Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Hollande y Valls, fortalecidos en un paisaje político alterado por los atentados

20/01/2015 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Las cartas del juego político francés parecen haberse redistribuido tras los atentados de París, creando un frente republicano en torno al presidente, François Hollande, y a su primer ministro, Manuel Valls, que de momento salen fortalecidos frente a la derecha o extrema derecha.

A dos años de las próximas elecciones presidenciales, el presidente francés más impopular de la posguerra pasó de tener un 21% de opiniones favorables a un 40%, según una encuesta Ifop publicada el lunes.

"Es evidente que habrá un antes y un después en materia política" tras los atentados, resume el politólogo Thomas Guénolé.

El primer ministro, Manuel Valls, ganó por su parte 17 puntos, al 61%, un nivel de popularidad superior al que tenía cuando accedió al cargo, en abril de 2014.

"Es un fenómeno rarísimo en la historia de las encuestadoras", comenta Frédéric Dabi, experto de Iop. "El único caso parecido es el de François Mitterrand, que subió 19 puntos de popularidad durante la Guerra del Golfo, entre enero y marzo de 1991".

El cambio se debe a un incuestionable efecto de "jefe de guerra", pero los analistas advierten de que puede ser efímero.

El dúo que encabeza el Ejecutivo "hizo lo que tenía que hacer" frente a la crisis, comenta lacónicamente el líder del partido opositor de derecha UMP, Nicolas Sarkozy, que desde hace meses busca posicionarse frente a su exrival de las presidenciales de 2012.

Para la próxima elección de 2017, el presidente Hollande, si es candidato, será juzgado, según los expertos, ante todo por su capacidad para resolver los problemas de los franceses: desempleo, educación y poder adquisitivo. "Si los problemas nacionales regresan al primer plano, inevitablemente habrá una regresión" en las encuestas, predice Philippe Braud, especialista en sociología política.

- "No más derecha e izquierda" -

image

Los atentados contra un semanario convertido en emblema de la libertad de expresión por la que Francia tiene tanto apego, contra una mujer policía y contra los judíos, parecen haber cambiado el tablero político.

Exceptuando a la extrema derecha, los responsables políticos de todas las tendencias hicieron frente común durante varios días, en un movimiento de "unidad nacional" inédito en tiempos de paz, en torno a la "sangre fría y la determinación" del dúo dirigente, según las palabras del exprimer ministro y aspirante a presidente en 2017, Alain Juppé.

Las manifestaciones, que reunieron cerca de 4 millones de personas y 50 dirigentes extranjeros el 11 de enero en toda Francia, la Marsellesa entonada en coro por diputados y ministros en una sesión de homenaje a las víctimas en el Parlamento, o la ovación que recibió el vibrante discurso de Manuel Valls en el hemiciclo, quedarán grabados por mucho tiempo en la memoria de los franceses. "No había ya derecha ni izquierda", destaca Bruno Le Maire, figura ascendente de la UMP.

La izquierda quiere mantener vivo el "espíritu del 11 de enero". La derecha, obligada a callar sus discrepancias, aspira por su parte a recuperar protagonismo político. "Hoy más que antes, no tenemos que dejar que el pensamiento único imponga su lápida sobre los debates que será necesario afrontar", dijo el sábado Nicolas Sarkozy. Ridiculizado en internet por su sed de protagonismo, que lo llevó a colarse en la primera fila de la marcha de 11 de enero entre los jefes de Estado, Sarkozy quedó en posición incómoda.

Tras regresar al ruedo político con la firme intención de enfrentarse a François Hollande en 2017, su estrategia de oposición frontal "se ve obstaculizada por el clima de unidad nacional. Su interés objetivo es que dure lo menos posible", observa Thomas Guénolé.

En cuanto a Marine Le Pen, declarada indeseable en la manifestación del 11 de enero, fracasó en su intento por obtener el "diploma de republicanismo" que esperaba, comenta Thomas Guénolé. Sin embargo, su postura de "partido antisistema quedó consolidada tras los acontecimientos".

Según Philippe Braud, "los atentados agravaron un sentimiento antimusulmán", pero ello no necesariamente conducirá a una "ola Frente Nacional", incluyendo en las elecciones departamentales previstas en dos meses, en las que, por lo general, ganan políticos tradicionales instalados hace tiempo en el poder.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
5833
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.