Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Utsolis escriba una noticia?

Gustavs Klucis. Por qué ir a ver su exposición

27/12/2009 12:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una visita guiada a la Revolución Soviética en Sevilla de la mano de un maestro

GUSTAVS KLUCIS. POR QUÉ IR A VER SU EXPOSICIÓN.

El otRo día estuve en la exhibición que organiza la Fundación Cajasol en Sevilla sobre el artista ruso Gustavs Klucis . El nombre en principio no suena a nadie conocido para el gran público, pero cuando una entra en la sala de exposiciones y mira los carteles donde aparecen Lenin, Stalin, los obreros y los campesinos con sus monos de trabajo cree volver atrás en el tiempo y estar presenciando lo que era la Unión Soviética en los momentos en que ese gran país se estaba forjando. Tal es la influencia que tuvo Klucis como propagandista de la revolución y sus logros que ver sus obras y saber que estamos ante ese pedazo de la historia de Rusia es todo uno.

Resulta que Klucis era sólo un joven artista que se entusiasmó por el bolchevismo tanto que abandonó la pintura para convertirse en el maestro del fotomontaje al servicio de la naciente Unión Soviética. Impresiona el esfuerzo, la pasión que logran transmitir esas piezas en blanco y negro hechas de retazos de fotos de gente anónima: mecánicos, marineros, muchachas campesinas, montadas sobre imágenes de fábricas, edificios y canales en construcción.

Pero es que aparte de los bocetos de los carteles enormes que realizó -algunos hasta de dos metros y medio- la muestra exhibe una película biográfica de una hora aproximada de duración -que recomiendo- donde se reconstruye su vida a través de los diarios de su mujer y fotos e imágenes rodadas de la época. Y ahí es donde una empieza a emocionarse con la historia de este hombre. Porque una vez más vemos cómo los Estados engullen a quienes ya les dejan de ser útiles, aunque significaran tanto como Gustavs en su día representó para esa nación de obreros y campesinos a la que él ayudó a ser la imagen triunfante del comunismo. La película sola ya merece de por sí la visita por lo mucho que dice: el sudor, el esfuerzo, el entusiasmo sin límite. El logro. Esas imágenes tan vistas ya pero que siempre parecen frescas: los rostros tiznados y sonrientes de mineros, los ejércitos de segadores en plena faena, al lado de las de Stalin hablando a las masas que le aclaman, estrechando las manos innumerables. Una trata de imaginarse que pasaría por la cabeza del dictador en ese momento y el enigma queda sin respuesta. Pero qué bien reflejada está la vivencia de esa especie de bendita locura colectiva.

Si alguna vez una utopía logró ser fotografiada, Gustavs es su fotógrafo. No dejéis de verla.


Sobre esta noticia

Autor:
Utsolis (2 noticias)
Visitas:
3704
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.