Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Pedro Galo Aguilar escriba una noticia?

Hipertensión arterial y nutrición

04/11/2009 09:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la mayor parte de los casos la hipertensión arterial se debe a un déficit de nutrientes causado por una alimentación deficiente o inadecuada, al sedentarismo, al estrés, al entorno vital, al estilo de vida y al carácter

RECOMENDACIONES GENERALES

Aliméntese de forma equilibrada y haga algo de ejercicio a diario (pasee una hora, por ejemplo).

Adelgace. Debe evitarse el sobrepeso y la obesidad.

Recuerde que el exceso de grasa y colesterol influyen negativamente sobre la presión arterial empeorando además la arteriosclerosis.

Reduzca la ingesta de sodio. Y eso incluye disminuir el consumo tanto de la sal de mesa como de los alimentos que contienen sodio de manera encubierta ya que aumentan la retención de líquidos favoreciendo la edematización y el incremento de la presión arterial. Utilice sal vegetal.

Aumente la ingesta de vegetales crudos y frutas en general ya que ello contribuye a equilibrar la tensión arterial. Las cebollas y los ajos son especialmente útiles.

Evite el consumo de alcohol, café, tabaco y sustancias excitantes.

Recuerde que una dieta rica en fibra previene la hipertensión.

Limite o suprima el consumo de azúcar e hidratos de carbono refinados pues aumentan la retención de sodio e incrementan la secreción de catecolaminas lo que desencadena hipertensión.

Asegúrese de mantener unos niveles adecuados de magnesio.

Sepa que la deficiencia de ácidos grasos poliinsaturados también contribuye a la hipertensión.

Evite el agua clorada y el agua con gas. Ambas favorecen la hipertensión y destruyen la vitamina E, sustancia indispensable para la actividad cardiaca.

Cocine preferiblemente al vapor y al papillote. No fría nunca las comidas. -El yoga, el tai-chi, la meditación y las técnicas de relajación son muy eficaces para reducir la presión arterial.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS

Frutas, verduras y hortalizas en general. Cuando abundan en la dieta mantienen la presión arterial en los límites adecuados por su riqueza en vitaminas, minerales y oligoelementos.

Aceite de oliva. Previene y mejora la hipertensión arterial además de ayudar a reducir los niveles de colesterol "malo" (LDL).

Aceites de semillas, frutos secos, aguacate y aceites de pescado. Son fuentes de ácidos grasos esenciales. Los aceites de pescado, sobre todo, ayudan a impedir el aumento de la presión arterial siendo tan eficaces como los beta-bloqueantes.

Acelgas, zanahorias, cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza y setas. Por su alto contenido en potasio.

Ajos y cebollas. Tienen efecto vasodilatador e hipotensor aunque es aconsejable tomar cierta cantidad para que este efecto se produzca. El mecanismo de acción se centra en su actividad sobre el sistema nervioso autónomo, su actividad hipolipemiante y su elevado contenido en azufre.

Algas, peces de mar y mariscos y arroz integral. Son fuentes importantes de yodo.

Algas, semillas germinadas de soja, alfalfa, trigo sarraceno, arroz integral y hojas de rábano. Son ricos en germanio, sustancia que ayuda a controlar la hipertensión.

Apio. Es diurético y vasodilatador por lo que contribuye a normalizar la presión arterial. Contiene 3-N-butil ftalido que le confiere el aroma y contribuye a disminuir la hipertensión.

Berza, col rizada y hojas de nabo. Son buenas fuentes de calcio.

Calabaza. Es rica en potasio y contiene poco sodio.

Cereales integrales, frutos secos (no salados), sésamo y levadura de cerveza. Buenas fuentes de magnesio.

Legumbres. Contienen potasio, magnesio, calcio, fibra y muy escasa cantidad de sodio por lo que están especialmente indicadas en la hipertensión.

Limón. Contiene bioflavonoides.

Pera. De reconocida acción diurética. Rica en potasio y yodo.

Pomelo. Es protector de las arterias además de diurético y fluidificante de la sangre.

Uvas. Ricas en elementos antioxidantes (proantocianidinas oligoméricas) que previenen la hipertensión y las patologías cardiovasculares.

COMPLEMENTACIÓN

Ácidos grasos esenciales. La ingesta de ácido linoleico provoca una acción hipotensora importante desencadenada por su actividad sobre las prostaglandinas de la serie E, sustancias que son potentes vasodilatadores.

Bioflavonoides y vitamina C. La vitamina C es un preventivo frente a la hipertensión. Además posee un claro y reconocido efecto hipotensor y reduce la agregación plaquetaria cuando se ingiere conjuntamente con vitamina E. Hay una clara relación inversa entre los niveles séricos de vitamina C y la presión arterial de los varones hipertensos. Cuanto más bajo es el nivel de vitamina C más alto es el de la presión arterial. En cuanto a los bioflavonoides son protectores de los capilares venosos y mejoran su permeabilidad contribuyendo a mejorar la hipertensión. La vitamina C mejora la absorción de los bioflavonoides.

Calcio y magnesio. La deficiencia intracelular de magnesio libre está directamente relacionada con la hipertensión. Debe mantenerse un equilibrio entre la cantidad de calcio y de magnesio por lo que deben administrarse juntos.

Coenzima Q-10. Tiene un efecto beneficioso en las enfermedades cardiovasculares y el tratamiento de la hipertensión.

Fibra dietética. Es eficaz para prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares, incluida la hipertensión. Las mejores son las que forman geles hidrosolubles como la pectina de manzana, el salvado de avena, las semillas de zaragatona y la goma guar.

Germanio. Coadyuva en el tratamiento de la presión sanguínea.

Yodo. Su deficiencia favorece la aparición de hipertensión. Se puede dar a través de la alimentación.

Potasio. La escasez de potasio produce la retención de sodio en el interior de la célula lo que a su vez hace que se acumule líquido y aumente la presión sanguínea. Sin embargo, es una sustancia cuyo manejo debe hacerlo sólo un profesional ya que su utilización inadecuada puede provocar graves consecuencias.

Vitamina E. Contribuye a disminuir la tensión arterial elevada. Evita la formación de coágulos ya que imposibilita la liberación por parte de las plaquetas del tromboxano A2 impidiendo la agregación plaquetaria. También reduce el colesterol (aunque en un principio puede provocar un ligero aumento en corto espacio de tiempo consigue normalizarla).

Bromelaina. Es un inhibidor de la agregación plaquetaria.

Proantocianinidas oligoméricas. Son reconocidas sustancias antioxidantes con la peculiaridad de actuar protegiendo el colágeno, elemento estructural de los vasos sanguíneos.

Betacarotenos. Tienen un papel fundamental en la prevención de las patologías cardiacas y arteriales. -En cuanto a la fitoterapia, podemos encontrar multitud de plantas con efectiva y reconocida actividad hipotensora como el espino blanco, el olivo, el muérdago, la pervinca, la agripalma y el crisantelo.


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Pedro Galo Aguilar (54 noticias)
Visitas:
4309
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.