Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Xelesfraga escriba una noticia?

Hacerse mayor sin hacerse viejo

08/12/2010 14:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se supone que a cada edad le corresponde un determinado comportamiento. La esperanza de vida aumenta constantemente, pero sólo unos pocos parecen saber sacarle partido a la vida a cualquier edad

Cuando pienso en toda la polémica que existe acerca de la nueva edad de jubilación, se me pone una extraña sensación en el estómago.

Y no es tanto porque la jubilación sea a los 65, a los 67 o a los 70, aunque qué más quisiera yo que fuese ahora mismo.

Lo que de verdad me preocupa es lo que me responden mis compañeros a los que les faltan pocos años para jubilarse, cuándo les pregunto qué van a hacer llegado el día.

Algunos responden que al fin podrán ir a pescar, viajar, disfrutar de los nietos o jugar tranquilamente al dominó en el bar. Me parece bien, es estupendo pensar en la jubilación como en unas largas vacaciones.

Pero también están los que responden qué no saben lo que harán, y sólo argumentan que al menos no tendrán que madrugar ni aparecer por la empresa. Sus respuestas son confusas, pobres, tristes. A sus ojos – no pueden ocultarlo- asoma un miedo auténtico, un profundo desasosiego.

A menudo son personas que viven solas, que sus hijos se han emancipado o que no son felices en su hogar. La jubilación es para ellos sinónimo de soledad y de decadencia. No tienen qué hacer ni saben qué hacer.

Tantos años deseando que llegue el momento, esa jubilación soñada, y ahora resulta que ya no la desean. Eso sí me da escalofríos.

Y no les culpo. En esta sociedad en la que a cada edad se le supone un cometido, un comportamiento determinado y unas pautas que hay que seguir, es difícil creer que uno pueda saltarse las normas y empezar a hacer algo nuevo en la vida.

Los viejos son trastos viejos, los jubilados matan el tiempo viendo las obras del barrio o pasan horas muertas en los ambulatorios de la Seguridad Social. Eso es lo que parece decirnos esta sociedad.

Pero… ¿Tiene que ser así?

Quizás uno no tenga ganas de hacer nada, eso sí que no tiene remedio. Pero a lo mejor la mayoría de los jubilados no se atreven a Soñar ni a Vivir una nueva aventura.

Si eres de los que crees que ya no puedes hacer nada útil ni interesante, deberías ver algunos ejemplos de otras personas que sí han decidido hacerlo.

Entre tantos casos, tenemos a la peruana Abigail Valdez del Carpio, que con sus más de 85 primaveras ha decidido hacer realidad una de sus mayores ilusiones: Volar en parapente. Tiene 5 hijos, 10 nietos y 2 bisnietos. Y ya ha montado en helicóptero, avioneta y ahora quiere hacer puenting.

O Pierco Paci, que a sus 89 años ha pasado a formar parte del libro guiness de los records por escalar la montaña más alta de los Apeninos, de 3000 metros de altitud. La subió en 3 horas y el último tramo lo hizo ayudándose sólo de sus manos. ¡Alucinante!

Nada es imposible para el que comprende que la edad no es un obstáculo

¿Es tarde para empezar a estudiar a los 65? Parece ser que tampoco es un problema. Hay muchísimas personas que aprenden a leer y a escribir con más de 70 años. Ni tampoco lo es para enseñar a otros aprovechando nuestros conocimientos y experiencia.

Mira el ejemplo de Nicolasa Gómez, una profesora colombiana de 90 años que, tras jubilarse, se ha dedicado a enseñar a otras personas de la tercera edad. Sus alumnos viven en barrios marginales de la ciudad. Sus edades están comprendidas entre los 60 y los 83 años, y no saben leer ni escribir.

La Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir cuenta en sus aulas con un estudiante de 76 años, de origen portugués, que estudia tercer curso de Educación Social, mediante el programa de intercambio Erasmus.

Sí, para todo esto hay que tener salud, no cabe duda.

Pero ahí también tenemos mucho qué decir. Nos han educado para creer que a determinada edad le corresponden tal o cuál achaque. ¡Cómo si no hubiésemos enfermado toda la vida!

Tal y como comenta Deeepak Chopra en su libro “Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo”, nosotros, a diferencia de los animales, tenemos una conciencia que nos permite influir en nuestro cuerpo y ralentizar el proceso de envejecimiento.

Lo cierto, es que todas las personas que no dejan que la edad sea un obstáculo para vivir sus sueños, comentan que se sienten tan jóvenes como alguien 40 o 50 años menor. La ilusión, parecen decir, es el mayor antídoto para el envejecimiento.

Mi propia bisabuela, con 85 años, hacía todas las tareas de una casa de 180 metros cuadrados y no necesitaba a nadie. De hecho, llevaba a la cama y acostaba en ella a mi tío obeso, casi treinta años menor que ella, cuando venía con muchas copas de más. Siempre decía que el día que dejase de estar activa, moriría. Y así fue.

¡Que nadie te diga cuando tienes que considerarte viejo ni lo que tienen qué hacer! ¡Es tú Vida y tu tiempo!

“La vejez empieza cuando uno empieza a preocuparse por ella”, dijo Albarracín Ramírez.

Ni antes ni después.

Http://sivivesosobrevives.blogspot.com


Sobre esta noticia

Autor:
Xelesfraga (12 noticias)
Visitas:
5031
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.