Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Hollywood, Estados Unidos: Leonardo DiCaprio y Martin Scorsese, hablan sobre "La isla siniestra". Proximamente en Cines

01/03/2010 22:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno de los mejores directores y uno de los más talentosos actores cuentan cómo es trabajar reunidos por cuarta vez en "La isla siniestra", thriller inspirado en la paranoia de la Guerra Fría

En películas noir de los años 50 y que respira amor por el cine en cada fotograma. "Lo que Martin me ha enseñado de cine es invaluable", dice DiCaprio.

http://www.demasiadocine.com/wp-content/uploads/2009/12/la-isla-siniestra-afiche.jpg

Leonardo DiCaprio es mucho más alto que Martin Scorsese y para las fotos en la red carpet acá en el Festival de Berlín, donde ambos presentaron su nueva película juntos "La isla siniestra", el rubio actor a veces se tiene que encorvar imperceptiblemente para quedar cabeza con cabeza. Pero una vez sentados en una de los salones del Berlinale Palast para hablar con la prensa, a DiCaprio ya no le preocupa esto de la altura. Se sienta a la derecha de Martin Scorsese, ahí, aplicadito, con peinado de gomina, en silencio, escuchando con admiración cómo el director de 67 años, igual al viejito de "Up", canoso, con gruesos marcos de lentes, pero con vibrante energía dispara sus ideas sobre el cine, la vida y, otra vez, el cine;

el eterno retorno para este artista ítalo-americano, autor de formidables títulos como "Taxi Driver" o "Buenos muchachos" y que sigue manteniendo su musculatura cinélifa en forma con esta cuarta colaboración con la estrella de "Titanic" y, para sorpresa del propio Scorsese, un filme que ha roto todas sus expectativas.

En el Festival de Berlín fue un suceso mediático y se acaba de estrenar en el primer lugar de la taquilla en Estados Unidos con US$ 40 millones recaudados el fin de semana. Algo no muy común para un director como Scorsese, acostumbrado más que nada a submarinear entre la condición de culto y lejos de las masas.

Pero el cóctel de "La isla siniestra", que se estrena el 11 de marzo en Chile, ha colocado tanto al director como al actor en la cumbre, otra vez, mediante una mezcla de cinefilia pura junto a un solvente thriller ambientado en el año 1954. Leonardo DiCaprio, con sombrero de ala, abrigo largo y siempre fumando, es el comisario Teddy Daniels, un ansioso hombre de ley que entra a la claustrofóbica Shutter Island de Boston, manicomio-isla, en busca de una paciente acusada de homicidio que ha desaparecido. Su compañero es el comisario Chuck Aule (Mark Ruffalo) y a medida que la investigación avanza en las entrañas de este asilo para perturbados mentales, los límites entre el sueño y la realidad, la alucinación y lo concreto se desvanecen sólo como Scorsese podría hacerlo. Con habilidad y talento, tensión y pulso.

"Cualquier joven actor estaría dispuesto a trabajar con Martin, es imposible que me niegue", dice DiCaprio, 36 años y quien comenzó su nutritiva colaboración con Scorsese en "Pandillas de Nueva York", donde rebajó su habitual salario de mega estrella. Dice DiCaprio:

"Cada experiencia que he tenido con Martin me ha dado la oportunidad de aprender qué significa ser actor y lo que es hacer una película. Él tiene este infeccioso amor por el cine y cada experiencia de trabajar con él ha sido única y esto ha ido en progreso, cada vez más. Ahora se cumplen diez años desde que comenzamos a trabajar juntos y creo que nuestro nivel de confianza ha crecido un montón".

"Para dejarlo en una idea simple, ningún joven actor, bueno, aunque de joven ya no tengo mucho (risas), ninguno dejaría pasar la oportunidad de trabajar con quien creo es el director definitivo de nuestros tiempos". DiCaprio sabe que bajo el alero de Scorsese ha podido justamente situarse como uno de los actores clave del actual Hollywood y, lo más importante, se ha podido reinventar tras el inconmensurable éxito de "Titanic" hace una década.

Es decir, pasar de chico promesa a actor consagrado. Y Martin Scorsese ha podido encontrar a un actor joven que continúe la posta de Robert De Niro en obras maestras de los años 70 y 80 como "El rey de la comedia" y "Casino". Aunque a diferencia de De Niro, que tomó con Scorsese la mayor parte de los roles de mafiosos ("estamos buscando con De Niro volver a hacer algo con el universo de 'Buenos muchachos"', dice el director), DiCaprio se ha enfocado en la diversidad de papeles y en el amor del director por los géneros del Hollywood más clásico. El biopic en "El aviador" (2004), el policial en "Los infiltrados" (2006) hasta llegar a esta historia, basada en la novela de Dennis Lehane ("Río místico") y una excusa para seguir estrechando lazos entre ambos.

Scorsese: "Es un placer ver cómo Leo se ha convertido en un actor tan talentoso en estos años y cómo se ha preocupado de cultivarse y aprender. Es grato tener esa continuidad en este negocio. Además, creo que la confianza es parte de que funcionemos y eso lo aprendimos en 'Pandillas de Nueva York'".

El actor y el director se piropean, sí, pero de verdad comparten mucho a la hora de rodar juntos: "Tenemos el mismo gusto en postres italianos", bromea DiCaprio, con orígenes italianos y además alemanes. Y sigue:

"Es cierto que pertenecemos a distintas generaciones, pero yo crecí realmente en el trabajo de Scorsese. Mi primer rol importante fue al lado de Robert De Niro (en "Mi vida como hijo"), así que miré todos los filmes que había hecho con Scorsese de una vez. Y por supuesto que el primer filme que me tocó hasta la médula fue 'Taxi Driver'. Nunca antes había sentido esa emoción por una personaje. Estaba con Travis Bickle (Robert De Niro) y quería, como él, limpiar las calles de Nueva York de la escoria. ¡Oh, no! (risas)".

Scorsese: "Cuando hice 'Calles peli grosas' en el 73, Leo recién había nacido".

DiCaprio: "Pero mi padre (el artista de cómic George DiCaprio) es de la misma edad de Marty y de hecho es del mismo vecindario y si no me equivoco debería haber ido a la misma escuela".

Scorsese: "¿A Saint Patrick? ¿En serio?"

DiCaprio: "¡Sí, sí! Es la misma escuela".

PARANOIA NOIR. Si hay algo que le gustó a DiCaprio del proyecto "La isla siniestra" fue que Scorsese lo iba a dirigir. Y lo que le fascinó al director, por su parte, fue el acento del guión en la paranoia de los años 50, con la Guerra Fría en curso. Porque si algo proyecta el protagonista de la cinta, el alterado comisario Teddy Daniels de Leo DiCaprio, es el signo de sus tiempos: paranoia pura, desconfianza en lo que le rodea, y la cámara y estrepitoso montaje de Scorsese apoyan esta sensación.

"Yo tenía diez años en 1952, experimenté los años 50 a fondo, en Nueva York, durante la Guerra Fría", dice. Valgan las casualidades: Scorsese está a metros de donde estuvo el Muro de Berlín y Este y Oeste no tenían punto común alguno. Pura Cortina de Hierro. Y sigue: "Todo eso de la paranoia, el secretismo se daba inclusive en el barrio (de Little Italy) donde crecí".

La película también respira y suda una angustiante ansiedad y desborde mental que el director ha palpado en dos niveles: por un lado en sus previos filmes, "Buenos muchachos" (con un protagonista adicto a la cocaína), y por otro, en su propia vida personal. No es un secreto que Martin Scorsese ha tenido serias crisis de salud a lo largo de su vida -incluso ha confesado a la revista Positif su intento de suicidio en los tiempos de "Toro salvaje"- y una profunda adicción a la cocaína durante el estruendoso fracaso de su película "New York, New York", en los años 70.

Esta angustia personal, paranoia de ruta ya vivida, el trauma y la distorsión de la realidad de la que pudo salir gracias a la ayuda de su amigo Robert De Niro, es una arquitectura perfecta para "La isla siniestra", una película que pese a los guiños al cine americano de los 50 y a lo distante que parece del Scorsese más popular, es sin duda uno de sus títulos más personales y auténticos porque, en el fondo, puede entenderse como una película sobre la adicción, la rehabilitación y el triste salto a la locura final.

Opina Leonardo DiCaprio sobre los laberintos por los que es conducido por su mentor Scorsese en esta ocasión: "Esta película fue un complejo rompecabezas de historias emocionales y secuencias de sueños y verdad y ficción. Fue un reto y el cumplimiento de una añoranza para mí", dice sobre la no poca presencia de escenas oníricas y en donde, por ejemplo, el bueno de Leo DiCaprio abraza a su amada y difunta esposa, Rachel (Michelle Williams), y en un abrir y cerrar de ojos ella se convierte en cenizas. "No sé si fue divertido trabajar con estas emociones, pero sí fue un viaje que a medida que avanzaba se iba convirtiendo en algo más y más oscuro", dice la joven actriz.

Para impregnar a los actores de este sentido paranoico, todos tuvieron que volver a clases, con el propio director siendo un culto profesor de cine (es un cinéfilo consagrado que restaura viejos filmes desde su fundación) que impartió un curso sobre películas noir de los años 50. Esas cintas de detectives con aire maldito y perdedor. Dice Scorsese: "La primera que vieron Leo y Marc fue 'Laura', de Otto Preminger, una película sobre un detective enamorado de una mujer muerta. Era importante que aprendieran el lenguaje corporal de Dana Andrews como el detective Mark McPherson".

A Scorsese no se le van los nombres, ni de actores, ni de personajes, ni de películas, ni de directores. Sus clases de cine con el equipo, antes del rodaje, incluyeron "Cat People", "I walked with a zombie", "Bigger than life", de Nicholas Ray, "muchos, muchos filmes como puntos de referencias", dice el director. "Para mí lo más interesante fue usar la historia del cine como vocabulario, usar la naturaleza de ese tipo de historias, el thriller sicológico, el expresionismo alemán, que es de donde el noir viene, como un vocabulario para contar la historia que vemos a través de la cabeza de Teddy".

-También está la referencia de James Stewart en "Vértigo". El personaje de DiCaprio luce igual a Stewart.

DiCaprio: "'Vértigo' de Alfred Hitchcock y con Jimmy Stewart fue de los primeros filmes que vi apenas supe que estaba en el proyecto. Claramente fue la mayor referencia para mí y para Martin. Tienes un detective-personaje obsesionado con saber de alguien y se mueve en círculos, se desespera. Detrás hay una historia que espera ser conectada y que no se puede descubrir con facilidad. Es realmente brillante la manera en que Jimmy lo hace en esta película".

Scorsese: "Sí y lo terrible del personaje de Jimmy (Stewart) es que pierde dos veces", dice el director sobre la fortuna de un detective obsesionado por una mujer (Kim Novak) que, en el fondo, muere dos veces.

"Dos veces", repite melancólico Scorsese, un hombre que vibra y siente con el cine como si fuera su propia vida.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
15000
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.