Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Diez hábitos antiestrés para practicar a diario

14/02/2010 13:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Amplia información sobre actitudes que ayudan a superar el estrés si se practican diariamente, tanto en casa como en el trabajo. Importantes aportes

DIEZ HABITOS ANTIESTRES PARA PRACTICAR A DIARIO

Tensar y relajar los músculos

La relajación del cuerpo activa ciertas respuestas bioquímicas que contrarrestan los efectos del estrés. Hay que elegir un lugar tranquilo, donde nadie interrumpa. Usar ropa cómoda y sacarse los zapatos. Recostarse boca arriba con los brazos extendidos a los costados del cuerpo y las palmas hacia arriba. Respirar lenta y profundamente.

Contraer los músculos de la cabeza y la cara, incluida la lengua; mantener la tensión cinco minutos y aflojar lo más que se pueda.

Respirar profundo mientras se ejercita –uno por vez- cuello, hombros, brazos, manos, pecho, glúteos, piernas, pies y dedos. Para terminar, realizar tres inspiraciones bien profundas y exhalar todo el aire, incorporándose de a poco con movimientos suaves.

Descargar la ira

Discutir en voz alta frente al espejo sin omitir nada de cuanto enoja, o aporrear con ganas un almohadón, o materializar en palabras escritas cuanto se sufre, aunque no halla destinatario.

Cuidar los pies

Las plantas de los pies contienen terminales nerviosas ligadas a las emociones. Hay que relajarlos. Usar zapatos apropiados para cada actividad y, si se va a estar todo el día fuera de casa, elegir calzado cómodo y las mujeres con taco bajo.

Masajear los pies por la noche es reparador, luego de sumergirlos en un recipiente con agua tibia –a la que se le puede agregar alguna sal relajante-y secarlos con cuidado; frotar los músculos de las plantas, presionar con movimientos circulares; estirar bien los pies y los dedos, uno por uno. Rotarlos en forma circular varias veces y posteriormente elevarlos por 20 minutos.

Aprovechar los trayectos cotidianos

Flexibilizar horarios para no correr de un lado a otro; en colectivo o en subte, leer, tejer, resolver problemas de ingenio, escuchar música.

Bebidas relajantes

Limitar el consumo de alcohol y cafeína. Incorporar té de hierbas, como valeriana, manzanilla, melisa o tilo. Beber leche tibia para conciliar mejor el sueño o un jugo de manzanas.

Postura

Sentado: ubicar los pies hacia el frente y apoyarlos en el piso; mantener la silla a la altura adecuada con la cabeza erguida.

Si trabaja con una PC, el monitor debe estar a la altura de la mirada; escribir con las manos apoyadas en el teclado, la espalda recta y la cabeza erguida.

Parado: sostener la cabeza centrada sobre el tronco y erguida. Rotar los hombros levemente hacia atrás y dejarlos en esa posición. El pecho debe estar erguido, la pelvis derecha y los pies hacia delante, sin salirse del ancho de las caderas.

Llorar

Ayuda a conservar el balance químico del cuerpo. Además, la gente que se permite llorar en público, está menos expuesta a sufrir de estrés. Si no se anima, la persona debe dejar fluir sus lagrimas -sin censura- en un lugar reservado.

Jugar o divertirse

Un juego relajante aleja presiones y problemas cotidianos. Es una sana costumbre para disfrutar en familia.

Sumergirse en el agua

Pileta, bañera o ducha, con agua templada, favorece la relajación muscular; añadir sales relajantes.

Movimientos en la oficina

Tomarse del escritorio y estirarse todo lo que se pueda, respirar profunda y suavemente. Estirar los brazos hacia delante y separar bien los dedos de las manos, luego cerrar el puño por unos segundos y volver a estirar.

Levantar lo brazos bien en alto y tratar de bostezar o abrir bien la boca; luego entrelazar los dedos detrás del cuello y presionar la nuca con suavidad, hasta que el mentón llegue al pecho; sostener esta posición durante un minuto y levantar la cabeza con cuidado. Sentarse derecho y rotar los hombros hacia delante y hacia atrás varias veces.

Ponerse de pie bien derecho y apoyar las manos en el respaldo de la silla; con las piernas bien extendidas, elevar un talón y después otro -sin despegar las puntas del piso- y volver a apoyar. Repetirlo varias veces.

Fuente: “52 maneras de reducir el estrés en su vida”, Connie Neal . Sello de Salud.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
4804
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.