Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emilio Morales Dopico escriba una noticia?

”La Habana se aburre, Miami y Hollywood la entretienen”

31/12/2009 14:50 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

...la televisión es aburrida y monotemática, los noticieros y los periódicos dicen lo mismo..., por eso la nueva alternativa: Miami y Hollywood entretienen a la Habana

La vida en la Habana de hoy transcurre solitaria y aburrida, la juventud cubana se descarrila del proyecto cultural del gobierno. Los jóvenes van al muro del malecón a contemplar el mar que quizás un día los pueda llevar al otro mundo: al de las oportunidades.

Miles de jóvenes cada noche se sientan en el muro del lamento cubano. Ese muro guardará historias no contadas por toda la vida. El alcohol y los cigarrillos son parte del ritual en el pernoctar nocturno de cada noche. Ellos hablan de política, del presente y del futuro, al culpable ni lo mencionan ya. Otros miles, quizás los mismos, se entregan al mundo clandestino de Internet, hacen amigos en facebook, y a las redes de entretenimiento del mercado negro de la isla, la cual funciona “libremente” bajo la regulación espontánea de la oferta y la demanda: una respuesta espontánea y directa a la ideología impuesta por el régimen.

La televisión es aburrida y monotemática, los noticieros y los periódicos dicen lo mismo, el mismo discurso, las mismas noticias, los mismos problemas de cada año se repiten. Es un ciclo vicioso que ya no funciona, por eso la nueva alternativa: Miami y Hollywood entretienen a la Habana.

Cuando en el año 1993 el gobierno tuvo que abrir su economía a regañadientes al turismo internacional y a la entrada de las remesas para evitar el colapso, una de sus empresas CIMEX –la más poderosa por cierto, con su división PUBLICIMEX, dedicada a la publicidad entre otras cosas-, tenía la misión de “bajar” del satélite las nuevas creaciones de Hollywood y ponerlas a la venta en las redes minoristas del nuevo mercado interno que recién emergía ese año: el mercado interno en divisas.

Rápidamente estas entraron a las redes del mercado negro. Los equipos de videocasetes y los bancos clandestinos de películas, aparecieron como franquicias clandestinas. El capitalismo subterráneo cubano emergía y funcionaba a toda velocidad ante la mirada incrédula y desconcertada del verdugo.

Años más tarde llegaba el boom de los CD y la música. La cartera de productos del mercado negro crecía a la par de la demanda del mercado, ésta era voraz. Después llegaron las antenas parabólicas e Internet, era el complemento que faltaba, ya era difícil aburrirse en el barrio. Las redes de TV “por cable” se expandieron a la velocidad de la luz, el tendido eléctrico y telefónico cubano se convertían en la nueva autopista del entretenimiento, sus técnicos encontraron una forma más rentable de sostener a sus familias.

El mercado clandestino se agrupaba por especialidades, todo estaba muy bien estructurado, encontrabas a los suministradores de las parabólicas, las PC y el acceso a Internet, también a los bancos de películas y música. Hasta los CDR jugaron su papel de protección en el vecindario. Ellos daban las señales de alerta para evitar las visitas sorpresivas de la policía: la inteligencia de marketing del barrio también funcionaba. La doble moral era perfecta, hacemos las reuniones del mes (las del CDR) para cumplir con el “jefe”, y así garantizamos nuestras noches de entretenimiento sin sobresaltos.

Al comienzo la gran audiencia alternaba la pobre oferta de la tv cubana con la oferta del mercado negro. Los programas locales que sobrevivían eran los humorísticos, las novelas y las películas del sábado. Pero los actores emigraban a otros circuitos, el talento artístico también se marchaba de la isla.

Sin embargo, eso ya no era problema para la audiencia, las redes clandestinas ahora con Internet y las parabólicas traían los shows de Miami a los cubanos de la isla. Carlos Otero y Alexis Valdés desde Miami los entretienen, Oscar Haza y María Elvira, les informan, las novelas de Telemundo y Univisión también deleitan a los hogares cubanos.

...la receta del cambio no va a ser a lo chino, ni a lo vietnamita ni a lo ruso, el cambio va a ser original y sin copia..., la receta es auténtica: cubana

Evidentemente esto es un preámbulo del cambio, la sociedad se auto prepara para el cambio. Hoy existen y se desarrollan varias variables que bajo la cuerda de las “nuevas tecnologías de la comunicación”, constituyen verdaderas armas que están facilitando el poder levantar las cortinas de hierro de la información que el gobierno ha establecido durante 50 años.

Estas nuevas variables sin duda alguna están jugando un rol trascendental en esta etapa final del castrismo. Las mismas, las podemos agrupar en el siguiente orden: la telefonía celular (al cierre de noviembre habían en la isla más de 730, 000 celulares), las antenas parabólicas (es desconocido el número de cuantas hay en los hogares cubanos, y el acceso a Internet.

A mediados del 2009 se reportaban casi 800, 000 computadoras en la isla distribuidas en la estructura estatal, casi un millón de usuarios de e-mails y más de 200.000 usuarios de Internet. Cifras nada despreciables para un contexto como el cubano, pero estos números a nivel estatal. El sector privado es desconocido oficialmente, pero expertos lo estiman que en manos de la población existen alrededor de 70, 000 PC, concentradas en un 80% en la capital del país.

La sociedad cubana tiene acceso a estas tecnologías de la información por diferentes vías, las principales: el sector estatal y el mercado negro. En este último podemos encontrarnos que las cuentas de acceso a Internet cuestan entre 30 y 50 CUC mensuales. Por otra parte, existe un mercado negro del entretenimiento que maneja millones de CUC. Las fuentes que suministran estos “productos” son principalmente las antenas parabólicas, Internet y los cubanos-americanos que viajan a la isla. El soporte financiero que permita que este mercado exista es la remesa.

Este mercado negro tiene su origen en las redes informáticas del sector estatal. Estas han alcanzado en los últimos años un alto nivel de informatización, a partir de las inversiones millonarias que realizado la compañía ETECSA en la introducción de la fibra óptica en las redes telefónicas del país. Las cuales dan soporte a todas las Intranets ministeriales que existen en todos los sectores de la economía de la isla.

Estas redes ministeriales utilizan los software y últimas herramientas del mundo moderno y desarrollado. Los sectores estatales más beneficiados con esta tecnología son el de la salud (cuenta con una de las redes más fuertes: INFOMED, que da cobertura a todas las instituciones médicas del país), donde trabajan cientos de miles de profesionales; el Ministerio de Educación Superior, con todas las universidades del país; el Ministerio de Educación, con todas las escuelas para la enseñanza primaria, secundaria y de preuniversitario; El Ministerio del Turismo (MINTUR), con su red de más de 400 hoteles, etc.; el sector bancario con sus más de 500 bancos totalmente informatizados y los demás ministerios y otras estructuras pertenecientes a la Administración Central del Estado.

¿Quiénes son los principales usuarios que utilizan todas estas tecnologías? Las edades oscilan principalmente entre 15 y 65 años de edad. Los estudiantes ocupan un lugar importante dentro de esta masa de personas, también los profesionales. La población cubana hoy en día a pesar de su bajo poder adquisitivo en moneda dura, tiente avidez por las marcas, los celulares, Internet y las nuevas tecnologías. Muchos ya están en las redes sociales como facebook y twitter. También acceden a la información a través de los blogs, youtube.com, y la prensa digital internacional. Hoy estas vías se convierten en verdaderos caminos para recibir y enviar información.

Evidentemente cincuenta años después el paradigma que vive la isla es otro. El mundo moderno y tecnológico del siglo XXI moldea los contrastes que hoy muestra la realidad de la sociedad cubana. Estos son únicos, por tanto, la receta del cambio no va a ser a lo chino, ni a lo vietnamita ni a lo ruso, el cambio va a ser original y sin copia, va a ser propio, la receta es auténtica: cubana.

Emilio Morales Dopico.

Autor de “Cuba: ¿Tránsito silencioso al capitalismo?” http://www.alexlib.com/morales


Sobre esta noticia

Autor:
Emilio Morales Dopico (10 noticias)
Visitas:
9657
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Roque Castro (02/01/2010)

La globalización acabará con los sistemas totalitarios.

0
+ -
Responder

DISIDENTE (02/01/2010)

Al gobierno cubano no le interesa las perdidas humanas en el estecho de la florida de cubanos que huyen del hambre la necesidad y la desesperanza en que viven las nuevas generaciones. A esos dinosaurios en el poder la globalizacion de la informacion y el mundo en si, se los esta tragando poco a poco, ni el ejercito que compraron los podra salvar.

0
+ -
Responder

Ponchin (14/01/2010)

Es una pena que existan gobiernos expertos en aniquilar pueblos y es una pena que se vean tantos en nuestra golpeada Latinoámerica.