Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bel Rossiñol escriba una noticia?

La hermana del señor cura

28/07/2010 11:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Anónima, eficaz, polifacética, sacrificada y perpétua. Esta figura gris que pocas personas conocen, es la que permite que el señor cura vaya impecable, bien alimentado y bien servido

¿Que sería del señor Ecónomo, de muchas parroquias situadas en el campo, o en una montaña, y lejos de la ciudad, del bullicio y las comodidades mundanas? Dicen que hay crisis, y pocas vocaciones, no lo dudo. Pienso que un alto índice de causas es la posible extinción de sacrificadas hermanas.

Personitas aún muy jóvenes, cuando su hermano entra en el Seminario, para iniciar una carrera que durará doce años, ya renuncian, a los bailes, trapitos de moda, paseos con las amigas, viajar... Y renuncian sobre todo a amar y ser amadas, a casarse y tener hijos... Una vida anónima, extremadamente sacrificada, y solitaria..

Hermana, consejera, secretaria, psicoanalista, enfermera, cocinera, criada... Cumpliendo a rajatabla unos votos de pobreza, castidad, y obediencia que no pronunció

La hermana del señor cura, lava, cocina, cose, hace las compras, mantiene la vivienda impecable para que su hermano, solo tenga que preocuparse de salvar almas, y también cuida del templo, que los bancos estén limpios y ordenados, que nunca falten flores o bonitas plantas... Y administra las cuentas sin quedarse con nada; a veces intercede ante su hermano para lograr favores que quizá no conseguirían algunos feligreses si los pidieran directamente, o para restablecer la paz entre las familias divididas... Hermana, consejera, secretaria, psicoanalista, enfermera, cocinera, criada... Como una monja de clausura: sin libertad, cumpliendo votos de pobreza, obediencia y castidad no pronunciados, dando la cara, aunque sea en segundo plano, porque la cara que tiene que brillar de verdad, es la del reverendo. Su única recompensa, la satisfacción del deber cumplido, un deber que se impuso ella misma, quizá a instancias de su madre o padre, y que ejecutará ejemplarmente y gratis hasta la muerte de uno de los dos.

¡Como admiro y respeto a la hermana del señor cura!


Sobre esta noticia

Autor:
Bel Rossiñol (46 noticias)
Visitas:
2648
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.