la pregunta '¿qué pasa?'. ¿Por qué? "No es la pregunta lo que molesta. Sé que la mujer que pregunta tiene buenas intenciones", dice David Mezcla, de 34 años de edad, residente de Manhattan. "Es que ella espera que yo hable de las cosas cuando yo realmente no quiero, y eso me pone aún más nervioso”. Pero la falta de voluntad de un chico para ventilar sus problemas no es sólo terquedad masculina; es la naturaleza. Experimentos científicos demuestran que, para la mayoría de los procesos de pensamiento, las mujeres se basan principalmente en el lado izquierdo de su cerebro, que controla el lenguaje, mientras que los hombres utilizan el lóbulo derecho que es menos inclinado a la conversación. Eso no quiere decir que él nunca se abrirá sobre sus problemas. Tú sólo tendrás que cambiar el interrogatorio por medios más sutiles...

Hazlo que comparta sus sentimientos (incluso si él no sabe que lo estás forzando)

La clave para hacer que tu hombre suelte sus preocupaciones, es llevarlo a una zona de confort. Ya sea cocinar para él o llevarlo a su bar preferido para tomar una copa rápida, cuando tú haces un movimiento de comodidad, debes de notar que él se relaja, por lo menos un poco. ¿Y ahora qué? Chuck Thompson, de 38 años de edad, de Portland, OR, recomienda la psicología inversa. "Si una mujer quiere que me abra, deberá dar una opinión contraria sobre lo que ella piensa que me está molestando”, explica. Ella podría decir: ‘Parece que tú y tu nuevo jefe se llevan bien’. Casi siempre muerdo el anzuelo y empiezo a hablar." El problema es descifrar por qué él se siente frustrado. Esto no es fácil sin intuición. "Todos los hombres son diferentes, y como resultado, todos ellos emiten señales y pistas diferentes”, dice el Dr. Ellenberg. Si él ha intentado evitar el tema a toda costa, ésa es una señal. Si empieza a debatir sobre si realmente necesita ese CD o esa camiseta, cuando normalmente sólo lo compraría, bien podría ser dinero lo que está en su mente. Mantén los ojos abiertos, es muy probable que él vaya a revelarte su problema si le das entrada a la conversación.

No lo tomes como algo personal

"Frecuentemente las mujeres terminan por sentirse abandonadas o rechazadas cuando un hombre se aleja debido al estrés", dice el Dr. Ellenberg. "Eso desencadena sus propias estrategias de defensa". Y esto sólo empeora las cosas. "Cada vez que el chico con el que estoy saliendo se estresa, me asusto y exijo saber por qué no quiere hablar conmigo", dice María Fontoura, de 29, de Nueva Jersey. "Esto sólo lo hace alejarse más, y a mí me pone aún más neurótica". Recuerda, no todo es sobre ti. Si él está de mal humor, no tiene necesariamente nada que ver con cómo se siente acerca de ti. No hagas que se estrese aún más si se preocupa por lo que tú estás preocupada. Cuando él se empiece a alejar, Ellenberg sugiere apartarse físicamente de la situación. Con un poco de suerte te encontrarás menos a la defensiva, los dos podrán recuperar las cosas otra vez, una vez que la tensión pase.

Busca una alternativa

Cuando él tiene problemas, no va a estar tan emocional y mentalmente equipado como de costumbre para escuchar las problemáticas diarias que la mayoría de las personas enfrentan. Eso no quiere decir que no debas de recurrir a él buscando apoyo, sólo que debes de ser más prudente con lo que dices. Nunca debes de sentirte mal al hablar de algo tan serio como un pariente enfermo, pero probablemente deberías evitar hablar de la chica molesta en tu trabajo que comentó sobre el desorden en tu escritorio. "Este es claramente un tiempo para tener otros recursos a los cuales recurrir”, explica Ellenberg. Por el momento, los amigos o la familia van a escuchar tus problemas diarios; dándole así a tu pareja el espacio que necesita para hacer frente a sus dificultades y regresar tan cariñoso como siempre.

No lo comentes

Si tu chico no está dispuesto a abrirse ante ti, entonces es un hecho que él no quiere compartir su crisis con nadie, incluso si esto significa mantener en secreto sus problemas de amigos o familiares. Lo que para ti es un sistema de apoyo puede ser que sólo lo siga jalando hacia abajo. "Una chica con que la que estaba saliendo le dijo una vez a un amigo del trabajo que yo estaba mal porque mi perro había muerto", recuerda Matt Christensen, de 24 años, de Stamford, CT. "Tenía la esperanza de que el trabajo fuera una vía de escape de mi tristeza, pero para la siguiente semana, estaba inundado de mensajes de simpatía por correo electrónico que sólo seguían recordándome la muerte de mi perro”. Rompe ese código de silencio, y él lo pensará dos veces antes de confiar otra vez en ti. Pero si te callas, él sabrá que puede abrirse contigo sin temor a que sus problemas se conviertan en dominio público.

Nunca uses el sexo como un antidepresivo

"No trates de seducir a un hombre porque piensas que va a olvidar las cosas que tiene en mente", dice Ky Henderson, de 30 años de edad, residente de Brooklyn. "Lo más probable es que no funcionará tan bien como tú lo deseas". De hecho, muy bien podría empeorar la situación. "Es una idea errónea, el pensar que, cuando los hombres están estresados, lo que quieren es sexo", explica el Dr. Ellenberg. "No sólo quieren que los dejen solos, también pueden sentir una aguda sensación de ansiedad hacia su desempeño". Y si algo puede a empeorar la situación para un chico, es un pobre desempeño en la cama. Dale un poco de espacio, y en cualquier momento él te estará mirando con ojos hambrientos de nuevo.

Si todo falla, envía un choque eléctrico al sistema

El tiempo que un hombre necesita para superar una crisis no depende únicamente de cuán severa es ésta. Algunos hombres simplemente tienen defectuoso el sistema de hacer frente a los problemas, lo que los deja sumidos en la tristeza, la autocompasión, o peor aún, el enojo explosivo; y como consecuencia dejan su relación a un lado de la carretera. "La mayoría de los chicos como éste no van a cambiar su patrón a menos que sean forzados", explica el Dr. Ellenberg. "Por lo tanto las mujeres tienen que decidir cuánto están dispuestas a resistir y hablar al respecto cuando llegue a un punto de ruptura". Si tú has llegado a la conclusión que no puedes aceptar su comportamiento más, no tengas miedo de decirlo. Por ejemplo: "Oye, sé que estás pasando un mal momento, pero las cosas entre nosotros no van a funcionar si tengo que andar de puntillas a tu alrededor todo el tiempo. O resolvemos esto, o dejamos de vernos". Un duro último recurso, sí; pero además de hacer valer tu derecho de no ser pasada por alto, podría ser el empujón que él necesita para reponerse y poner la relación de vuelta en curso.

Notas para recordar:

Recuerda que su mal humor puede no tener nada que ver contigo.

No lo cuestiones como si fueras su psiquiatra.


Sobre esta noticia

Autor:
Llolanda (321 noticias)
Visitas:
2561
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.