Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fran Laviada escriba una noticia?

"Historias Pequeñitas" que suceden en el Planeta Tierra (II).

22/06/2019 17:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Enriqueta y yo, estábamos casados (ella con su marido, y yo con mi esposa), y durante muchos años fuimos muy buenos amigos, compartiendo nuestras afinidades, hasta que un día nos dimos cuenta de que no teníamos nada en común, y fue entonces cuando comenzamos a dar rienda suelta a nuestros instintos, y tuvimos que dejar de ser amigos para convertirnos en amantes.

Durante mucho tiempo la policía tuvo al mafioso Jimmy "El navaja" Corbucci en su punto de mira. Era el enemigo público número uno y se ofreció una considerable recompensa a quién pudiera dar alguna pista sobre donde se escondía, aunque, nadie se atrevió nunca a decir nada, ya que la especialidad de Jimmy , era rebanar cuellos, como si fueran pan de molde (de ahí su apodo).

Era sin duda, un delincuente de la peor calaña, y muy peligroso, tanto como idiota, y cuando por fin lo pillaron con las manos en la masa (al final, quien lo delato, fue su propia estupidez), y lo encerraron, dejó de ser peligroso, pero siguió siendo idiota, y ahí sigue varios años después, detrás de los barrotes, ejerciendo como tal (es decir, dejando muestras diarias de su permanente idiotez), y aunque todo el mundo en la prisión sabe que es tonto del culo , todos lo tratan con respeto, no vaya a ser que un día le dé por hacer rebanadas.

Cuando el general dio el golpe de estado (eso sí, respetando la vida de los ciudadanos, excepto, los que se mostraron en contra del acto golpista), y se hizo con el poder, lo primero que dijo fue lo siguiente:

¡Que conste para todos aquellos que me acusan de autoritario, qué no soy un dictador, tan solo es que, no me gusta la democracia!

Y a continuación, volvió a su despacho, tenía mucho trabajo que hacer, y el primero sin duda, era firmar las sentencias de muerte pendientes, algo que corría prisa, ya que los enemigos de la patria eran muchos y había que acabar con ellos cuanto antes.

Fran Laviada


Sobre esta noticia

Autor:
Fran Laviada (234 noticias)
Fuente:
fran-laviada.mozello.es
Visitas:
114
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.