Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

Hablando de plagios y plagiadores

06/10/2018 21:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los recientes escándalos de plagios de Masters, Doctorados y Tesis varias que sirven para inflar los ridículos Currículumns viate de más de un político en España, no son tampoco nada nuevo en la historia de la humanidad y pondremos un ejemplo

No es bueno hablar de las cosas sin haberse documentado y menos hacer propias aquellas palabras que han sido robadas, porque en cualquier momento alguien documentado, nos puede dejar con el culo al aire en plena calle y ante la multitud.

Perdonarán mis lectores que recurra a lo que tengo más a mano, es evidente que estoy releyendo el final de la República y el inicio del Imperio romano, cuando se supone que nació Jesucristo, al que no encuentro por ningún lado.

Pero ateniéndonos al título del artículo voy a volver a recurrir a las palabras de Marcus Vitruvius Pollio cuando se dirige a Cesar Augusto quejándose de la poca seriedad de muchos escritores de aquel tiempo con estas palabras:

Habiendo los Reyes Atálicos, por su gran amor a la Filología fundado una rica biblioteca pública en Pérgamo, quiso también Tolomeo juntar otra en Alejandría, con no menor solicitud, industria, y deseo de gloria.

Concluida ya con la mayor actividad, creyó no ser bastante, si no la procuraba el futuro aumento, como propagando la semilla: para lo cual publicó certámenes literarios a las Musas y á Apolo, señalando, como se hace con los atletas, premios y honores para los que los ganasen con sus escritos.

Dispuesto esto así, y venido el tiempo del certamen, se debían elegir Jueces competentes que adjudicasen los premios a los vencedores. Ya tenía el Rey elegidos seis de la ciudad; y no hallando de pronto otro que se requería con las prendas necesarias, lo comunicó á sus bibliotecarios, por si conocían algún sujeto idóneo para el caso: los cuales respondieron concurría á la biblioteca todos los días un tal Aristófanes (de Bizancio), que con el mayor conato y diligencia iba leyendo por orden todos los libros que contenía.

Con esto vino el caso de ser Aristófanes elegido entre los otros juez del certamen, y de ocupar su silla distinguida como ellos.

Salieron primero los Poetas y como se iban leyendo sus composiciones, a cada uno clamaba el pueblo le fuese el premio concedido. Finalmente, pedidos los votos de los jueces, respondieron uniformes asignando el premio primero al que conocieron haber sido de todos más aplaudido, y el segundo al siguiente.

Requerido Aristófanes por su voto, mandó adjudicar el primer premio á uno que el pueblo nada había celebrado. Mas como el Rey y todo el concurso se indignasen de ello en gran manera, levantose Aristófanes suplicando le oyesen: y callando todos, manifestó que de todos sólo aquel era Poeta; los demás plagiarios; y que los jueces debían aprobar los pensamientos propios, no los hurtos.

No hay peor título que aquel que no se sabe sostener…por muchos clavos que se pongan en la pared

Extrañando el pueblo la decisión, y el Rey dudoso de ella, fiado Aristófanes en su memoria, sacó de ciertos estantes muchísimos volúmenes, y cotejando con ellos los versos leídos, obligó a los plagiarios a confesar el hurto.

En vista de ello mandó el Rey fuesen tratados como ladrones y después de condenados, los despidió ignominiosamente y honró a Aristófanes con muchos dones, y le hizo su bibliotecario mayor.

DE ARCHITECTURA  M. VITRUVIO POLIÓN Libro Séptimo

Fíjese querido lector que hace más de dos mil años Vitrubio llamaba hurto al plagio y que la palabra de un solo hombre de bien valía más que la de muchos otros.

Pero todo eso tampoco sirvió para nada, Vitruvio fue plagiado mil veces, destruidos sus libros a manos de sus enemigos y plagiarios y condenado al ostracismo durante más de mil años hasta que su obra fue recuperada en el Renacimiento, mimada, cuidada y recreada por Leonardo Da Vinci y otros eruditos, para la historia y las generaciones venideras.

Los humanos aprendemos unos de otros y no es vergüenza citar a aquellos de los aprendemos, resaltar sus palabras y darles buen uso, pero es un delito decir que se sabe lo que nunca sea leído o dar por entendido lo que el intelecto no ha conocido.

Quinientos años después de la publicación de la obra de Vitruvio, el Imperio romano desapareció para dar paso a la etapa más negra de la historia de la humanidad hasta el Renacimiento, momento en que se reedita su obra y es difundida ampliamente por toda Europa.

En la obra de Vitruvio no sólo se habla de arquitectura e ingeniería, también se habla de ética, filosofía, filología, música, pintura y otras útiles enseñanzas para gentes honradas y amantes de la erudición.

 

 

@ordosgonzalo

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1260 noticias)
Visitas:
4019
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.