Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

La historia de Fan Zhongyan de la Dinastía Song

04/10/2010 16:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un día, el alquimista enfermó gravemente y le pidió a alguien que buscara a Zhongyan. Dijo a Fan: "Tengo una receta de alquimia secreta

Secret China

Durante la dinastía Song del Norte, cuando el joven Fan Zhongyan (célebre erudito y funcionario en la dinastía Song) aún estudiaba a Suiyang, conoció a un alquimista.

Un día, el alquimista enfermó gravemente y le pidió a alguien que buscara a Zhongyan. Dijo a Fan: “Tengo una receta de alquimia secreta. Mi hijo es joven aún y no puedo enseñarle el arte de la punta de oro. Me gustaría que me ayudara a guardarla.”

El alquimista la guardó en un paquete junto con un jin (alrededor de una libra) de platino que había fabricado con alquimia, le entregó el paquete a Fan, luego murió.

(Wikimedia Commons)

Años más tarde, Fan llegó a ser un funcionario cuyo papel era proporcionar críticas y sugerencias al gobierno. Fue con el hijo del alquimista y le dijo: “Tu padre poseía la técnica de la punta de oro. Cuando murió, eras muy joven y me dio la receta secreta para que la guardara para ti. Ahora, que eres mayor, debo dártela.” Enseguida, tomó el paquete que contenía la receta así como el jin de platino que diera a su hijo el alquimista. El sello estaba intacto señal de que el paquete nunca había sido abierto.

El hijo de Fan Zhongyan, Fan Churren, siguió así la firmeza de su padre. Al gobernar Luoyang, trajo la felicidad a su comunidad gracias a su integridad moral y su honestidad. Gracias a su manera de gobernar: “nadie se apropiaba de lo que encontraba en el camino, ninguna familia cerraba su puerta en la noche” (registrado en la literatura histórica).

Hay una historia del tiempo del gobernador Fan. En Baisimapo, un anciano estaba sentado a la sombra contra la pared, alguien vino y le dijo: “Robaron la ternera amarilla de su familia”. Al escuchar esta noticia, el anciano se quedó sentado. No se movió para nada ni pronunció ninguna palabra. Un instante después, otra persona se presenta y le dice otra vez de la pérdida del ternero. El anciano le dijo con calma: “No es necesario buscarlo. Debe ser alguien que quiso hacer una broma y lo escondió”. Los pobladores que pasaban por ahí lo encontraron raro y preguntaron al anciano: “Señor, su familia perdió un ternero. La gente se lo ha dicho varias veces, ¿no se preocupa?” El anciano les respondió con una sonrisa: “Desde que el Sr. Fan vive aquí, ¿quién quiere convertirse en ladrón? No es posible.” Un momento después, el ternero apareció de nuevo, como él esperaba.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (981 noticias)
Visitas:
2530
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.