Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Hepatitis C: una enfermedad crónica que puede tratarse

15/09/2009 16:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Inflamación del higado, síntomas, transmisión, autocuidado, tratamiento, Interferón,

HEPATITIS C: UNA ENFERMEDAD CRONICAQUE PUEDE TRATARSE

Es una inflamación del hígado que causa sensibilidad al tacto.Puede ser originada por beber demasiado alcohol, abusar de drogas y usar ciertos medicamentos. Muchos virus también pueden causar esta afección.

Existen dos clases principales de hepatitis: aguda y crónica. El primer síntoma de una hepatitis aguda es la inflamación súbita del hígado y el cuadro se acompaña de náuseas, vómitos, fiebre y dolores en el cuerpo. Puede suceder que la persona no tenga síntomas. La mayoría de la gente se repone de la inflamación aguda en unos pocos días o semanas. Sin embargo, cuando la inflamación no desaparece, la enfermedad se torna crónica.

HígadoEl hígado ayuda a descomponer productos de desecho que están en la sangre. Cuando se inflama no cumple con esta misión.Si este órgano no funciona adecuadamente, un producto de desecho en la sangre, llamado bilirrubina, comienza a acumularse tanto en la sangre como en los tejidos.La bilirrubina hace que la piel de la persona con hepatitis tome un tinte entre amarillo y anaranjado. Esto se llama ictericia. El paciente también puede experimentar comezón, náusea, fiebre y dolores corporales.

Varios virus se predisponen a infectar el hígado. Cada virus de la hepatitis se ha nombrado usando una letra del alfabeto. Existen tres tipos principales: hepatitis A, B y C. Esta última usualmente se transmite a través del contacto con productos derivados de la sangre; como por ejemplo un pinchazo accidental con una aguja sucia (usada), el uso de drogas intravenosas y compartir agujas, o haber recibido una transfusión sanguínea antes de 1992.

Al principio, la mayoría de las personas no se sienten enfermas cuando se infectan con el virus de la hepatitis C; en tanto, el virus permanece en el hígado y ocasiona inflamación crónica del mismo.

En realidad, pueden transcurrir años sin que se experimenten síntomas de la esta hepatitis.A pesar de ello, es una enfermedad crónica y se precisa un seguimiento médico contínuo porque puede conducir a una cirrosis o un cáncer de hígado.

Muchas veces la causa de la hepatitis C nunca se descubre. Este virus se puede transmitir a través del sexo. También de una persona a otra al convivir en la misma casa. Compartir afeitadoras o cepillos de dientes puede transmitir el virus, al igual que agujas para tatuajes. Una madre se lo puede transmitir a su bebé que aún no ha nacido. Todas estas formas de contraer hepatitis C no son comunes pero pueden ocurrir.

Transmisión

Siempre que una persona tiene esta enfermedad la puede transmitir a alguien más. No debe donar sangre. Siempre debe usar un condón cuando tiene sexo y las parejas deben someterse a un control médico.

Hay que recurrir al médico si la pareja desea tener hijos. Este virus no se transmite fácilmente por medio del contacto sexual o de una madre a su bebé que aún no ha nacido; no obstante, para prevenir, la mujer debe evitar relaciones sexuales durante su ciclo menstrual, puesto que el virus de la hepatitis C se transmite con facilidad en la sangre menstrual.

Autocuidado

Se necesita una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad. Existen medicamentos como el acetaminofeno que son metabolizados por el hígado y pueden acelerar el daño que ocurre en el hígado, por lo que es importante que el paciente consulte a su médico. Se puede beber solo una cantidad mínima de alcohol, pero éste es un tema que requiere de la opinión médica.

No existe vacuna para la hepatitis C. Es posible que el médico sugiera la aplicación de las vacunas correspondientes a las hepatitis A y B para no ocasionarle más daño al hígado y porque una persona con hepatitis C está predispuesta a contraer la A o la B.

Tratamiento

Los medicamentos disponibles incluyen el interferón alfa-2ª, Interferón alfa-2b, interferón alfacón, interferón alfa 2-b más ribavirín e interferón alfa-n1.Se inyectan cada día, día por medio, o tres veces por semana durante varios meses, y en algunas oportunidades durante más tiempo. Estos fármacos no curan pero pueden prevenir problemas del hígado en el futuro.

Interferón

Antes de comenzar a tomar interferón se hace una biopsia del hígado para verificar el daño presente. Los jóvenes con enfermedad leve del hígado y menos partículas virales responden mejor al interferón.

El efecto secundario más común es sentir un estado gripal. Algunas personas que están recibiendo interferón tienen fiebre, dolores en el cuerpo y de cabeza, fatiga, irritabilidad, náusea, vómito, pérdida de sueño, trastornos del sueño o cambios en la sangre. El médico tiene que estar al tanto de estas consecuencias, ya que si se agravan debe suspenderse este medicamento.

Fuentes: Advisory Committee on Immunization Practices. Recommended adult immunization schedule: United States.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
6186
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.