Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

La historia que convirtió a García Márquez en sospechoso de la ley

20/10/2009 23:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor colombiano habría sido espiado durante 20 años por los servicios secretos mexicanos. Así lo informó el diario El Universal. Según archivos desclasificados, el novelista dirigía una ONG cuyo fin habría sido apoyar a grupos guerrilleros

Entró en la embajada custodiado por un grupo de amigos. El gobierno colombiano lo vinculaba con el movimiento guerrillero M-19 y Gabriel García Márquez temía por su vida. El 25 de marzo de 1981 pidió asilo en la delegación de México. Al otro día voló al DF, donde lo esperaban amigos y un gran número de periodistas. Confundido entre ellos, había un personaje oculto: un agente de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la policía secreta mexicana, que le seguía los pasos desde los años 60.

"En una breve entrevista al bajar del avión -reportó el agente- dijo que él había pedido en la Embajada de México en Bogotá protección para él y su familia, pues él sabía de una orden de aprehensión expedida por el Ministerio Militar de ese país, pues se le conectaba con cargamento de armas". La DFS espió a García Márquez durante dos décadas, según publicó el domingo el diario mexicano El Universal. Los archivos desclasificados revelan que el escritor fue seguido entre 1967 y 1985. Y que era considerado un "agente de propaganda" de la revolución cubana.

La publicación de estos archivos inéditos coincide con el lanzamiento en español de García Márquez: el mago, la esperada biografía del británico Gerald Martin. Una investigación de 20 años que retrata, entre otras cosas, su "fascinación" por el poder y los poderosos.

En la edición de ayer, El Universal publicó nuevos documentos, que vincularían a García Márquez con la guerrilla y el contrabando de armas.

El escritor colombiano vivió y trabajó en México desde los 60. Allí escribió Cien años de soledad. En 1981 volvía famoso pero pidiendo asilo. Un año antes de recibir el Nobel, ya era una celebridad: amigo de Fidel Castro y del dictador panameño Omar Torrijos, se convirtió en actor político.

En 1978 fundó Habeas, una ONG para la defensa de los DDHH en América Latina. Financiada inicialmente con sus derechos de autor, en ella colaboraban Julio Cortázar y Ernesto Cardenal, entre otros. En 1979 incluso, García Márquez se reunió con los Reyes de España para hablarles de Habeas. "Escucharon con mucha atención", dijo entonces.

Entró en la embajada custodiado por un grupo de amigos. El gobierno colombiano lo vinculaba con el movimiento guerrillero M-19 y Gabriel García Márquez

Pero según la DFS, el fin de Habeas era "proteger, apoyar económicamente, proporcionar asesoría legal y medios para que se desenvuelvan las personas con ideología marxista-leninista que, por su participación en grupos de guerrilleros, terroristas e ideólogos, se escudan bajo el concepto general de perseguidos políticos". La sospecha era que el autor, hacia fines de los 70 o principios de los 80, estaba vinculado al tráfico de armas que salía de Cuba a Colombia.

Su cercanía con Castro mantenía atentos a los espías. Según la agencia, al escritor lo iba a buscar un jet ruso: "Este avión fue enviado a México a recoger especialmente a Gabriel García Márquez (...), por instrucciones personales de Fidel Castro Ruz, para que esté presente en los festejos del 1 de mayo en La Habana".

Finalmente, García Márquez no tuvo problemas para quedarse en México, pero nunca recibió asilo: no se acreditó que fuera perseguido.

"ERA MUY SOLICITADO"

Exiliado en México en los 70, Germán Marín trabajó con García Márquez: le escribía discursos y prólogos. Una vez estuvo a punto de representarlo: el PC italiano lo había invitado a un acto y él no podía viajar. "Iba a ir yo. Iba a leer un discurso suyo, pero que había escrito yo mismo", recuerda Marín. El viaje no se concretó, pero Marín relata que el colombiano "era muy solicitado. Estaba siempre en contacto con políticos, pero siempre de manera oficial. Era cercano al MIR: parece que les pasaba plata. Pero nunca lo vi en algo conspirativo".

La biografía de Gerald Martin atestigua el contacto de García Márquez con la política. Por ella desfilan desde Castro -de quien se propuso ser amigo- hasta Felipe González y Bill Clinton. "Sí, está obsesionado con el poder, pero no hay que caer en la superficialidad. El poder ha fascinado a muchos grandes autores, a Shakespeare, por ejemplo. Quieren entender los resortes que mueven el mundo".


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
6410
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.