Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

La guerra que Maduro desconoce y su mal discurso ante EE. UU, Putin jamás lo expresaría

22
- +
21/08/2019 14:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Guardar silencio y utilizar métodos de oratoria, un camino para la acertivez

El Reloj del Tiempo

 

Estados Unidos de Norteamérica nos recuerda al Imperio Romano, pero, los principales secuaces de este seguimientoes un conjunto de personal técnico y profesional que hace vida en su territorio, porque tiene allí inversiones, como resultado del lucro individual sobre bienes del Estado, incluso, se le ha dado autorización a los norteamericanos a entrar al territorio mediante las sectas protestantes y empresas del maletin. Sin embargo, como lo indicó el diario brasileño Gauchazh, en su oportunidad, enseñar a un ejército extranjero a combatir en territorio nacional debería ser considerado “alta traición”. Aunque para el Ministerio de Defensa brasileño esto no es traición sino una oportunidad que permitirá unir a los ejércitos de ambos países.

El problema de este ejercicio es la magnitud y apertura que se ha dado a los Estados Unidos en ingresar a la selva latinoamericana. Por lo que uno de los riesgos es que la base temporal se convierta en permanente como se formalizo  en Hungría, tras los ejercicios de la OTAN. Aunque las autoridades brasileñas lo niegan.

Este interés de los Estados Unidos en la región debe ser medido con la historia del imperio del norte. El altruismo, cuidado a la naturaleza o lucha contra el narcotráfico estandartes para su presencia en la región hacen eco a inserciones en otras partes del mundo, especialmente Medio Oriente, y la realidad es que ahí estos no son ni fueron sus objetivos. Detrás de toda acción militar norteamericana siempre se encuentra el fin de apoderarse de recursos para lograr sus intereses nacionales.

 

A su vez, Colombia determinó un acuerdo de cooperación en 2016 con la OTAN para el intercambio de información, estrategias y protocolos del ejército colombiano con los miembros de esta organización, entre los que se encuentra los Estados Unidos. Mauricio Macri, presidente argentino,  volvió a permitir la instalación de bases militares permanentes en Argentina, una en la triple frontera con Paraguay y Brasil y otra en Tierra del Fuego en Ushuaia. En Brasil, el gobierno de Temer en su oportunidad, sumo un 36% al presupuesto militar, meses después de aprobarse el PEC 55 que congeló el presupuesto de salud y educación pública durante 20 años.

Los venezolanos, no estamos preparados en el combate por razones obvias y, hoy, nos debatimos en conseguir alimentos y medicinas para sobrevivir, además de sus costos.

La Administración Trump estaría calibrando también los escenarios electorales en la política interna estadounidense, proyectando la reelección de Trump como una carrera de largo aliento. Esto supone que Trump decide actuar en correspondencia con los sectores que integran las diásporas cubana y venezolana, ubicadas en Florida, un estado electoralmente determinante, donde esos sectores han exigido un rol mucho más activo de Trump contra Venezuela y Cuba.

Diplomáticos al dialogo, no cualquier vecino que desconozca la realidad política

Washington sugiere realizar elecciones libres en medio de una trama de golpe de Estado consumado.

Por su parte, el secretario de Estado Mike Pompeo resaltó que en el marco de las conversaciones en Barbados "sería inconcebible tener elecciones que realmente representen al pueblo venezolano si Maduro sigue estando presente en el país".

 

Pese a la capacidad de reacción que han tenido las fuerzas de derecha de América latina y el Caribe recuperando espacios de poder en algunos países, existe un liderazgo latinoamericano encabezado por Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, , con el acompañamiento de terceros países gobernados por el progresismo, que está construyendo una geopolítica alternativa a la geopolítica del imperialismo. Esos países latinoamericanos y caribeños han puesto a América latina y el Caribe en un lugar destacado del sistema internacional, haciendo que la región esté coadyuvando, como pocas zonas del planeta, hacia la consolidación de la transición geopolítica en curso. Si esta transición dará como resultado un sistema internacional pluripolar y multicéntrico, o un sistema unipolar donde la hegemonía estadounidense sea sustituida por otra hegemonía imperial no occidental, es todavía una incógnita. Lo que sí parece claro es que en el siglo XXI no asistiremos a un “nuevo siglo americano” –esto es estadounidense– ni europeo. Y ello tendrá mucho que ver con la construcción geopolítica contrahegemónica que está teniendo lugar en América latina y el Caribe mientras se escriben estas líneas.

Me refiero a lo civil, en lo militar ya sabemos la respuesta. La flota naval se encuentra ya preparada para un bloqueo y las familias venezolanas no tienen alimentos en resguardo, menos agua y gas para casos de emergencias, aunado al salario mínimo que apenas es de tres dólares que no alcanza para comprar un kilo de productos cárnicos de primera. Lo que se esta exigiendo es un cambio de gobierno y elecciones libres.

Vivimos tiempos tan confusos como convulsos. La crisis estructural del capitalismo en la que estamos inmersos y el nuevo escenario geopolítico rediseñan todas las variables de la ecuación. Durante mucho tiempo la triada del poder mundial conformada por Japón, la Unión Europea y Estados Unidos, bajo el liderazgo de esta última potencia, ha dominado el mundo, diseñando un sistema político y económico que se ha ido expandiendo por todo el planeta mientras construían todo un sistema cultural que permitía que el desarrollo de este sistema no requiriera en la mayor parte de los casos del uso de la fuerza, sino que se implementaba, salvo contadas excepciones, por medio del consenso.

Ese declive de la hegemonía estadounidense ha venido acompañado de una ofensiva en tres ámbitos, político, económico y militar, con el objetivo de mantener el liderazgo, pero en la medida en que este no puede ser logrado por consenso, debe ser alcanzado mediante la dominación violenta en una buena parte del tablero geopolítico.

Es el momento de ampliar consensos, no limitar

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1117 noticias)
Visitas:
477
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.