Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Golem escriba una noticia?

Haití, causas de la miseria

16/01/2010 13:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Haití es una tercera parte de La Española, la segunda isla más grande del Caribe (la primera es Cuba). Tiene una extensión de 27750 km2 y comparte la isla con la República Dominicana, con 48440 km2. Antes del terremoto, su renta era de 1300 dólares anuales per capita, algo que contrasta fuertemente con los 8200 del vecino país (CIA, The Worldfact Book). No es esa la única diferencia, claro, pero el resultado es que Haití es el país más pobre de América.¿Qué ha pasado ahí para que dos países que comparten el mismo medio sean tan diferentes? Podemos echar la culpa, tal vez, al colonialismo, a las dictaduras... pero hay una razón más que suele pasar desapercibida y que debería servirnos de aviso: la deforestación y la destrucción del suelo.

Miren la figura de abajo.

La imagen muestra una zona limítrofe entre Haití, a la izquierda, y La República Dominicana a la derecha. La frontera es el cauce del río lleno de meandros que divide la hoja por el centro, Supongo que notan una diferencia entre el color verde de la derecha y el desierto de la izquierda. En un reportaje de la revista National Geographic titulado Haití, tierra pobre, Joel K. Bourne lo explica con toda claridad:

Haití ha perdido su suelo... y los medios para alimentarse.

"Tè a fatige", dijo el 70% de los granjeros haitianos en una encuesta sobre sus problemas agrícolas más importantes: "La tierra está cansada."

Y no sorprende. Casi desde 1492, cuando Colón pisó por primera vez la muy arbolada isla de La Española, la nación ha ido perdiendo tanto tierra como sangre, primero por los españoles, que plantaron azúcar, y luego por los franceses, quienes talaron los bosques para proporcionarles lugar a los lucrativos plantíos de café, índigo y tabaco. Incluso después de que los esclavos se rebelaron en 1804 para sacudirse el colonialismo, Francia recibió 93 millones de francos de su ex colonia como indemnización, la mayoría en madera. Después de la independencia, especuladores y plantadores de la clase alta expulsaron a las clases campesinas de los pocos valles fértiles hacia las zonas rurales boscosas y escarpadas, cuyas estrechas parcelas cultivadas intensivamente con maíz, frijol y yuca se combinaron con una industria creciente de carbón vegetal y madera para combustible que exacerbó la deforestación y la pérdida de suelo. Hoy queda menos de 4% de los bosques de Haití y en muchos lugares el suelo se ha erosionado hasta la capa rocosa. De 1991 a 2002, la producción alimenticia per cápita ha disminuido 30 por ciento.Lógicamente las cosas son más complejas y probablemente las culpabilidades están más repartidas pero los efectos son los mismos: los suelos de Haití están tan degradados que apenas pueden producir alimentos. La deforestación y los cultivos intensivos han agotado la tierra y favorecido la erosión de los suelos. Aunque no es la única causa, ha contribuído a la abundancia de desliazamiento de tierra y a la degradación de las aguas, que devienen no potables, otro de los graves problemas crónicos del país.

Lo más grave es que ya no hay solución, Haití ha perdido un bien irrecuperable. La enseñanza debería ser obvia: hay puntos de difícil retorno, a partir de los cuales ni el dinero ni a tecnología pueden hacer nada a corto o medio plazo. Los suelos no son un bien tan apreciado popularmente como los linces o las águilas imperiales pero son mucho más necesarios.


Sobre esta noticia

Autor:
Golem (219 noticias)
Fuente:
golemp.blogspot.com
Visitas:
12084
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.