Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Hipeventilación: respiración excesiva que requiere tratamiento físico o psicológico

27/09/2009 07:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sorrespiración, falta de aliento, circunstancias y cómo acontece, síntomas, recomendaciones, relajamiento, cuándo llamar al médico,

HIPERVENTILACION: RESPIRACION EXCESIVA QUE REQUIERE TRATAMIENTO FÍSICO O PSICOLÓGICO

La hiperventilación es una respiración excesiva por encima de las necesidades de nuestro cuerpo. Surge por respirar rápida y profundamente; hiperrespiración (sobrerrespiración); respirar superficialmente con falta de aliento; tomar grandes bocanadas de aire o respirar en forma acelerada.

Cuando hiperventilamos, el equilibrio entre el O2 y el CO2 se rompe: los niveles de O2 se incrementan y los de CO2 disminuyen. El equilibrio en los pulmones de ambos gases influye directamente en sus proporciones en sangre y, en consecuencia, suceden dos circunstancias:

a) La falta de CO2 en la sangre es detectada por el cerebro, que de inmediato intenta remediar esta situación. La mejor y más rápida manera de conseguirlo es reduciendo el impulso de respirar, de manera que bajen considerablemente las cantidades de O2 inspiradas y de CO2 expiradas.

Notamos, así, que nuestro cuerpo hace un esfuerzo para respirar mucho menos, pareciendo que se niega a hacerlo al mismo ritmo que veníamos teniendo. Lo más común es que nos empeñemos a respirar más, lo que se traduce en que el desequilibrio entre O2 y CO2 no vuelve a su estado normal, sino que se mantiene o incluso se agrava. En tanto, es posible que el cerebro se esfuerce todavía más para que respiremos menos, e incluso, si lo considera necesario, detiene nuestra respiración para equilibrar el intercambio de O2 y CO2.

Es Normal que nos asustemos, especialmente si no sabemos por qué ocurre. Mientras respiramos más de lo necesario, nuestro cuerpo reacciona dificultándonos la respiración, de tal manera que sentimos la sensación de ahogo. Este fenómeno no es en absoluto peligroso, aunque puede vivirse como bastante desagradable.

b) Los descensos del nivel de CO2 en sangre, producen una alteración del pH de nuestra sangre.

Un correcto equilibrio de los dos gases en la sangre hace que el pH (medida de la acidez o basicidad de hidrógeno) se mantenga constante para cumplir sus funciones de una manera óptima. Si el equilibrio se rompe, la sangre se vuelve alcalina. Entonces, se experimenta:

-hormigueo;

-rampas (músculos descompensados);

-mareos;

-sensaciones de frío o calor;

-tensión muscular;

-piernas débiles;

-dificultades de visión;

-palpitaciones;

-temblores.

Estas síntomas, si bien son molestos, no indican peligro ni que algo funcione mal en nuestro cuerpo.

Recomendaciones

Si es la primera vez que sucede, hay que acudir al médico para detectar si se debe a una enfermedad física o es producto de la ansiedad.

Para aumentar la cantidad de CO2 en los pulmones, se debe procurar que la respiración se vuelva regular y no acelerada, respirar lentamente y de modo menos superficial. Se puede respirar con los labios fruncidos, o taparse la boca y una fosa nasal respirando por la que queda destapada. También realizar cualquier actividad relajante.

S I el médico considera que la hiperventilación es por ansiedad, estrés o pánico, se pueden elevar, en el propio hogar, los niveles de dióxido de carbono en la sangre, con lo cual acabarán la mayoría de los síntomas.

Hay varias formas de relajar la respiración:

  1. en lo posible, contar con un familiar o amigo que transmita tranquilidad;
  2. tomar menos oxígeno a través de labios fruncidos, cubriéndose la boca y una fosa nasal;
  3. en situación de ansiedad o pánico, se precisa atención psicológica o psiquiátrica;
  4. es aconsejable aprender ejercicios respiratorios que ayuden a relajarse y respirar desde el diafragma y el abdomen, en lugar de hacerlo desde la pared torácica;
  5. contribuyen las técnicas de relajación de manera regular, como la relajación muscular progresiva o la meditación, a la vez que el ejercicio de manera regular.

Si estos métodos no previenen la hiperventilación, el médico puede recomendar un medicamento beta bloqueador.

Cuándo llamar al médico

· Si se respira rápidamente por primera vez.

· Presencia de dolor, fiebre o cualquier sangrado.

· Cuando la hiperventilación continúa o empeora, incluso con tratamiento en el hogar.

· Si surgen otros síntomas descompensatorios.

Fuentes: Clark, D.C. y Salkovskis, P.M. (1987). Cognitive treatment for panic attacks: Therapist's manual.Oxford, Reino Unido.

Linda Vorvick, MD, Seattle Site Coordinator, Lecturer, Pathophysiology, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington School of Medicine, EE.UU..

Universidad de Maryland, EE.UU


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
4885
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.