Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonardo Pittamiglio escriba una noticia?

Gustavo Cerati, Soda Stereo y el retorno de 2007 (a los escenarios)

07/06/2010 16:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta banda no sólo fue la primera que trascendió los límites geográficos de su república; esta banda fue también el mejor grupo de rock de iberoamérica

Mucho se ha escrito acerca del notorio y trascendental retorno de los Soda Stereo a los escenarios. Esta banda no sólo fue -dicen los especialistas e historiadores del rock argentino- la primera que trascendió los límites geográficos de su república; esta banda fue también el mejor grupo de rock de iberoamérica.

El total de su obra, desde 1984 a 1996, abunda en prolijas canciones, sutiles líricas y álbumes valiosos. Tal vez el primer lanzamiento discográfico, todavía inmaduro y que mostraba a una banda en ciernes, sea únicamente quien escapa al catálogo de lo perfecto. En verdad, Soda Stereo de 1984 es un disco algo limitado y constreñido por el persistente ritmo del ska, y aunque aceptable en muchísimos aspectos, pues contiene finezas como "Trátame suavemente" y logros admirables como "Sobredosis de TV", "Un misil en mi placard" o "Afrodisíacos", lo verdaderamente excitante sería lo que vendría luego.

Nada Personal de 1985 supera con creces el primer álbum. Basta oír los primeros segundos del álbum: Soda Stereo experimenta un giro sorprendente y mejora su propuesta artística en muy poco tiempo. "Cuando pase el temblor" será su primer gran éxito. Otras canciones como "Juego de seducción" y "Estoy azulado" contribuyen a hacer de Nada Personal un álbum para tomar en serio.

El gran álbum de esta época será Signos de 1986. "El rito", "Prófugos", "Persiana americana" y la enorme, sublime "En camino" son apenas cuatro bosquejos de un álbum que no tiene errores y que podemos disfrutar de principio a fin.

El álbum Doble Vida contendrá la mejor composición de esta banda grabada entre 1984 y 1989. "En la ciudad de la furia" sigue siendo una canción exuberante que no sólo tiene el premio de lo estrictamente musical, pues su lírica será ante todo el elemento luminaria de esta canción.

Serán Soda Stereo y Sumo los que ofrecerían la cara más creativa del rock argentino durante esa década. Podríamos asegurar que Sumo fue más que Soda Stereo en ese período, no obstante Soda Stereo será siempre una banda más notoria que aquélla, al cabo de que los años pasan. Y por muchas razones, aunque en este párrafo me limitaré a nombrar un aspecto muy simple: fue menos sucia, menos cerda que la banda de los liderados por Prodan. Los músicos que ésta contuvo (Mollo, Petinatto, el bajista) serán mejores instrumentistas y músicos que el trío forjado por Soda Stereo (sólo Cerati tenía verdadero talento en el grupo), pero la sola mente creativa de este vanguardista argentino, que superaba o igualaba a Luca, bastaría para lograr en Soda Stereo mayor profundidad estética y ambientes líricos que siempre serán insospechados en Sumo. En su forma opuesta, Sumo se nos presenta como una banda callejera, noctámbula, sombría.

Gustavo Cerati es excepcional en la música rioplatense: se desliza más allá que sus colegas (Fito Páez, León Greco, Indio Solari, Pedro Aznar) y los años transcurridos han puesto en relevancia este hecho. Cerati graba los mejores discos de la historia del rock argentino (Bocanada, +Bien, 11 Episodios Sinfónoicos y Siempre es Hoy) en períodos en que la generación de los setenta y ochenta sucumbe y edita sus peores grabaciones (Fito Páez, Charly García, Andrés Calamaro, Indio Solari).

Ahora es fácil saber porqué Soda Stereo fue quien fue, ahora que hemos visto a su alma substancial desplegar con naturalidad variados caminos musicales (electronica, ambient, pop-rock alternativo, música sinfónica). Cerati: substancial.

Le hemos visto transfigurado en variadas formas, desde 1984 a 2007. Es un músico versátil, no hay dudas.

Su gran trabajo de los ochenta, bajo la denominación de Soda Stereo, fue Signos. Canción Animal de 1990 inaugura un nuevo rumbo, la canción homónima de CD será siempre inolvidable y figurará entre las mejores 5 o 10 del rock en castellano. En Canción Animal opera el mismo cambio de transición que operaba en el rock anglosajón de una década a la otra, de los ochenta a los noventa. El álbum refleja el sonido que caracterizará a la nueva década y evidencia un progreso no menor con respecto a sus años ochenta. "Sueles dejarme sólo", "De música ligera", "1990" son evidencias de grandes canciones.

Gustavo Cerati es excepcional en la música rioplatense a quien le hemos visto transfigurado en variadas formas, desde 1984 a 2007

Luego vendría un desconcertante Dynamo, cual muchos de sus fans lo tendrán por material de culto, disco que no tiene parangón en el rock argentino. Divididos, Las Pelotas, Los Redondos: mucho debió sorprender esta grabación a quienes les seguían detrás, porque a esa altura (desaparecidos ya los Sumo), sólo Soda Stereo seguía el camino de las vanguardias musicales de Inglaterra.

Y finalmente, Sueño Stereo. Un formidable álbum, quizás su mejor logro y uno de los mayores álbumes del rock argentino en una nómina de no más de 5. "Ella usó mi cabeza como un revólver" vale por igual en Gran Bretaña que en América Latina: una canción argentina de rock universal, como la literatura de Jorge Luis Borges o de Julio Cortázar. Esta vez en el rubro musical del rock, Argentina volvía a superar como en la literatura, a la vieja y celosa España.

Durante se mismo año, los Soda Stereo se abocaron a la ideación de lo que "debería" ser su disco acústico para la MTV. Su Unplugged no tiene manchas y es elevado. Su primera parte desenchufada y su segunda eléctrica nos ponen de relieve a una banda ya madura y creativa en mil formas, todavía cuando preludia su separación definitiva. Otra vez: "En la ciudad de la furia", una canción que quedará ligada a las mejores lucubraciones de Soda Stereo, mostrando aquí un nuevo e irreconocible cariz que la renueva.

¿Por qué la vuelta? En principio debemos aclarar algo, no menor. Esta vuelta no es una reunificación, algo que deberíamos agradecer. Lo más relevante de este hecho es que el trío no retornaría a los estudios de grabación para editar nuevas canciones, es decir, para volver a ser los Soda Stereo, un hecho que, de haber ocurrido, hubiera sido innecesario.

Lo fans recibirían de buen grado la noticia, pero a ellos. a ellos especialmente hay algo antes que advertirles. Soda Stereo es Gustavo Cerati, y están en un error al creer que junto a Alberti y Bosio, Soda grabarían el tipo de canciones que no vuelven a oír desde 1996, porque por mucho que respeten a su alma substancial, ellos, los fans, siguen sintiendo que la obra solista de Cerati les es extraña, complicada, difícil de sintonizar con su obra con Soda. En cierto modo, los fans se sienten defraudados por la carrera solista de Gustavo Cerati.

Pero Soda Stereo fue, no una banda, sino una etapa transitoria en la evolución personal y musical de Gustavo Cerati. Juntos no volverán a grabar nuevos "Trátame Suavemente", "En la ciudad de la furia" o "De música ligera". Como lo dijera el showman Roberto Pettinato en tono de advertencia: "que no vuelvan a grabar nuevas canciones porque van a salir mal".

Gustavo Cerati retrocedería muchos pasos en su carrera si volviera a grabar con Soda Stereo, un trío que le impone demasiadas limitaciones a su volátil imaginación musical. Liberado de la banda, el alma substancial del grupo se ha visto libre de escoger los músicos que deseara para cada ocasión, y lo ha hecho de manera acertada. Sus álbumes solistas hubieran sido un fracaso si hubieran estado interpretados en la batería y en el bajo por la dupla Alberti/Bosio. Desde Bocanada de 1999, Cerati ha formado una banda superior a la que instituyera bajo el nombre de Soda Stereo. Sus músicos actuales no sólo están mejor preparados para enfrentar los nuevos desafíos musicales que impone este principio de siglo, también son más versátiles en la ejecución de sus instrumentos y están más penetrados de lo que sucede actualmente en el mundo de la música. (Su actual batería supera con creces las limitaciones de Charly Alberti para tocar, por ejemplo, canciones como Artefacto o Karaoke).

El retorno de Soda Stereo es pues, un divertimento, una idea recreativa que nos entretiene un momento. De esta reunificación no saldrá una nueva manera de hacer música, ni mucho menos, un renovado Soda Stereo. El reencuentro apenas tiene el valor de una víspera de navidad: hay regalos, alegría, excesos, y pronto la misma rutina. Gustavo Cerati volverá a abandonarse a sus lucubraciones personales y seguirá grabando música interesante. Los otros dos continuarán extrayendo todavía la savia del de sus vidas post-soda; como Ringo Starr, que es bien recibido en todos lados y le invitan a tocar cada tanto, y está bien que así sea.


Sobre esta noticia

Autor:
Leonardo Pittamiglio (54 noticias)
Visitas:
4141
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.