Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cromosomo escriba una noticia?

Helicobacter Pylori, enemigo íntimo del sistema digestivo

23/06/2010 17:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Helicobacter pylori es una bacteria capaz de provocar una infección crónica en la superficie gástrica, resistente a diversos antibióticos, y con una enorme adaptación a la acidez, con lo que se coloniza permanentemente causando principalmente una gastritis o úlceras crónicas

LA BACTERIA : El Helicobacter pylori es una bacteria gram negativa, curva, espiriforme, muy móvil, no fermentadora, no oxidante que mide de 2.5 a 4 micras de longitud por 0.5 a 1 micra de ancho, con un mechón de flagelos en uno de sus extremos en número de 4 a 8 envainados y que le dan gran movilidad; la forma espiral es más evidente cuando se le identifica en las biopsias, pero cuando se le identifica en los cultivos la morfología es más recta y se aprecian bacterias que han perdido sus flagelos; además de que se han descrito formas redondas como cocos, habiéndose postulado tres posibilidades: una de que son formas de resistencia implicadas en la transmisión, que son formas viables pero no cultivables, o de que son formas de bacterias muertas.

Las dos características fundamentales de la bacteria para lograr un hábitat natural en la mucosa gástrica humana, es la de ser la infección bacteriana crónica mas frecuente y extendida y solo superada por el problema de las caries dentarias, y la de mostrar una enorme capacidad de adaptación a la acidez de la superficie gástrica, para lograr un micronicho de colonización permanente

Helicobacter pylori es un factor etiológico en las gastritis, las úlceras gástricas y duodenales, que cuando no es detectada puede permanecer como una enfermedad crónica, que puede dar origen al adenocarcinoma.

EPIDEMIOLOGÍA: En veinticinco años de haberse demostrado la colonización bacteriana de la mucosa gástrica humana por el H pylori, se conoce por estudios principalmente de prevalencia, que la infección es de distribución mundial, y de que indiscutiblemente se puede adquirir desde la infancia, en relación a dos factores fundamentales y de efecto inversamente proporcional y que son el nivel de desarrollo de los diferentes países y los niveles de sanidad del medio ambiente de los mismos, y como en otra patologías, a la infección por H pylori se le califica como indicador de pobreza.

Para los países en desarrollo y con condiciones no óptimas de sanidad, para sus poblaciones se reportan frecuencias en forma de tasas o coeficientes a base de prevalencias muy altas de infección en sus infantes, con cifras hasta de 70 % a 80 %; en cambio en países desarrollados y con condiciones sanitarias óptimas, la prevalencia en su población infantil es de sólo 0.5 % a 1 % para menores de diez años.

En general se reporta una prevalencia para todas las edades y a nivel mundial con cifras que promedian aproximadamente 50 % o más

CUADRO CLÍNICO: Como se mencionó, de la mayoría de las personas infectadas en todo el mundo por el H pylori, la proporción de personas que desarrollan cuadros clínicos con sintomatología y complicaciones representa sólo del 10 al 20 %; además de que la sintomatología inicial es muy inespecífica, difícil de investigar para determinar los momentos de inicio de la infección, sobre todo, por que para la mayoría la situación pasa desapercibida, y en la mayoría de la población mundial, la infección cursa por años asintomático.

Las manifestaciones clínicas son las digestivas: gastritis, úlcera péptica, dispepsia no ulcerosa, adenocarcinoma, el linfoma gástrico tipo MALT y las manifestaciones extragástricas.

TRATAMIENTO DE LA INFECCIÓN POR HELICOBACTER: Como ya se mencionó, la presencia de del H pylori se hace evidente sólo en los sitios donde existe mucosa gástrica, por supuesto en el estómago, en zonas de ectopia como en el divertículo de Meckel y en el colon, y además en zonas de metaplasia de la mucosa gástrica en el duodeno y en el epitelio de Barrett.

Desde las publicaciones de Marshall y Warren en 1983 de la presencia de la bacteria en la mucosa gástrica, se derivaron cambios sustanciales en el conocimiento de la etiopatogenia de las gastritis, y algo que fue de gran impacto, al aceptarse el hecho de que las úlceras pépticas duodenales y gástricas, tienen como factor etiopatogénico importante a una infección, lo que empezó a desplazar a los aceptados con anterioridad, por lo que se iniciaron los tratamientos con base a dos hechos: la aplicación de bactericidas y la supresión del ácido del micronicho del H pylori.

¿ POR QUÉ FALLAN LOS TRATAMIENTOS ?

Los factores relacionados a los resultados de fracaso y que más se mencionan son: falta de apego al tratamiento por incumplimiento del paciente, falta de supervisión y de orientación por parte del médico, por efectos adversos de los medicamentos y por resistencias bacterianas. Los efectos adversos a los medicamentos son frecuentes, pero sólo en el 10 % de los casos son motivo de la suspensión del tratamiento; los más mencionados se relacionan al metronidazol, con sabor metálico, neuropatía periférica, cefalea y mareo; trastornos dispépticos por claritrominina, alergias y diarreas por amoxicilina, fotosensibilidad y problemas del esmalte dentario por tetraciclinas; los efectos adversos a las sales de bismuto a las dosis terapéuticas son realmente raros.

La única manera de diagnosticar infección presente y erradicación en su caso del H pylori, es por prueba positiva de aliento o de aire espirado y por la identificación de antígenos fecales del H pylori, por lo que se deberán establecer los recursos y los procedimientos para que estas pruebas no invasivas, se coloquen al alcance de los médicos de primer nivel de atención y no sólo para investigaciones clínicas y en el ejercicio de la medicina para los estratos sociales privilegiados, que probablemente sean los menos infectados.

El desafió estará en adaptarse a un proceso dinámico derivado de acciones concretas y accesibles como pueden ser: Continuar e incluso incrementar el papel preventivo: agua potable universal, habitación humana y social adecuada y llegar a la vacunación profiláctica en infantes y terapéutica para adultos.

Modificaciones a la norma que establece los requisitos de agua potable para que sea incluida la investigación no solo de colibacilos y parasitosis, sino que quede incluida la

investigación de la presencia de Helicobacter Pylori y de otros patógenos.

Orientar los recursos de cobertura para el diagnóstico en grupo poblacionales, sobre los que pueda caer el mayor peso de posibilidades de infección y sobre todo por cepas de alta virulencia.

Identificación de los pacientes sintomáticos y para los de 40 años o más, establecer la conducta de investigar, probar y tratar con esquemas terapéuticos de erradicación, actualizados y accesibles.


Sobre esta noticia

Autor:
Cromosomo (9 noticias)
Visitas:
27234
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.