Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Helechos y sangre, las ciudades imperiales ya sin aljibes, caminos al infierno

22/08/2018 00:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya al atardecer, me acerque al palacio. Una vieja estructura rodeada de una hacienda de cacao y café,

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia- ficción/ II- III

 

Erich Norbirtek, empezó ascender la empinada montaña que va a las cavernas Sirux. Había recibido un latigazo en la espalda y un garrotazo en el cráneo. Tres guardias lo estaban guiando, a puntapiés en el trasero, hacia uno de los cuarteles, al verse encerrado en la celda, empezó a gritar y vociferar contra el gobierno, pero, son voces del silencio, de allí jamás saldrá libre.

Ya al atardecer, me acerque al palacio. Una vieja estructura rodeada de una hacienda de cacao y café, al centro, una plazoleta con el busto de Jhon Lennon y una imagen tallada de Aretha Franklin. El Virrey le encantaba el rock suave y el soul, organizaba fiestas para quienes tomamos esta pequeña ciudad para descansar, luego de traspasar los agujeros negros. Un viaje casi interminable hacia el planeta Tierra. Hoy convulsionada, por quienes desconocen el campo político.

Los ministros del Rey, parecen príncipes herederos, no trabajaban por el bien republicano, la economía y administración del reino, los atasco, su Majestad está preocupado por la imbecilidad de estos hombres que dejaban sus tazas de café a lo largo de los pasillos del palacio, De este reinado dependían cinco naciones galácticas, recibían fuentes energéticas para poner operativas sus naves de guerra,

El transbordador, tuve que sacarlo de las cuevas en plena serranía, el frio del páramo podía dañar sus turbinas, que estaban casi vencidas porque tuve que arriesgarme y pasar varios agujeros negros. Iba a colaborar con un gobierno amigo, grandes taras, langostas y chiripas atacaron los sembradíos y los venenos para el exterminio no eran los adecuados, dañaban las vías respiratorias humanas, más no, de estos insectos que se multiplicaban de una manera excesiva, ahondado a los vecinos que colocaban sus desechos en las faldas de montañas que daban a los patios de sus viviendas, eran manadas de moscas y las casas son pequeñas de dos plantas y tienen poca ventilación, lo que me origina en ocasiones deficiencias respiratorias.

Son tiempos apocalípticos y hermenéuticos, hoy, debemos conocer la lógica matemáticas y la razón. El cumplimiento de los principios bíblicos es una verdad transcritas en nuestra alma que alimenta nuestros cuerpos hacia una realidad, donde la oralidad y la escritura son artífices para darle luz a los cerebros artificiales.

Nadie ha sabido de mí, mantengo la vieja casaca verde,

Todos los habitantes de esta Región, se encuentran troquelados y marcados por un símbolo que es registrado por la oficina central de gobierno. Para entrar a los centros poblados, se debe pasar por un puente con luces de fogatas y de hachones, la energía eléctrica, cibernética es controlada por un centro base da datos, el combustible para los vehículos es administrada y distribuida por un carnet, nadie puede sobrepasar estas medidas, ya los centros comerciales permanecen cerrados por la poca circulación de dinero o monedas con la figura del dios supremo. Es un caos galáctico. Una mezcla de distorsión social, entre militares y civiles.

Las antiguas haciendas, se perdieron, hay ratoneras por doquier. Los mamarrachos y zaranderos desean tomar las ciudades urbanas y no trabajar, son mendigos que reciben un dinero para mantenerse en las licorerías, cambian el dinero dados por el Estado por una botella de aguardiente o bebidas que no alimenta, pronto morirán y son una carga para el Estado burgués que nos gobierna.

El mar, esta hecho lluvia. Hacia el sur, las aguas abrazan pequeños poblados. El Sahara y sus vientos se vengan de la tiranía del hombre, mi país esta en emergencia permanente desde hace veinte años, a nuestra gente le gusta convivir en incertidumbre. Desde mi jubilación en el gobierno, dos años en las Misiones con anterioridad, fui acusado de desertor, adeco, pero los expedientes señalan otra ruta que me mantiene activo en Las Letras y Periodismo, mi acusadora salió fuera del territorio nacional y labora como fregadora en una ciudad lejana.

Sigo trabajando para gente que nunca conoceré, mis lectores, me siento feliz al ser leído.

Espero, el sol con las alas abiertas, ya el transbordador esta preparado a cruzar por los agujeros negros de Stephen Hawkins, mi razonamiento lógico esta enmarcado en la realidad y mi memoria con los cambios alimenticios a vegetales a mejorado, soy poco carnívoro. Lo aprendí de los Orientales y Hare Krisna.

Debemos estudiar más nuestra territoriedad. El nuevo camino es patriótico y republicano, olvidar el pasado. Mi interés por regresar a la Vía Láctea es escribir sobre mi planeta Tierra, la unión de las dos Coreas, unir el Continente Africano con el Sudafricano, somos etnias diferentes, pero, un solo sentido en la historia, en el medio, un pedazo continental extraviado en aguas profundas que una vez en la historia fue cruzado por antiguas tribus, Jehová es perfecto en su Creación Geopolítica y Territorial, somos una sola historia, campestre y energética. Por eso, Gadafi y Chávez fueron eliminados por fuerzas imperiales que los asesinaron por diferentes métodos y loas mismas fuerzas con el narcotráfico, bachaquerismo y pranatos agotan lo vivo del Ser, su esencia soberana y cognoscitiva. Capacidad del aprendizaje.

Son tiempos apocalípticos y hermenéuticos,

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (792 noticias)
Visitas:
4120
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.