Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jmp escriba una noticia?

Historias para Entretener VI

0
- +
09/10/2019 10:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Mejor que no te fíes tan rápido de la Inocencia"

Alemania · Siglo XXI · Año 2016 ·

Una mujer de cuarenta años, tomando un viaje en Alemania, conduciendo a gran velocidad por la Autobahn conocida por "no haber limite de velocidad" estuvo por horas conduciendo hasta la madrugada, la cual se estaban cansando y busco alguna gasolinera e ir directamente algún hotel. Busco por su móvil uno "cercano" NH Collection Berlin Friedrichstrasse, zona de Friedrichstrasse. En la capital Alemana. No calculo el tiempo en llegar, intento ser rápida para poder descansar. Amanda, la mujer intento hablar en Alemán lo mejor posible para tener una habitación de solo una noche, ella subió por el ascensor, tomo el pasillo buscando la puerta número 150 y tomarse una ducha necesaria antes de descansar las horas perdidas en la larga carretera, después de su ducha se asomo por la ventana e observar toda la zona, miro por todas partes, antes de darse media vuelta si dio cuenta de dos niños observándola desde abajo, una niña más alta y un niño de media estatura, ella les sonrió formando un leve saludo, no se movieron de sus posiciones y menos devolvieron el saludo, solo se quedaron como meras estatuas. No le dio mucha importancia, pero se preocupo que fuesen niños viviendo en la calle y con la baja temperatura que había se podrían enfermar,   estaba cansada y ambos niños de un momento a otro desaparecieron como si no hubieran estado nunca, pero sus pisadas estaban ahí, Amanda se puso una mano en la frente para girarse e irse a la cama. No le dio más vueltas. A la mañana siguiente recuperada del cansancio, desayuno antes de volver al auto y buscar en el GPS un recorrido menos pesado y no repetirse lo mismo, cansarse tan rápido no le venia bien. Volvió a ver a la niña y niño a gran distancia, sin duda eran los de anoche. "¿Qué querían exactamente? ¿Intimidar?" Pensó Amanda, me fijo más aun en sus rostros, juraría ver unos ojos negros siniestros, pestañeo varias veces sin creer lo que había visto, seguramente sería el cansancio de tanto viaje, podría afectarle a ver cosas extrañas. Arranco el motor dejado de nuevo a los niños, ignorando por su bien por pensar aun su recorrido por la carretera, le quedaba mucho viaje para llegar a Gelsenkirchen, por un amigo importante. Le envío un recién mensaje: "Estoy en el hotel NH Collection Berlin Friedrichstrasse, vuelvo a la carretera y llegaré está noche si no me distraigo, besos" Salió del parking y centrándose de nuevo en el camino, aun le quedaba varias horas de por medio, bebió algo para no dormirse al ser muy temprano, siete de la mañana y no fuera tan tarde en cuanto quisiera llegar al destino. Ocho de la mañana sin pararse por tener gasolina de sobra, para mantenerse despierta tomo el café que compro antes de salir del hotel. "No es posible" Dijo al pararse cerca de una gasolinera en cuanto aquellos niños estaban en la zona observándola como aparcaba el auto en tierra para descansar después de dos horas seguidas. "Pero que demonios esta pasando, no es posible, no, no lo es, ¿Cómo la niña y el niño estaban ahí como si nada? ¿Eran fantasmas?" Se estaba poniendo nerviosa pensando en eso, fantasmas persiguiéndola desde el hotel y ahora cerca de esa gasolinera, nadie se percataba de sus presencias, era extraño la situación. . . - !Ah! - Grito Amanda en cuanto los dos niños aparecieron de esa distancia a estar a solo tres metros del auto, por la ventanilla del piloto, observándola fijamente, los latidos de ella se aceleraron y con mucha fuerza, nerviosa por si iban a dañar la o ser atacada, empezó a llorar tapándose la boca al no creerse esto, como si fuese una mala pesadilla, deseando despertar lo más rápido posible. - Tenemos frío. . . ¿Nos deja entrar para calentarnos señora? - El miedo superaba más ahora que la tristeza por escuchar aquello, quiso ayudarles pero algo le estaba diciendo "Ni se te ocurra abrirles la puerta" Tembló bastante al poner las manos en el volante, le costo poner el pie sobre el acelerador, quiso irse ya y no mirarles a esos ojos negros sin vida. Amanda arranco el motor y volver a la carretera con nervios encima, eso no le iba a sentir bien en plena carretera, miro por el retrovisor por si seguían ahí y no. . . Se fueron de nuevo.

Si, todo era un sueño de ella en cuanto despertó en la casa de su amigo Tered, el cual fue directamente a su habitación para tranquilizarla - Calma, has tenido una pesadilla, te ha sentido mal tantas horas en la carretera y más en madrugada, no pasa nada, calma, calma - Se abrazaron unos largos minutos, ella estaba temblando e llorando de sentir miedo en su interior. Tras varios minutos después se repuso en la cama, sudando un poco, teniendo un poco de temblor en la mano derecha, las pulsaciones aun eran constantes, se levantó para abrir las ventanas y así refrescar el ambiente, ojeo los terrenos de su amigo y. . . Si. . . Allá estaban la niña y el niño observando la con una gran distancia pero se podrían ver perfectamente, Amanda dio unos pasos hacia atrás para gritar a todo pulmón, otra pesadilla dentro de otra pesadilla, está vez no lo era. . . 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Jmp (24 noticias)
Visitas:
190
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.