Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Hiperhidrosis: sudor excesivo que condiciona la vida social

13/09/2009 01:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Trasnpiración en cualquier circunstancia. Manos, axilas, rostro y cráneo empapados de sudor. Tipos de glándulas suporíferas. Causas de este trastorno y características. Tratamiento.Recomendaciones

HIPERHIDROSIS: SUDOR EXCESIVOQUE CONDICIONA LA VIDA SOCIAL Sólo se suda con la práctica de algún deporte o ante un calor desmedido, pero hay personas cuya transpiración es muy intensa en cualquier circunstancia. Sus manos, axilas, rostro y cráneo aparecen empapados, hasta el extremo de que el sudor es para estas personas una traba que condiciona su vida social, laboral y afectiva. La hiperhidrosis es un trastorno traumático para quienes lo padecen y no se vincula con una higiene deficiente.

Sudor

Es un líquido compuesto por agua, sales minerales y otras sustancias, producido por las glándulas sudoríparas, situadas en el tejido subcutáneo por debajo de la dermis.

Hay tres tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas, apocrinas o apoecrinas.

Las ecrinas Son las que más participan en la termorregulación, distribuyéndose por toda la piel excepto en los labios menores, clítoris, labios y conducto auditivo externo. Las zonas con mayor profusión son el dorso de la mano y las yemas de los dedos, donde existen hasta setecientas glándulas por centímetro cuadrado.

El cuerpo humano dispone entre tres y cuatro millones de estas glándulas.

Las apocrinas Segregan un fluido denso y se localizan en axilas, pezones, periné, alrededor del ano y en el conducto auditivo externo. Son las responsables del olor corporal de cada persona. Tienen relación con causas emocionales como la ansiedad o el estrés.

Las Apoecrinas tienen características intermedias entre las dos anteriores, encontrándose fundamentalmente en las axilas.

Causas

Sudar es una necesidad fisiológica cuando hace calor. Los humanos, mantenemos nuestra temperatura constante dentro de unos límites por el metabolismo y la existencia de mecanismos termorreguladores, que ajustan las fluctuaciones de calor y frío del organismo. Participan el sistema nervioso, el aparato cardiovascular y el endocrino.

La función del sudor es regular la temperatura corporal; al evaporarse de nuestra piel reduce el exceso de calor. También interviene en la eliminación de sustancias nocivas para la salud. Normalmente sudamos algo más de un litro al día en condiciones de reposo, llegando a un litro por hora si realizamos algún ejercicio. No obstante, esta cantidad no es estable a lo largo de la vida, ya que los niños y los ancianos sudan menos que los adultos.

Las fibras del sistema nervioso simpático, que regula las funciones automáticas como la sudoración, el pulso, la respiración y la salivación, no están suficientemente desarrolladas en la infancia y se van perdiendo a medida que envejecemos.

Factores externos como la temperatura ambiente y la humedad también influyen.

Trastornos

La hiperhidrosis puede ser generalizada, sistémica o localizada.

La sistémica Se observa en muchas circunstancias: embarazo, obesidad, menopausia, ansiedad, hipertiroidismo, consumo de alcohol o de opiáceos y en muchas enfermedades, como tumores e infecciones.

La Localizada, denominada emocional, es la más problemática, desencadenada por estímulos estresantes y emocionales. Afecta a las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas y a la región craneofacial. Se ignora su causa y se piensa que es una hiperactividad del sistema vegetativo simpático. Se manifiesta en la infancia y persiste casi siempre durante toda la vida.

En la mitad de los casos hay un factor de tipo emocional, aunque puede generarlo el calor, el ejercicio físico o la alimentación. La hiperhidrosis localizada desaparece por la noche.

En la afección plantar origina mal olor, ampollas, maceración de la piel, infecciones locales, micosis y deteriora las medias y el calzado. La axilar humedece la zona, la irrita, también produce mal olor y estropea la ropa.

La craneofacial se caracteriza por una sudoración excesiva de frente y cara y surge tras un estrés mínimo.

La hiperhidrosis palmar es un problema social para el que la sufre, sobre todo las formas graves. Las personas afectadas pueden volverse retraídas, evitan dar la mano e incluso llegan a rehuir la vida social.

Tratamiento

El tratamiento no es fácil. En casos leves se recurre a productos de farmacia, de droguería, de aplicación local en axilas o en pies. Se utilizaron medicamentos anticolinérgicos por vía oral, pero por sus efectos secundarios (retención urinaria, visión borrosa, sequedad de boca) fueron abandonados.

Ahora se usan preparados como el cloruro de aluminio hexahidratado en solución alcohólica, sobre todo en la forma axilar, aunque irrita la piel. El ácido tánico, el glutaraldehido y la formalina al 1% son eficaces aplicados localmente, pero utilizados durante mucho tiempo producen hiperpigmentaciones de la piel (la oscurecen)

La toxina botulínica produce un bloqueo de la transmisión nerviosa, se inyecta subcutáneamente y la sintomatología remite en una semana; sin embargo, tiene el inconveniente de que reaparece al cabo de unos meses.

Además, se pueden tratar quirúrgicamente las formas severas de este trastorno en manos, axilas y región craneofacial. La intervención es una simpatectomía torácica mediante endoscopia, y consiste en la sección de algunos nervios y ganglios de la cadena simpática torácica. Es eficaz y requiere una hospitalización de 24 horas. La mortalidad es nula y las complicaciones escasas.

El resultado de esta operación es satisfactorio en el 95% de los casos, mientras que en el 5% restante hay recidiva o fracaso, que se atribuye a una insuficiente extirpación de un ganglio.

Recomendaciones
  • Utilizar ropa de algodón, medias y zapatos porosos;
  • afeitarse el vello axilar;
  • evitar el café, alcohol y especies picantes;
  • beber agua cuando se transpira es una necesidad.

Fuente: Universidad de Gestalt, México


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
18159
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.