Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Soy Un Jugón escriba una noticia?

Heavy Rain (ANÁLISIS PS3)

08/03/2010 15:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Asesino del Origami o la maldad oculta en dobleces y papel

Lluvias de tinta se han derramado sobre la nueva obra de los franceses Quantic Dream (Fahrenheit, Omikron). Han sido cinco largos años de trabajo los que han pasado desde que oímos hablar por primera vez de Heavy Rain. Incesantes rumores, expectación por cada nuevo vídeo o imagen, y polémica, mucha polémica cada vez que su incendiario director David Cage cogía un micrófono para hablar de su ¿videojuego? Y por fin, el 25 de febrero de 2010 apareció en las estanterías europeas el drama interactivo del bueno de David. Era la hora de saber si nos habían vendido humo o refrescante agua de lluvia.

Este análisis NO contiene SPOILERS, léelo sin miedo ;) .

FICHA TÉCNICA

Nombre completo: Heavy Rain

Género: Aventura gráfica

Desarrolladora: Quantic Dream

Distribuidora: SCEE

Plataformas: Playstation 3

Versión analizada: PAL Esp

Precio: 69′ 95 €

Edad recomendada: + 18 años

Año de publicación: 2010

Página oficial: Heavy Rain

Información adicional: Totalmente localizado al castellano. Edición especial (caja digipack con relieve, tema Heavy Rain XMB, banda sonora y Heavy Rain Chronicles: El Taxidermista) a precio de edición estandar.

ANÁLISIS

En una obra que sus creadores denominan ‘ drama interactivo’ , es obvio, cobra especial trascendencia la historia que se intenta contar. En Heavy Rain nos encontramos un emocionante y hasta tenso thriller psicológico muy en la línea de los rodados por David Fincher. Si habéis visto películas como Seven o Zodiac, sabréis de lo que hablo (e incluso podréis apreciar algún guiño durante el juego), si no, apuntadlas en vuestra agenda de asuntos pendientes. Un despiadado asesino en serie y una investigación concienzuda en la que habrá que tirar de cada hilo con la sempiterna incertidumbre de no saber quién será el monstruo y el deseo de mirarle a los ojos y preguntarle porqué. Todo ello enmarcado en una historia adulta, oscura, casi negra, con la incesante lluvia que eclipsa el sol, repiquetea en cada cristal y moja calles y conciencias. Ya puedo ir adelantando que si como género cinematográfico os gusta el thriller, muy probablemente os gustará la historia que narra Heavy Rain y lo mejor es que vosotros mismos podréis cambiarla sobre la marcha con vuestros actos en la piel de los cuatro personajes que nos tocará ‘ interpretar’ . Hasta aquí puedo contar cumpliendo mi promesa de no desvelar sorpresa alguna.

La jugabilidad… En este punto nos encontramos una de las ‘ patatas calientes’ a la hora de explicar y analizar este juego y es que se aleja bastante de la tónica habitual. Sobre escenarios cerrados (que encuadran los capítulos en sí) movemos a nuestro personaje que interactúa con los mismos a través de variadas combinaciones de botones. Por ejemplo, abriremos una puerta o un cajón girando el analógico derecho, ejecutaremos acciones más complejas como subirnos a una altura con la pulsación de varios botones a la vez o daremos un golpe a una pared moviendo con violencia el sixaxis hacia abajo. En muchas de estas acciones el factor tiempo no entrará en juego (por lo que me resisto a denominarlos Quick Time Events), sirven eso sí para hacer la experiencia más interactiva, familiarizarnos con la historia y el personaje y hacerlos nuestros.

En dichos escenarios no estaremos solos, nos acompañarán actores secundarios (o terciarios) con los que dialogaremos escogiendo varias opciones que rodearán a nuestro personaje cual si fueran ideas rondándole por la cabeza. Puede que si está nervioso, las letras giren sobre él rápidas y difusas y nos cueste escoger la opción deseada (acierto por parte de Quantic), puede que escojamos una opción basándonos en la somera descripción ofrecida en este interfaz y que la misma no fuera la que en verdad deseáramos (mal por Quantic). Si bien es un sistema interesante, mucho más dinámico de lo que estamos acostumbrados a encontrar en juegos conversacionales.

Hasta aquí con pequeñas variables tendríamos una aventura gráfica sin ratón, perfectamente adaptada eso sí al mando de la consola. Pero... en determinados momentos de investigación se desencadenan los auténticos QTE’ s en variadas formas como por ejemplo refriegas o persecuciones. En los mismos sí será de vital importancia pulsar los botones o hacer uso del sensor de movimiento en los tiempos marcados. Pero a diferencia de juegos precedentes, aquí tener un error no significa perder la vida o pifiarla, simplemente desembocar en una bifurcación de la escena narrada, así que... sigue peleando. Salvo que no sepas que el botón de arriba es el triángulo, el de abajo la equis y demás, escoge la dificultad más elevada en el menú del juego.

Sobre estos tres pilares sabiamente combinados se sustenta la experiencia jugable de Heavy Rain. Se disipan así los temores de encontrarnos ante una pasiva película interactiva, si bien es cierto que nos sentiremos como si estuviéramos protagonizando una y hubiéramos olvidado el guión, así que... disfruta improvisando.

A nivel visual Heavy Rain se coloca entre los mejores exponentes de la generación y particularmente de Playstation 3. Sin lograr la matrícula de honor que en la negra de Sony ostentan Uncharted 2 y Killzone 2, sí le debo conceder un merecido sobresaliente. Destacan los excelentes diseños de los personajes, mención especial a las mejores texturas y expresiones faciales que hasta el momento he visto en un videojuego, un punto por encima del mencionado Uncharted 2 (y varios por debajo de Avatar, la película, XD) son capaces de mostrar con mucho detalle matices de interpretación; un enfado, una mirada jocosa, la tristeza o la desolación: tremenda labor de Quantic Dream en la captura de movimientos faciales con actores reales, un trabajo bien hecho. Dicha labor de ‘ motion capture’ también se nota en los movimientos corporales que resultan casi siempre muy naturales excepto en ciertos puntos del escenario como paredes y otros obstáculos donde no será raro ver como nuestro personaje ‘ sigue andando sin avanzar’ , un fallo menor pero qué duda cabe, mejorable y más apreciable por el alto nivel del conjunto.

Más sobre

La palabra que mejor define los escenarios de Heavy Rain es verosimilitud. Reflejan verdad gracias al elevado detalle del que se les ha dotado y a su cuidado diseño. Desde los rincones oscuros y sórdidos hasta los lujosos y bellos, todos son dignos de una superproducción. Entre ellos, los que nos pierden entre centenares de personajes al tiempo son los que más a las claras enseñan el poderío gráfico que atesora Heavy Rain. En casi todos estos lugares se muestra la persistente lluvia y destacable es verla salpicar el suelo o resbalar por los cristales, por las paredes o los coches pero también por el rostro de nuestros personajes. Pero... no todo podía ser bueno y lo cierto es que en algunos entornos existen texturas con una definición si no baja sí mejorable y en relación a este asunto de texturas, en ciertas ocasiones hace acto de presencia una carga lenta de las mismas (como por ejemplo ocurría al comenzar las misiones en el primer Uncharted, eso sí, mucho menos evidente en el caso que nos ocupa). Son detalles que no consiguen empañar un apartado gráfico en general muy sólido, que como escribo, roza la excelencia en algunos puntos pero que no llega a sorprender al jugador más exigente. Puede que el largo período de desarrollo haya obrado en contra de Quantic en este sentido si bien es cierto que a la hora de mostrar un gran despliegue visual una guerra o un juego de aventuras son mucho más efectivos que una historia más intimista como es el caso.

Según escuché en una reciente entrevista a David Cage, la música tiene una importancia en una experiencia como Heavy Rain de entorno al quince por ciento. Bien, pues para mí que el señor Cage queriendo ser displicente, se quedó corto. La banda sonora original compuesta por Normand Corbeil y grabada en los famosos Abbey Road Studios es literalmente de cine y muchas superproducciones hubieran firmado contar con melodías a la altura de las de este juego. La música de Corbeil, acompaña al jugador de la mano por la montaña rusa de emociones que es Heavy Rain. Es ella unida a la citada expresividad corporal y facial de los personajes la que consiguen transmitir la tensión, el miedo, la tristeza o la ternura de forma clara, palpable. Es en definitiva parte insustituible de la experiencia. Resulta destacable que cada personaje principal tenga un tema asociado con el que llegaremos a identificarle. Mis temas preferidos son aquellos en los que el piano lleva la voz cantante (Painful Memories, Before the Storm), pero lo cierto es que la B.S.O. me ha gustado tanto que no puedo menos que recomendaros su escucha, recordando que la edición coleccionista del juego (al mismo precio que la normal) incluye un código para su descarga íntegra ;) .

En cuanto al doblaje, decir que el juego se encuentra totalmente localizado al castellano y como es marca de la casa en Sony, estamos ante un doblaje de calidad, ejecutado por reputados actores, muy bueno sin llegar a las altas cotas de Nathan Drake y compañía, pero todo sea dicho, con muchas más líneas de guión. Tras probar la versión inglesa, y aún teniendo en cuenta que estamos ante un tema delicado por subjetivo, me quedo con esta última, pero advierto que en este caso concreto puede resultar muy incómodo y hasta imposible en ciertos momentos seguir la trama mediante subtítulos a la par que se toman decisiones y se ejecutan QTE’ s. Por tanto, recomiendo la segunda opción sólo a aquellos con un buen nivel de inglés hablado. Si no es vuestro caso, escoged la versión castellana para disfrutar Heavy Rain de forma plena, no os arrepentiréis.

Por último, pude observar que en momentos puntuales se encontraba mal calibrado el volumen de voces y música llegando ésta a ‘ tapar’ los comentarios de los personajes. Por tanto, os insto a visitar el menú de sonido para bajar un poco el volumen de música con respecto a las voces.

La duración del título se estima entre ocho y diez horas (lo siento, no puedo deciros lo que tardé en completarlo, nunca me cronometro en los asuntos de placer XD), pero en base a su historia mutable y su cerca de una veintena de finales, a buen seguro que como un servidor, volveréis a recorrer las mojadas calles pensando: ‘ y que pasaría si...’ . Por supuesto el juego incluye sistema de trofeos que para no desvelar sorpresas, los oculta hasta su obtención.

NOTA LO MEJOR

- El resurgimiento de la aventura gráfica para la generación actual.

- La historia. Un guión profundo, duro y muy trabajado.

- Personajes y escenarios totalmente creíbles.

- La expresividad facial de los personajes: tremenda.

- El apartado sonoro, en especial la excelente música compuesta por Normand Corbeil: parte vital en el juego.

- Un paso adelante en la industria del videojuego como medio de expresión artística.

LO PEOR

- Pequeños defectos gráficos en el texturizado.

- Duración relativamente escasa.

- Se puede echar en falta un punto más de libertad en la exploración de los escenarios.

CONCLUSIÓN

Siempre he mantenido que los juegos deben ser en primer lugar y sobre todas las cosas divertidos, y en segundo, capaces si es que procede, de contar buenas historias. Y que esta segunda característica en forma y en fondo debía marcar la evolución hacia la madurez del medio como forma de expresión artística. No se trata de mostrar juegos cada vez más espectaculares visualmente, es sólo cuestión de técnica y tiempo que nos cueste distinguir entre realidad y videojuego. El auténtico reto se instala en la capacidad de emocionar al jugador, de hacerle sentir parte activa de una historia, de involucrarle como nunca podría hacer el cine. Es en este ámbito en el que los chicos de Quantic Dream han subido muchas fichas la apuesta establecida. Es esa capacidad la que hace de Heavy Rain un paso adelante, algo diferente. Una historia cruda, dura, adulta como pocas se han contado en un videojuego y un modo de narrarla y jugarla que te hace sentir juez y parte de la misma. Un título que tanto por su propuesta jugable como por su elaborado argumento encandilará a unos y asustará a otros, pero que todo jugón que se precie de tal nombre, debería probar.

La lluvia moja la ciudad. Se pierde en cada sucia calle, dibuja improvisados cauces, cae por gargantas oscuras… cual tiempo esquivo fluyendo hacia su final.

Tagged: David Cage, Quantic Dream, SCEE


Sobre esta noticia

Autor:
Soy Un Jugón (247 noticias)
Fuente:
soyunjugon.wordpress.com
Visitas:
5424
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.