Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Saludconcosas escriba una noticia?

Gratis

26/11/2010 18:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hablar de dinero y de motivación lleva siempre al mismo laberinto: la afición por el cortoplacismo en la sociedad actual y en muchos profesionales hace que se siga prefiriendo el euro de hoy al reconocimiento de mañana. Sin embargo, los incentivos de tipo económico acaban confundiendo al trabajador, que se dedica pensar en el posible euro de mañana cuando aún está recibiendo el de hoy.

Los otros incentivos, los factores de motivación no monetarios, el llamado por algunos salario emocional, tiene una base diferente. Si bien el dinero "brilla mucho", la parte emocional importa mucho más, aunque no nos demos cuenta. La transparencia y honestidad del jefe, el reconocimiento por los compañeros, un buen clima de trabajo, valorar las aportaciones de los demás y no pensar que la palabra "gracias" o la palabra "enhorabuena" son una ñoñeria... todo es esencial en un mundo tan veloz y tecnológico como el actual.

Lógicamente, el dinero importa, y en determinadas situaciones importa mucho. Pero seguro que a igualdad de sueldo monetario, todos preferiremos un buen ambiente de trabajo, o una mesa junto a una ventana por la que se vea un prado, o un balcón con vistas a las salinas, o un jefe de los que da ejemplo, o la capacidad de dirigir en equipo tu propia unidad, o un entorno creativo con compañeros que empujan en la misma dirección. Y no digamos si tu entorno reconoce el trabajo diario: una forma sencilla y muy potente de transformar lo cotidiano en pura magia.

Pero claro, muchas veces ese ambiente se crea en equipo, y es necesario dejar de lado ciertas actitudes egoistas o corporativistas que no llevan a ningún sitio. Lo fácil es aceptar ese entorno, lo difícil es construirlo. Pero como ya sabemos y hemos comprobado mil veces, todo es cuestión de empezar.

Nosotros, sin dudarlo, elegimos abrazo.


Sobre esta noticia

Autor:
Saludconcosas (631 noticias)
Fuente:
saludconcosas.blogspot.com
Visitas:
1411
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.