Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Grupos tunecinos de DDHH piden que la UE exija avances a Túnez en este ámbito para lograr el Estatuto Avanzado

28/04/2010 20:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Varios grupos tunecinos de Derechos Humanos quieren que la Unión Europea que exija a Túnez avances en este ámbito si quiere obtener el Estatuto Avanzado que pueden conceder los Veintisiete a países con los que sus relaciones son más estrechas, como es el caso de Marruecos.

Halima Jouini, de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas (ATFD), y Sihem Bensedrine, del Consejo Nacional para las Libertades en Túnez (CNLT), denunciaron en una entrevista con Europa Press las violaciones que se cometen en su país y que afectan a los derechos de asociación, reunión, libertad de expresión, administración de justicia e integridad física.

Jouini, Bensedrine y representantes de otras cuatro organizaciones tunecinas se han reunido esta semana en Madrid con diputados españoles y representantes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para explicarles cuál es la situación en el país magrebí.

"Esperamos que la información que les hemos dado" sobre la "degradación de los Derechos Humanos" en Túnez "les haga ser más exigentes con sus socios tunecinos", dijo Bensedrine. "Nos ha parecido que no están al tanto de cuál es la situación", añadió.

Jouni explicó que la importancia de Túnez para la Unión Europea radica en que el Gobierno frena la inmigración ilegal hacia los países europeos y es un socio clave en la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, indicó que las autoridades tunecinas "meten a todos en el mismo saco": a terroristas, delicuentes y activistas y defensores de los Derechos Humanos.

"Reprimen a todo el mundo", insistió, y advirtió de que la "supuesta estabilidad" de Túnez "no es más que una bomba de efecto retardado". Pero esto, dijo, no impide que el Gobierno del presidente Zine el Abidine Ben Ali tenga buenas relaciones con España, Italia o Francia.

En opinión de Bensedrine, si el Estatuto Avanzado en las relaciones con la UE "no va acompañado de mejoras en el ámbito de los Derechos Humanos", su concesión será "como dar una palmada en la espalda a la dictadura" de Ben Ali. "Esperamos que la UE respete sus propias normas y compromisos", manifestó, y agregó, en referencia a Túnez, que "no es mucho pedir que un Estado respete sus propias leyes".

DERECHOS CONSTITUCIONALES QUE NO SE RESPETAN

Jouini señaló que en su país no se respetan ni el derecho de asociación ni la libertad de expresión pese a que "son derechos fundamentales recogidos en la Constitución". La Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas, de la que es miembro fundadora, está reconocida legalmente, pero ha sido el último grupo independiente que lo ha conseguido, ya que desde 1989 las autoridades sólo permiten la creación de organizaciones afines al Gobierno, afirmó.

Aun así, y pese a la "larga trayectoria" de la ATFD, ha experimentado varias "dificultades", como a la hora de reunirse con sus socios internacionales y regionales y de conseguir financiación, por haber defendido a mujeres que han sido "víctimas de violencia política" y de "persecución". "No prohíben las asociaciones, pero las asfixian", denunció.

En cambio, el Consejo Nacional para las Libertades en Túnez, la asociación de la que es portavoz Bensedrine y que se creó en 1998, no está reconocida porque el Ministerio del Interior "se opuso a su existencia de forma arbitraria" y, aunque presentaron un recurso en 1999, aún no han recibido respuesta por parte de la Justicia.

La consecuencia es que los miembros del CNLT no pueden entrar en su local ni reunirse en el domicilio de uno de ellos porque la Policía se lo impide. Bensedrine dijo no poder detallar cuáles son las razones que han llevado a las autoridades a denegar a esta asociación la autorización para constituirse legalmente porque no se las han explicado. "Son instrucciones (...), la ley son ellos", afirmó en referencia al Ministerio del Interior.

CONTROL DE LAS COMUNICACIONES

En cuanto a las limitaciones a la libertad de expresión, Jouini y Bensedrine indicaron que las autoridades bloquean a menudo las cuentas de correo electrónico de algunos activistas o hacen que desaparezcan mensajes, tienen una lista negra de páginas web e interceptan las comunicaciones telefónicas.

"Tienen un control total de Internet (...), es la guerra de la comunicación", concluyó Bensedrine, que aseveró que hace tiempo la red social Facebook estuvo totalmente bloqueada y, a raíz de unas manifestaciones en contra de esta medida, las autoridades la reabrieron y optaron por borrar, bloquear o piratear sólo algunos perfiles. En el suyo, por ejemplo, colgaron imágenes pornográficas en las que sustituían la cabeza de chicas desnudas por la suya.

"Una de sus estrategias es humillarnos, ensuciar el trabajo" de quienes defienden los Derechos Humanos, afirmó. En este sentido, indicó que desde la prensa oficiosa "se ataca el honor" de los activistas y las personas contrarias al régimen y se les "difama", por ejemplo, llamando "prostitutas" a las mujeres y "traidores" a los hombres.

Por otro lado, la portavoz del CNLT recordó que Ben Ali está en el poder desde 1987 y que tras las elecciones de octubre de 2009, en las que "no hubo observadores internacionales", consiguió un quinto mandato al obtener casi un 90 por ciento de los votos. Varias asociaciones, entre ellas el CNLT, realizaron un estudio con ayuda de una consultora italiana según el cual Ben Ali y sus aliados políticos ocuparon el 97 por ciento del espacio en los medios de comunicación durante la campaña electoral.

Por último, Bensedrine aseguró que en Túnez existe la tortura y quienes la realizan "nunca son condenados", un problema que se suma al hecho "extremadamente grave" de que "la Justicia no es independiente".

En este contexto, afirmó que después de que una asociación de magistrados tunecinos pidiese que se modificase su estatuto para poder garantizar la independencia del poder judicial, el poder político respondió "sancionando" a esos jueces. Por eso cuando quieren salir del país y tienen que pedir permiso al Ministerio del Interior, éste se lo niega. Además, Bensedrine añadió que sólo pueden opositar quienes son afines al régimen, ya que antes la Policía entrega informes sobre las actividades que han realizado.

Representantes de la ATFD, el CNLT, el Comité para el Respeto de las Libertades y de los Derechos Humanos en Túnez, la Liga Tunecina de Defensa de los Derechos Humanos y la Federación de Tunecinos para una Ciudadanía de las Dos Orillas y la Federación Internacional de las Ligas de los Derechos Humanos se han reunido esta semana con miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, del Gabinete del Gobierno y de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo, así como con diputados del Partido Socialista y del Partido Popular.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2243
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.