Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Googleiz escriba una noticia?

¿Su hijo se distrae fácilmente?

28/11/2010 23:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estos niños están en constante movimiento, pero esto no es algo que deba preocupar a los padres en lo absoluto

Su hijo se distrae fácilmente, se obsesiona por algún pasatiempo, es temperamental, creativo, brillante pero aprende de manera diferente que el resto de sus hijos o de sus compañeros, le agota y le sorprende, es un reto su crianza? No se preocupe, seguramente se trata de un niño lleno de vida, de gran inteligencia, de elevado espíritu y de energía desbordante. Sin duda se trata de un niño de gran inteligencia, pero con ciertas características temperamentales que pudieran aparecer como extremas en comparación con las de otros niños. Recuerde, los niños no son como los insectos, así que no pueden ser fácilmente clasificados, las características y descripciones individuales son meramente herramientas que le pueden ayudar a comprender cómo es su hijo. No se debe etiquetar jamás a un niño pero sí debemos comprender que cada ser humano es único y especial y necesita ser tratado como tal y los padres debemos desarrollar ciertas habilidades y aprender estrategias específicas para poder brindar a cada uno de los hijos un espacio de aprendizaje, comprensión, amor, respeto y, sobre todo, un lugar en donde se sienta aceptado como es, seguro y muy feliz.

La doctora Mary Sheedy Kurcinka, autora de libro ‘Raising Your Spirited Child', explica en su obra que se trata de niños más intensos, persistentes, sensibles, perceptivos, que no se sienten cómodos con los cambios en comparación con otros niños. "Los retos que estos niños presentan provienen de sus características temperamentales, pero no todos ellos demuestran tener las mismas, aunque cada uno posee suficientes de ellas como para sobresalir en medio de cualquier grupo", señala.

Estos niños son más intensos que los demás y lideran sus grupos, adicionalmente suelen ser más bulliciosos o más callados e introvertidos, pero sus reacciones frente a la vida y sus emociones son siempre muy poderosas. No hay nada que pase desapercibido para estos muchachos y, por ello, muchas veces pudieran enviar mensajes de que su intensidad es una fuerza negativa. Sin embargo, es todo lo contrario, cuando se los comprende y se aprende a manejar esa intensidad, ellos se convierten en personas entusiastas, apasionadas y ambiciosas que buscan su progreso y el bien común. Estos niños necesitan aprender a darse cuenta de cuándo su intensidad pudiera ir demasiado lejos y, para ello, los padres deben proporcionarles actividades variadas e interesantes y usar siempre el buen humor para ayudarles a calmarse y a poder comprender lo que está sucediendo.

Sin duda son también más persistentes que el resto de niños y suelen enajenarse con ciertas actividades, concentrándose en ello por horas. El lado bueno de estas características es que cuando se enfocan y demuestran compromiso y determinación para conseguir algo, su persistencia es digna de admiración y se debe valorar su habilidad para este hiperenfoque en algo que pudiera ser de gran beneficio. Sin embargo, no hay duda de que para los padres de niños tan persistentes, las cosas pueden ser difíciles. Se presentan una serie de luchas de poder porque no es tan fácil conseguir que estos niños cambien de idea o de actividad y lograrlo se convierte en una verdadera hazaña. Lo mejor es usar todas las habilidades de comunicación posibles para resolver los problemas que su persistencia pudiera desencadenar.

Otra de sus características es ser excesivamente sensibles y, a menudo, muy conectados con su medioambiente, los sonidos, los olores, las luces, las texturas, la tensión que se pudiera sentir en cualquier situación. Estos niños suelen darse cuenta de inmediato si sus padres están enojados, incluso cuando están tratando de disimularlo. Su sensibilidad es de tal naturaleza que pueden echarse a llorar en medio de la muchedumbre si visualizan algo que les parece triste, injusto o hasta irracional. Estos niños de alto espíritu son los sensores del mundo, sus amistades son profundas y duraderas; pelean por la justicia y muchas veces sobresalen en los campos artísticos.

Pero necesitan saber que sus habilidades son apreciadas. Los padres pueden ayudarles mucho si les enseñan a describir sus sensaciones y sus emociones y a reconocer cuándo se están sintiendo demasiado estimulados para de esta manera evitar situaciones conflictivas.

También son más perceptivos que otros niños en relación con lo que sucede a su alrededor: la gente, las conversaciones, los animales, los colores, aunque esto los torna distraídos y hasta dispersos.

Esto no significa que estén sufriendo de un déficit de atención pues pueden muy bien enfocarse en cualquier tarea cuando están interesados en hacerlo.

Estos niños tan perceptivos tienen sus sentidos muy desarrollados, "ojos de águila", con una habilidad para observar las cosas que otros no logran ver. Suelen ser bastante más sabios de lo que se espera de ellos en base a su edad.

Sin embargo, los padres y maestros deben ayudarles a descifrar la abundante información que es siempre de su interés porque de lo contrario pudieran perder el enfoque y no lograr concentrarse. En estos casos lo mejor es enviarles mensajes sencillos y limitar el número de instrucciones que se les dé.

Pero algo que sí incomoda mucho a estos chicos son los cambios. Los niños de espíritu elevado (spirited kids) tienden a tener problemas con la adaptación a situaciones nuevas. A menudo detestan las sorpresas y odian las transiciones (algo muy importante a tener en cuenta cuando sus hogares son de padres separados y tienen que compartirlos). Para evitar estas situaciones es conveniente siempre que los padres planifiquen de antemano y alertan a sus hijos sobre lo que está por venir, dándoles siempre el tiempo necesario y suficiente para poder acostumbrarse a la idea de cualquier cambio en sus actividades y en su vida cotidiana.

Los niños de elevado espíritu tienen más energía desde el amanecer hasta el anochecer, manteniendo su actitud de descubrimiento, de exploración y de búsqueda de diversas actividades diarias. Estos niños están en constante movimiento pero esto no es algo que deba preocupar a los padres en lo absoluto. Lo que ellos deben hacer es ayudarles a planificar esa alta energía, por ejemplo, cuando deben ir en un carro por horas sin parar es para ellos una tortura física porque les cuesta mucho permanecer inmóviles en una misma posición, así que habrá que planificar mejor esas situaciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Googleiz (838 noticias)
Visitas:
5774
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.