Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Hijos maltratadores

22/08/2013 17:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace poco un padre español estuvo a punto de entrar en prisión denunciado por su hija adolescente por darle una bofetada para calmarla después de que ella destrozara la vivienda porque no le compraba un teléfono móvil para sustituir al que se la había averiado.

El fiscal pedía la cárcel, pero un juez con sentido común se negó a dictar una condena tan dura. No, los juecces así no abundan.

Caminamos rápidamente hacia una sociedad desequilibrada en la que un hijo puede pegarle a un padre o destrozar la casa familiar, y el padre no puede darle una bofetada para que se serene porque si el hijo lo denuncia el padre irá a la cárcel de tres meses a un año.

La vieja doctrina de que una bofetada puede corregir las irracionales iras adolescentes se castiga ahora con el artículo 153 del Código Penal sobre violencia doméstica: padres a prisión.

Cada día son más comunes los malos tratos de los hijos a los padres, estimulados por la pedagogía buenista que quiere imponer coercitiva y moralmente la idea de que todo joven monstruo es un buen salvaje que se autoeducará.

Para enfrentarse a una legislación similar a la española, de hecho aquí somos imitadores, en hogares y escuelas estadounidenses han encontrado una solución radical.

En cuanto un adolescente o niño se emberrinchan en casa o en un colegio, los padres o profesores llaman a la policía; no los tocan y así evitan la cárcel como maltratadores o pederastas, acusación ésta muy común.

Aparecen unos agentes como armarios que esposan al revoltoso-revoltosa, a veces de poco más de tres o cuatro años, y se lo llevan a la comisaría para entregárselo a un juez, que lo envía a una prisión para menores.

Un desastre social que le debemos a los pedagogos que ven en todo menor violento el buen salvaje de Rousseau, ese que cultivaron en Francia a principios del XIX para ser perfecto, y que terminó en la guillotina por multiasesino.

------

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
5732
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.