Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Adriancito escriba una noticia?

Harry Potter, evolucion y desarrollo de la saga fílmica del mago adolescente, conocela paso a paso

23/07/2009 10:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Convertida ya en sagas fílmicas más exitosas de la historia, Los magos también crecen, un repaso desde Harry Potter y la piedra filosofal ... hasta Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Convertida ya en una de las sagas fílmicas más exitosas de la historia -Harry Potter y la piedra filosofal ocupa el quinto puesto entre las películas más taquilleras de todos los tiempos, con 968 millones de dólares recaudados, y Harry Potter y la Orden del Fénix el octavo, con cerca de 940 millones-, la serie de filmes fantásticos basados en las novelas de J.K. Rowling ha cambiado (a veces de forma abrupta) con cada nueva entrega, al igual que los mismos personajes. De la misma manera, los cinco directores que han intervenido en la serie ha aportado una estética personal. Aquí hacemos un recuento de algunos de sus rasgos principales.

La fidelidad estilizada

Harry Potter y la piedra filosofal (2001)

Como saben todos los fans, la primera película de la saga es ante todo una detalladísima réplica en imágenes de una gran cantidad de elementos que aparecen en el libro, incluyendo la mayoría de los diálogos, trasladados tal cual de la página a la pantalla. Sin embargo, el director Chris Columbus ha dicho que fue precisamente esa promesa de fidelidad lo que le ganó el puesto. Columbus había ganado fama escribiendo los guiones de Gremlins, Los Goonies y El joven Einstein en los 80, para después seguir su carrera en los 90 dirigiendo comedias familiares como Mi pobre angelito, Nueve meses y Mrs. Doubtfire. En cuanto a sus valores cinematográficos, en este filme se destaca antes que nada su compleja y virtuosista ambientación: nos muestra un abigarrado Londres, verdadero laberinto de tabernas y negocios, o un castillo Hogwarts en el que se aprecian varias tomas que parecen sacadas de los grabados de M.C. Escher, con escaleras móviles que no conducen a parte alguna, fotografiadas por el australiano John Seale (Rain Man, La sociedad de los poetas muertos) y con una cámara colocada en ángulos en ocasiones insólitos.

Harry Potter y la cámara secreta (2002)

Si la esencia del trabajo de Columbus en el primer filme se redujo a darle voz y cuerpo a una historia de por sí rica en elementos visuales -apoyado en un deslumbrante arsenal de efectos especiales-, en la segunda entrega se nota una mano más segura, alcanzando un mayor nivel de complejidad. Con un tono narrativo un poco más libre, el filme posee un mejor ritmo. Sin embargo, tal vez debido al gran número de subtramas de la novela original, quedan algunos cabos sueltos, pero se compensan con una mayor naturalidad en ambientes y personajes.

Entreestos últimos es un acierto la inclusión de Kenneth Branagh como el fatuo y ególatra profesor Gilderoy Lockhart (en una divertida autoparodia). Destaca la estupenda secuencia del auto volador (¿homenaje a la bicicleta de E.T.? Recordemos que Steven Spielberg fue el primer mentor de Columbus).

La evolución de los filmes de 'Harry Potter' Los magos también crecen

En resumen, ambos filmes cumplen con su cometido y no decepcionan a los ávidos lectores, pero éste nos deja con un indefinible sabor a plato recalentado. Sin duda, Columbus realiza un trabajo competente en cuanto a mantener la fidelidad al universo literario de J.K. Rowling, pero no vislumbramos mucha originalidad. Era obvio que la fórmula ya no daba mucho más de sí y que algo debía hacerse para inyectar nueva vida a la serie.

El fin de la infancia

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004)

La solución al dilema llegó desde México en la persona de un director muy ducho en el trabajo con actores jóvenes. En su honor, debemos tomar en cuenta que la tarea no era nada fácil. De entrada, Alfonso Cuarón debió enfrentarse a uno de los retos más peliagudos del cineasta que dirige un episodio de un filme seriado: mantener la identidad de la saga al mismo tiempo que la conduce hacia terrenos nuevos; en este caso, más oscuros y complejos.

Afortunadamente, el espíritu antisolemne y la pericia del director brindaron nueva vida a la serie: la revolución hormonal, el ego desbordante, la autodescalificación paralizante y la esperanza sin límite, rasgos inseparables de la adolescencia, son incorporados por Cuarón a casi todas las escenas, dándole así a los personajes una dimensión que no tenían

anteriormente.

Cuarón mantiene el elaborado estilo visual de las dos cintas anteriores, pero ahora introduce el uso de una ágil cámara en mano, contrapunteada con grandes angulares y tomas mucho más largas, así como un uso equilibrado de los efectos especiales. Además, uno de sus mayores logros es el no perder de vista la parte medular de la historia: un joven que apenas abandona la niñez debe enfrentarse, con su razón y valentía como sus mayores armas, a un mundo que lo amenaza. De esta manera, la saga del aprendiz de mago ganó en profundidad, sin perder su atractivo como gran entretenimiento.


Sobre esta noticia

Autor:
Adriancito (401 noticias)
Visitas:
14056
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.