Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ander Iturri escriba una noticia?

Los grandes quemados: las técnicas del pionero Dr. Si-Xiang, los injertos y la nueva cirugía plástica

22/10/2009 11:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay diversas técnicas hoy para salvar a los grandes quemados en este reportaje se reseñan todas las novedades

Nuevas técnicas para las quemaduras graves

Para garantizar la supervivencia hasta ahora se necesitaba que el accidentado no sufriera quemaduras superiores al 50-60 por ciento de su cuerpo. Ahora no es así.

Ahora un especialista chino, el Dr. Shi Si-Xiang, fue el primer pionero del milagro de salvar a los grandes quemados con el 90 por ciento de su cuerpo afectado. Para obtener estos resultados, el profesor Shi Si-Xiang tuvo en sus principios hilo directo con el Centro de Quemados de la División de Cirugía Plástica del Hospital Civil de Palermo (Sicilia) durante largo tiempo una referencia irrepetible en esas técnicas.

Sobre la clínica de Palermo se hicieron en su día, en fecha relativamente reciente, muchos chistes en torno a los pacientes más distinguidos de la misma. Con motivo de popularizarse los films de "El Padrino" y otros de Al Pacino, se dijo que los miembros de las "familias" sicilianas, que estaban ya "quemados"en su carrera delictiva, se fabricaban una nueva vida activa en las bandas de "La cosa Nostra" o "Mafia" haciendose operar en la clínica de Palermo, cambiando la fisonomía del rostro (nariz, mentón, ojos (quitandose las bolsas bajo ellos), labios, frente, implante de cabellos, etc...) se cambiaban de apellido y con gafas oscuras desembarcaban de nuevo en Chicago o Nueva York, con otro nombe y apodo italiano por supuesto, aptos para el "servicio", drogas, armas, prostitución, etc... como algo tan corriente como adquirir un nuevo coche.

Por supuesto tales chistes son ficción de lo más divertida. Hacer un film sobre eso sería como recrear uno del "Hombre invisible". Y si alguno se operó en el Hospital Civil de Palermo fue como particular, eso si le admitieron.

Todo eso sería como atribuir al genial cirujano plástico, Dr. Pedro Cavadas, artífice del primer transplante de cara en el Hospital la Fe de Valencia, el ser el médico de la familia Corlcone.

El complejo proceso quirúrgico de cara, el primero en España y octavo en el mundo, un transplante microquirúrgico de tejido facial, reparación de todos los nervios, las arterias y venas, etc... es una hazaña casi digna del Dr. Barnard.

Y sobre todo eso y lo que trata este reportaje el periodismo no admite ni filtraciones, ni especulaciones, que la ética médica no permita. Así llegaremos más lejos.

En fechas pasadas este médico chino estuvo en la capital siciliana para recibir el premio Whitaker, un reconocimiento internacional que fue fundado hace más de veinte años y que le fue atribuido hace tiempo. Si-Xiang dice que, desgraciadamente, cuando se hablaba en sus comienzos de que una persona había sufrido quemaduras del 50 por ciento el profano podía pensar que hay una disponibilidad de piel del otro 50, pero no suele ser así, porque las partes quemadas suelen ser muchas veces las más adecuadas para el transplante: la cabeza, muslo y brazos y recientemente de cara.

La técnica lleva nombra inglés "meshgraft" (injerto-red). Hasta hace relativamente poco la técnica europea y americana ha sido la del simple injerto, pero Xiang lo revolucionó todo "con resultados excepcionales".

El inconveniente es que en Europa las técnicas del profesor chino encontraban hace años obstáculos jurídicos e incluso morales en algunos países.

Por ejemplo, si ocurría un incendio con quemados de hasta el 90 por ciento, los chinos desde siempre han buscado el cadáver de una persona cuyo deceso se remonte a menos 12 horas. Le quitaban la piel, le practicaban dos mil orificios y recubrían con ella al paciente. Luego con la piel restante se practican lo que en lenguaje periodístico se llama todavía los "remiendos". Con el tiempo las células vivas de estos "remiendos" se establece "red funcional" y la poca piel natural va venciendo a la "prestada".

China también tiene problemas: la falta de donantes

El profesor Shi Si-Xiang siempre se quejó que se daba en China el mismo problema que en Occidente, pero no tan agudo porque ya existen donantes de la piel para cuando mueran. Pero, en vista de eso, él mismo realizó diversas pruebas con piel de cerdo liofilizada conservada en frío, con excelentes resultados. El éxito llamó la atención a las autoridades médicas y éstas se hallan al tanto y han autorizado la operación en casos angustiosos, que son muchos.

El problema principal en la terapia de los quemados graves o "grandes quemados" es el de conseguir la piel adecuada. Una contribución notable que ya se estudia a fondo es el "cultivo" en laboratorio de los queratinocitos, que son las células de la epidermis.

En París, Londres, Barcelona y Palermo esta actividad se desarrolla en contenedores de nitrógeno líquido a 196 grados bajo cero, que pueden conservar tejidos biológicos (tendores, cutis, huesos, membranas amióticas) y frascos de plástico aptos para las láminas de piel que, tras una serie de tratamientos con células artificiales, alcanzarán en el incubador, a la vuelta de 15-20 días, las dimensiones de cerca de tres centímetros cúbicos: son hojas de piel listas para su utilización clínica.

"Los límites dependen de los costos, los tiempos de producción y la misma calidad de las curaciones", admiten los doctores franceses e italianos.

Por otro lado estos tejidos son, de hecho, monocelulares, monostratificados, por tanto no elásticos y fácilmente retractiles. Para un éxito asegurado de la operación sería necesario dotarlos de una subcapa de tipo dérmico y los médicos hace tiempo están conscientes y trabajan en ello". Es precisamente a la producción, tras los hallazgos de lo que podemos llamar "escuela china", biológica o artificial, de dermis a la que están abocados actualmente los estudios de todos los expertos del sector. Varios gobiernos europeos, incluído el británico, han iniciado ya la creación de cientos de cultivo -bancos de tejidos- como antes había bancos de ojos o de otros órganos del cuerpo. La crisis mundial lamentablemente ha cortado presupuestos.

Cambia por completo la tecnología

Por lo demás las diversas escuelas parecen estar de acuerdo en el nuevo tipo de curación de los grandes quemados en un concepto básico: la exigencia de transformar lo antes posible un enfermo de tipo médico en un enfermo de tipo quirúrgico.

El profesor Xiang lo explicaba así: "superada la fase del shock hipovolémico que comporta la pérdida de gran cantidad de proteinas, agua y sales, el paciente debe ser llevado a la sala operatoria. La remoción precoz del tejido necrótico (el dañado por el fuego) y la cobertura de las áreas sangrientas, las asociadas a la fisikinesiterapia para la recuperación de las funciones, son esenciales en la nueva técnica. Hoy las incógnitas pesan más en el factor estético que en el funcional.

Este es un resumen sobre la esperanza los grandes quemados

Las tecnologías modernas han logrado la superación de antiguos obstáculos especialmente en el Hospital Civil de Palermo y en su sección de Cirugía Plástica, que se ha beneficiado de la cooperación del pionero de la nueva técnica. Gracias a ella, el Profesor Michelle Massellis, discípulo del proferor Xiang, prosiguió su senda y se cansó de impartir sus conocimientos a quien quería escucharle. Sólo es cuestión de tiempo y de generaciones.

Todas las fases del mal se llevan a cabo con rapidez y hay grandes esperanzas incluso en quemaduras hasta el 90% a no ser que surjan complicaciones de carácter renal, cardiológico, pulmonar o infeccioso.

La fase anterior cronológicamente de esta historia

Naturalmente precede a todo lo antedicho, la atención sanitaria urgente a los quemados. Tal cosa se puede mantener en hospitales, lugares cerrados con gran afluencia de público y peligros consiguientes: circuitos automovilísticos, canchas de futbol, fuegos artificiales y dejamos aparte la barbarie de los bombardeos "estratégicos" y bombas incendiarias que la Legión Condor nazi ensayó por primera vez en la historia e incendió Gernika, en abril 1937.

Pero volviendo a situaciones civilizadas entre gente que odia la guerra y ama la paz, hoy día son sobre todo los aeropuertos civiles de todo el mundo el escenario de masacres "civilizadas". Es absurdo que se produzcan grandes quemados como en la guerra en catástrofes aéreas. Son los "accidentes de aviación", inevitables pero no tanto, que ocupan nuestra atención ahora. Y aunque las estadísticas son polivalentes sí sabemos con seguridad que en la última década ha aumentado el número de víctimas alarmantemente y abundan los grandes quemados en viajes aéreos porque hoy los aviones de pasajeros no son tales sino más bien autobuses. Y el riesgo se ha multiplicado por diez y se comprometen en más las posiblidades de supervivencia en estos últimos años. Las normas de seguridad en el vuelo deben de ser muy estrictas, incluido el número de pasajeros.

Yendo al contexto de este reportaje muchos de los heridos de las catástrofes actuales presentan quemaduras de gran gravedad, son grandes quemados que requieren un manejo pronto, específico y delicado.

Aquí nos encontramos que el lugar mismo del accidente no es el más indicado para realizar la cura de las quemaduras, sobre todo si son de más del 30%. En estos casos los operarios que atiendan en primera instancia a los heridos siguen el protocolo habitual (comprobar constantes vitales, coger vías, controlar el dolor, asegurar la permeabilidad de la vía aérea, los politraumatismos del propio impacto.

Una de las primeras consecuencas de la destrucción de la piel es la pérdida de agua, que puede llegar a ser cinco veces mayor a la de una persona normal. Esta deshidratación es una de las cosas clave que los especialistas tratan de paliar desde el primer momento. Junto con esta pérdida de líquidos, la temperatura corporal de los grandes quemados baja drásticamente por lo que también es necesario controlar la posible hipotermia. Y abrigar a los quenados.

Una vez trasladado a la unidad de quemados, evitando el frío, se procede a la valoración de las quemaduras, su extensión y profundidad. Los cuidados iniciales son muy importantes.

Tras analizar la situación global del quemado se elabora un plan terapéutico. Este protocolo suele incluir la práctica de escarotomías (tratamiento quirúrgico de algunas quemaduras para facilitar la circulación sanguínea o la respiración) y en función del tipo de quemadura será necesario además administrar antibióticos por vía oral o cremas.

Y es aquí donde podemos apreciar y agradecer las técnicas y la sabiduría del Dr. Shi Si Xiang, verdaderamente revolucionaria que merecía mucho más que el premio Whitaker, dejado este para los artistas de cine que los acaparan todos los años en Cannes, Venecia, San Sebastián o en otros grandes festivales fílmicos de alfombra roja. Al Dr. (él prefirió sólo el título de profesor) habría que otorgarle un premio llegado de Estocolmo y este año ni aparece.

Sin pretender hacer un recuento de todos los accidentesaéreos de los últimos tiempos, he aquí los más graves, a vuelo de pluma con el número de víctimas:

152 pasajeros fallecidos en el despegue de la terminal T-4 en Barajas, un gran porcentaje por las quemaduras sufridas al quedar el avión convertido en una hoguera (20-08-2008) vuelo de Spanair.

Muy anteriormente, en el aeropuerto tinerfeño de los Rodeos, 585 personas perdieron la vida al chocar frontalmente dos aparatos uno de la KLM, otro norteamericano. Otra vez fue el fuego el macabro protagonista. Se incendiaron los dos aviones.

Y para terminar este breve y terrible recuento, recordemos a los 181 pasajeros que perecieron en Mejorada del Campo, cerca de Barajas, muertos al aterrizar un Boeing 747 de la Avianca el 27-11-1983.

Los accidentes infantiles y los de los asilos de ancianos

Aparte de los accidentes aéreos masivos como los reseñados, incendios forestales, urbanos, caseros que se dan en todas partes por accidente o descuido y por desgracia, en centros hospitalarios y sobre todo asilos de ancianos, tanto por la falta de memoria de personas de edad como por el tipo de calefacción utilizada en invierno, a veces primitiva o mal equipada en tiempos de crisis como el actual. Lo mismo ocurre en viviendas particulares, donde viven solos matrimonios mayores de los que las seguridades sociales locales cuidan menos en asistencia y más en publicidad.

Pero son los niños las víctimas más propiciatorias del fuego, porque están inermes, sin defensa ante cualquier accidente o descuido. Los accidentes infantiles banales con grandes quemaduras eran, hasta la aplicación de las nuevas técnicas, mortales. Las cifras negras han bajado, aunque no nos está permitido bajar la guardia. Y se calcula que en Europa el 45% de los grandes quemados son niños.

La Organización Mundial de la Salud, tiene como centro piloto el del Club Mediterráneo, para ese tipo de quemaduras, que reune a 17 países ribereños, incluido España. La Dra. Ferrara, su directora, realizó hace ya tiempo dos videocasettes destinados a escuelas y circuitos televisivos de esos países, que fueron de gran utilidad y, mejorados, aún se utilizan. El objetivo es sensibilizar a los padres repecto a los riesgos y a las primeras medidas a tomar. Para que esa cifra al entrar en el 2010 no sea tan trágica.


Sobre esta noticia

Autor:
Ander Iturri (9 noticias)
Visitas:
15223
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.