Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ucronias escriba una noticia?

Historias de los niños sobrenaturales

23/05/2011 08:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Historia de los niños sobrenaturales

por David G. Ávila

Siempre me gustaron las historias grises, frías, lluviosas, humeantes, intrigantes y sospechosas. Aunque no soy un apasionado que se desvive por devorar novelas negras, trillers, historias de detectives, asesinatos, fantasmas, mafia, corrupciones y vendettas nunca desaprovecho la oportunidad de involucrarme en esas narraciones cuando se presentan delante de mis ojos. Pero tengo que sincerarme, la mayoría de las referencias que tengo sobre historias de terror, intriga o suspense, de esas que te agarran por el estómago mientras se te ponen los pelos erizados, vienen del cine. Le debo al séptimo arte algunos de mis desvelos más intensos e infinitos, pero al cine le falta algo que sólo la literatura y los libros pueden dar, y es la capacidad de tener el control, una misma, del tiempo y del espacio en el transcurre la lectura de la narración.

Me explico. Cuando ves una película, la visión de la misma tiene su tiempo determinado, y puedes dejar de verla y continuar en otro momento, pero no conozco a nadie que se dedique a visionar varias películas a la vez, por ejemplo, a lo largo de una semana. Un libro, sin embargo, puedes comenzarlo, detenerte, hacer pausas, recuperarlo, reengancharte, volver atrás y continuar, recordar párrafos o frases. Por otro lado, con los nuevos portátiles y dispositivos informáticos de reducidas dimensiones, eres capaz de ver una película en cualquier parte (calle, parque, playa, oficina… ) pero tampoco he visto a nadie haciendo esto. Al contrario, los libros parecen estar hechos para trasladarte con ellos físicamente, al mismo tiempo que viajas psicológicamente al tiempo y lugar de la narración.

Os preguntaréis el por qué de estas comparaciones entre la literatura y el cine en estos momentos. Mucho tiene que ver el cómic que titula este artículo. "Historias de los niños sobrenaturales" es un tebeo de terror, misterio e intriga que tiene una versión audiovisual, que aunque está muy bien hecha, no consigue llegar a transmitir la cercanía y el vínculo que logran las páginas entintadas. Sumergiéndonos un poco más en el texto de Luis Bleinstein y los dibujos de Ramón Trigo, es imposible no comenzar haciendo hincapié en su negrura. Negra su portada, solapa y contraportada, negras sus palabras, trazos y miradas, negras las vidas de sus protagonistas marcadas por la espera, la ambición, la envidia y la muerte. El negro lo cubre todo, salvo los huecos en los que el blanco es necesario para dejar ver lo que esconde la oscuridad. Pero no todo es negro. El blanco, desde mi punto de vista, equilibra las historias y los ambientes y es el color de los personajes, unos niños, que son los narradores indirectos o directos de cuatro historias que están unidas entre sí. Cuatro niños que son especiales y diferentes, aunque en el fondo les gustaría no ser tan especiales ni diferentes. Unos niños que se encuentran en sus sueños y que tienen un poder o capacidad sobrenatural.

Axel: "En una ocasión alguien le regaló una orquídea y Nolan un pequeño saquito de oro… Para Axel era fácil hacer lo que la gente le pedía: sólo tenía que sedear que ocurriera."

Y, sin embargo, Axel no puede hacer que se cumplan sus propios deseos y sufre por la muerte de su madre y la depresión de su padre. Fanny es una niña de enormes ojos y mirada ausente que es capaz de ver lo que piensan los demás, pero es atrapada por un ajuste de cuentas entre un empresario y un mafioso:

El señor Mano: "Ahora recuerda lo que hablamos. Quiero que mires dentro de él como lo hacías conmigo, y me digas dónde ha escondido este maldito cerdo mi maletín."

Fanny:"No puedo. No puedo."

El señor Mano: "¿qué pasa? Pensé que habías entendido."

Fanny: "No puedo hacerlo porque él no tiene ojos. Sin sus

ojos yo no puedo ver nada."

El padre padre de Axel en estado depresivo

El padre padre de Axel en estado depresivo

Chico es un niño regordete y de camiseta a rayas que convive con un hombre manco con una historia de amor traicionado, asesinato y fuga que ahora es su familia.

Chico posee el don de predecir el futuro, pero con un handicap:

C h i c o : " C i n c o … C u a t r o … Tr e s … D o s, u n o … Ahora." (Comienza a llover)

Nick: "Has vuelto a hacerlo. ¿Cuánto crees que va a durar?

Chico: "Ya sabes que puedo decir el momento en que comienza, pero nunca el final."

Por último, Cora es el cuatro niño de esta historia, aunque no queda demasiado claro cuál es su habilidad especial. Sin embargo, al igual que el resto de los infantes, su pasado y su presente se mezclan con venganzas, asesinatos y fugas. En este caso, Con una terrorífica historia de ajustes de cuentas entre dos familias

enfrentadas desde hace años y años.

La "Historia de los niños sobrenaturales" no llega a ser un libro de terror espeluznante y directo a los rincones más inseguros de nuestra conciencia. Pero su ritmo pausado, la inocente mirada de los chiquillos, las muertes por desamor, rabia, venganza y el estupendo trabajo del dibujante Ramón Trigo, nos puede llegar a calar hasta los huesos como en una tarde de primavera que comenzó cálida y soleada, pero finaliza tormentosa y fría.

Título: Historias de los niños

sobrenaturales

Autores: Luis Bleinstein (guión) /

Ramón Trigo (dibujo)

Editorial: Edicions de Ponent

Fecha de edición: septiembre de

2007

Descárgate el último número de la revista Granite and Rainbow

GR – 12

HISTORIAS

DE

LOS NIÑOS

S O B R E N AT U R A L E S

Luis Bleisntein y Ramón Trigo

por David G. Ávila

Siempre me gustaron las historias grises, frías, lluviosas,

humeantes, intrigantes y sospechosas. Aunque no soy un

apasionado que se desvive por devorar novelas negras,

trillers, historias de detectives, asesinatos, fantasmas,

mafia, corrupciones y vendettas nunca desaprovecho la

oportunidad de involucrarme en esas narraciones cuando

se presentan delante de mis ojos. Pero tengo que

sincerarme, la mayoría de las referencias que tengo sobre

historias de terror, intriga o suspense, de esas que te

agarran por el estómago mientras se te ponen los pelos

erizados, vienen del cine.

Le debo al séptimo arte algunos de mis desvelos más

intensos e infinitos, pero al cine le falta algo que sólo la

literatura y los libros pueden dar, y es la capacidad de

tener el control, una misma, del tiempo y del espacio en el

transcurre la lectura de la narración. Me explico. Cuando

ves una película, la visión de la misma tiene su tiempo

determinado, y puedes dejar de verla y continuar en otro

momento, pero no conozco a nadie que se dedique a

visionar varias películas a la vez, por ejemplo, a lo largo de

una semana. Un libro, sin embargo, puedes comenzarlo,

detenerte, hacer pausas, recuperarlo, reengancharte,

volver atrás y continuar, recordar párrafos o frases. Por

otro lado, con los nuevos portátiles y dispositivos

informáticos de reducidas dimensiones, eres capaz de ver

una película en cualquier parte (calle, parque, playa,

oficina… ) pero tampoco he visto a nadie haciendo esto. Al

contrario, los libros parecen estar hechos para trasladarte

con ellos físicamente, al mismo tiempo que viajas

psicológicamente al tiempo y lugar de la narración.

Os preguntaréis el por qué de estas comparaciones entre

la literatura y el cine en estos momentos. Mucho tiene que

ver el cómic que titula este artículo. "Historias de los

niños sobrenaturales" es un tebeo de terror, misterio e

intriga que tiene una versión audiovisual, que aunque está

muy bien hecha, no consigue llegar a transmitir la cercanía

y el vínculo que logran las páginas entintadas.

Sumergiéndonos un poco más en el texto de Luis

Bleinstein y los dibujos de Ramón Trigo, es imposible no

comenzar haciendo hincapié en su negrura. Negra su

portada, solapa y contraportada, negras sus palabras,

trazos y miradas, negras las vidas de sus protagonistas

marcadas por la espera, la ambición, la envidia y la

muerte. El negro lo cubre todo, salvo los huecos en los

que el blanco es necesario para dejar ver lo que esconde

la oscuridad.

Pero no todo es negro. El blanco, desde mi punto de

vista, equilibra las historias y los ambientes y es el color

de los personajes, unos niños, que son los narradores

indirectos o directos de cuatro historias que están unidas

entre sí. Cuatro niños que son especiales y diferentes,

aunque en el fondo les gustaría no ser tan especiales ni

diferentes. Unos niños que se encuentran en sus sueños y

que tienen un poder o capacidad sobrenatural. Axel:

26

"En una ocasión alguien le regaló una orquídea y Nolan un

pequeño saquito de oro… Para Axel era fácil hacer lo que

la gente le pedía: sólo tenía que sedear que ocurriera."

Y, sin embargo, Axel no puede hacer que se cumplan sus

propios deseos y sufre por la muerte de su madre y la

depresión de su padre.

Fanny es una niña de enormes ojos y mirada ausente que

es capaz de ver lo que piensan los demás, pero es

atrapada por un ajuste de cuentas entre un empresario y

un mafioso:

El señor Mano: "Ahora recuerda lo que hablamos. Quiero

que mires dentro de él como lo hacías conmigo, y me

digas dónde ha escondido este maldito cerdo mi maletín."

Fanny:"No puedo. No puedo."

El señor Mano: "¿qué pasa? Pensé que habías entendido."

Fanny: "No puedo hacerlo porque él no tiene ojos. Sin sus

ojos yo no puedo ver nada."

Chico es un niño regordete y de camiseta a rayas que

convive con un hombre manco con una historia de amor

traicionado, asesinato y fuga que ahora es su familia.

Chico posee el don de predecir el futuro, pero con un

handicap:

C h i c o : " C i n c o … C u a t r o … Tr e s … D o s, u n o …

Ahora." (Comienza a llover)

Nick: "Has vuelto a hacerlo. ¿Cuánto crees que va a

durar?

Chico: "Ya sabes que puedo decir el momento en que

comienza, pero nunca el final."

Título: Historias de los niños

sobrenaturales

Autores: Luis Bleinstein (guión) /

Ramón Trigo (dibujo)

Editorial: Edicions de Ponent

Fecha de edición: septiembre de

2007

92 páginas (b/n) – 15 €

27

Por último, Cora es el cuatro niño de esta historia, aunque

no queda demasiado claro cuál es su habilidad especial.

Sin embargo, al igual que el resto de los infantes, su

pasado y su presente se mezclan con venganzas,

asesinatos y fugas. En este caso, Con una terrorífica

historia de ajustes de cuentas entre dos familias

enfrentadas desde hace años y años.

La "Historia de los niños sobrenaturales" no llega a ser

un libro de terror espeluznante y directo a los rincones

más inseguros de nuestra conciencia. Pero su ritmo

pausado, la inocente mirada de los chiquillos, las muertes

por desamor, rabia, venganza y el estupendo trabajo del

dibujante Ramón Trigo, nos puede llegar a calar hasta los

huesos como en una tarde de primavera que comenzó

cálida y soleada, pero finaliza tormentosa y fría.

Filed under: Artes, Cómic, Granite & Rainbow, Proyectos Literarios, Uncategorized Tagged: comic, Granite & Rainbow, literatura, Luis Trigo, textos propios


Sobre esta noticia

Autor:
Ucronias (9 noticias)
Fuente:
ucronias.org
Visitas:
3872
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.