Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Grand Prix, septimus

16/08/2010 18:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

(Continuación del capítulo anterior)

Temprano en la mañana, Pete Aaron, ayudado con un bastón para mantener a su pierna derecha, acompañado por su esposa, salió de su casa y fue a su Ford Mustang Shelby 500 verde británico, como en la pelicula "Bullit", hacia la pista de Riverside. Fue un viaje corto, no tomaría más de 45 minutos, hasta llegar a la pista para ir a su viejo amigo Dan Gurney. Pete lo conocia casi desde la niñez, y juntos iniciaron casi simultáneamente en las mismas pistas de California y se fueron juntos a Europa casi al mismo tiempo, diez años antes. Gurney para la Ferrari, Aaron por la Cooper.

Cuando llegó al coche, abrió la puerta del conductor y iba a su interior cuando su esposa le dijo:

- ¿Es usted capaz de conducir un coche como este? - Creo que sí. La pierna que me duele es el acelerador. - Y es el freno, querido. Perfiro que sea yo a manejar el coche.

Pete estaría en desacuerdo con el tema, pero no llegó a decir esas palabras. Antes, dijo:

- Tienes razón, querida. Creo que es demasiado pronto para guíar. Sólo tomó el elenco hace dos semanas, pero sabes que en breve manejo yo, dijo, dando las llaves a ella.

Su mujer sonrió y dijo:

- Tranqillo, no eres un viejo tullido. No tardará que quedarás bueno. Vamos a visitar a nuestro amigo Dan? - Vamos. Quiero saber que importante cuestión el tiene que decir a mi.

Ambos entraron en el coche y se fueran a Riverside. El viaje se realizó en silencio, para las carreteras sin tráfico a esa hora, al circuito de Riverside, donde estaban los coches de marca Eagle, equipo personal de su amigo Dan Gurney. A los 39 años, tuvo una destacada carrera en la década pasada en Europa y los Estados Unidos. Condujo para Ferrari, Porsche y Cooper, hasta que en 1966, por consejo de otro amigo, Carroll Shelby, decidió construir su propio equipo, el Eagle. Perguntó a Westlake si podria construir uno motor V12, como Ferrari, BRM y Yomura. Obtuvo el apoyo de Goodyear y trató de ser un contstrutor automovilistico en la Fórmula 1 y USAC, correindo en las 500 millas de Indianápolis.

Lo único que ha tenido que luchar fué con el nombre. Los patrocinadores querían "All American Racers", pero Dan no le gustaba, pensando que era "mucho publicitário" Finalmente quedaran con Eagle, pintaran su vehículo de color azul oscuro con rayas blancas, y convenció a los patrocinadores de su idea.

Ganó cuatro carreras y en dos de ellos escribió la historia. En un primer momento, ha dado a Porsche su única victoria en la Fórmula 1, cuando ganó el GP de Ffrancia de 1962 y el segundo cuando fue uno de los dos pilotos que ganó con su propio coche. El otro era su amigo, el neozelandés Bruce McLaren. Y ambos ganarian en el mismo lugar: Spa-Francorchamps, en Bélgica. Por otra parte, había ganado las 24 Horas de Le Mans y las carreras de NASCAR y la USAC.

Al llegar al circuito, Pete vio a Dan viendo uno de sus coches, mientras que estaba siendo reparado por dos mecánicos. Otras dos personas habían entrado en la casa para conseguir las piezas, y otras dos personas estaban viendo la marcha de otro vehículo que estaba rodando por el suelo. Ambos coches eran de la USAC, que estaban probando las nuevas especificaciones para la temporada que viene. Dan tenia escogido a Riverside como lugar para poner a prueba sus coches Eagle, mientras en Gran Bretaña, los coches de Fórmula 1 hacian las pruebas en Silverstone, con su tienda no muy lejos de alli.

Dan miró a la pareja y sonrió abiertamente. Vino a él e intercambiaron un gran abrazo, de dos viejos amigos. Ambos con amplias sonrisas, se levantó y dijo:

- Viejo amigo, ¿cómo anda? - Ahora mucho mejor, gracias. - Y esta pierna? - Mejor que mejor. Si no toma la tarjeta, pero lo que importa es que dentro de unas semanas me deshago de la caña ... - Es muy bueno saber eso. También es bueno saber que no correrás más, dijo, riendo. - No diga, de lo contrario volver con mi palabra e ire detrás de ti, Pete dijo, dejando caer una sonrisa.

Miró a su alrededor y dijo:

- Riverside ... hermoso lugar. Nunca pensé estar de vuelta a los circuitos. Pensé en dejar todo esto para siempre. - No consegues, Pete. Te conozco muy bien, te gusta la competición, como yo. - Sí, pero mira el precio que pagué. El precio que pagamos a nosotros mismos ya que vimos desaparecer muchos de nuestros amigos. - Pete ... conozco los riesgos y las acepto, dijo, dando una palmadita en la espalda. Ven, ven a mi oficina. Tenemos que hablar. - Está bien, dijo Pete.

Más sobre

Ambos dejaron la pista y se metieran en una pequeña habitación de madera dentro del complejo. Apoyado en su bastón, Dan tuvo que camihar un paso más corto para mantenerse al día con tu amigo. Entró en un sitio lleno de papeles, algunas partes macanicas, los aceites, ya sea de trofeos y montones de revistas y periódicos. En las paredes, algunas fotos y recortes de periódicos sirven como decoración, mientras que en otra mesa, también cubierta de papeles, una máquina de escribir era ciertamente la habia escribido docenas de cartas para enviar a los proveedores, patrocinadores, mecánicos, organizadores, entre otras cosas. Pero no había ninguna secretária personal, que se suponía que quien escribia las cartas era el mismo Dan, y probablemente debería ser la misma cosa en la sede británica.

- Pete, voy a ser directo. Quiero primero hacer una pregunta. - ¿Qué, Dan? - ¿Le gustaría volver a Europa? - Me gustaba, todavía tengo una casa allí. - Optimo, porque tengo una propuesta para usted. ¿Quieres estar con mi equipo?

Pete se quedó en silencio, como para absorber la información dada por su amigo. No podía creer lo que oía. Dan continuó:

- Pete, voy a ser sincero: empezo a no ser capaz de mantener dos equipos, tanto aquí como en Europa. Los costos comienzan a ser grandes, y más aún, tengo un regalo para mí para implementar o perder el tiempo en los aviones. Y como yo también tengo intenciones de dejar las carreras como piloto, yo tenía ganas de hablar con usted porque sé que de vez en cuando piensas y hablabas en formar tu propio equipo.

Pete pensó por un momento y respondió:

- ¿Cuánto pides por él? - Un poquito, pero no llega a 75.000 dólares. Quince o veinte mil por el chasis, motores y partes, además de un poco de la instalación. Si usted puede conseguir el dinero suficiente, espléndido. - $ 75 mil es demasiado. No sé donde voy a conseguir ese dinero. - ¿Dónde se puede encontrar un patrocinador. - Patrocinador? Pero, ¿es permitido? - Sí, la FIA ha levantado la prohibición. Y actuando con rapidez, Jordan tiene un patrocino de uma marca de tabaco por 60 mil libras. - ¿Qué? - Pete... ¿dónde has estado estos días? Aún no lo sabes? lo ha dicho Dan en un señal de asombro.

Dicho esto, Dan se dirigió a una pila de revistas y quedó por una inglesa, que tenia la presentación de Jordan para la temporada 1969, con los coches pintados de negro con bandas de oro con el logotipo de extraño, un B & G diseñó el flanco, tan estilizado. Y en las páginas siguientes, fotos de este auto en acción con nuevas colores en la Tasman Series de Australia, y otra en accionaen la pista de carreras de Tereronga, en Nueva Zelanda, ganada por Bob Turner.

Sin embargo, miró a otro detalle: una especie de consejo en el motor y dos alas saliendo del lado en el frente. Pete le preguntó:

- ¿Qué es esa cosa? Pensé que esto no se podía utilizar. - Veo que usted miras al nuevo "gadget" de Jordan Jr. Él vio de cerca cómo funcionaba en el Chaparral de nuestro amigo Jim, y decidó probarlo en su coche. Y parece que el éxito es tal que tanto Bruce y hasta yo mismo llegamos a experientarlo en nuestros coches. Y el Ferrari probablemente debería estar utilizando en su ala, si el Comendatore Manetta lo ha dejado, por supuesto. Pero creo que sí, debería dejar Carlo. - Carlo? - Carlo Pignatelli, el director deportivo. Fiat compró la marca... - Espera, FIAT compró qué? - Pete... Usted estuve en la Quinta Dimensión o qué? Dan indagnou. - Lo siento, pero fue casi dos meses sin leer nada sobre los coches. Estaba demasiado ocupado con mi recuperación. - Ya veo que estoy a arrependerme de hacer mi oferta... - No, no. No se arrepintió, Dan. Me da tiempo para hablar con algunas personas. - No tengo mucho tiempo. Kyalami está muy cerca... - No estoy hablando acerca de correr en tempoara de 69. Quiero correr en 1970. - ¿Qué? ¿Cómo? Y ¿cómo voy a mantener la fábrica allí? - Leave it to me. Usted tendrás tu dinero, pero si voy a regresar a la Fórmula 1, quiero hacer con un proyecto real. Sin embargo, siempre se pueden alquilar coches a nadie.

Dan pensó por un momento y luego volvió a hablar:

- Haremos asi: Voy a pedir 50.000 dólares por la fábrica, que excluye el chasis y los motores. Van a venderlos a algunos privados. Si usted compra la fábrica, tienes que mantener esos coches.- Bien, deja para consegue el dinero y tratamos del negocio. - Pete, veo que te ha cogido con la guardia baja. - Sí y no... mi idea era volar de vuelta a Japón para convencer al señor Yomura que quedaris com sus chasis y motores. He tenido esta conversación y el me ha dicho que no, y ahora queria volver a intentarlo dentro de un mes. Ahora bien, esta propuesta ... estoy empezando de cero. - Ya veo, Pete. Cosworth? - No tengo otra opción? - Creo que no, Pete. - Bien. Yo también lo creo. - ¿Y los pilotos? - Tengo ideas, pero esto es todo lo inesperado... - Te voy a dar un nombre: John O'Hara. Creo que tiene todo lo que quieras. - ¿Cómo es eso? - Él tiene dinero y talento. Él me dijo ayer si podía vender uno de mis chasis. Dijo que daría una respuesta. - ¿Cuándo? - Talvez mañana. Él está en Los Ángeles. - ¿Hacer qué?- Bueno... quieren que entre en Hollywood.

Pete continuó en silencio. Afuera, un sol de mediodía incide directamente en la pista de Riverside, mientras que la Eagle de USAC, un mecánico revisa el coche para que no haya fugas alrededor y hacer las reparaciones consiguientes. Al otro lado de la mesa, Dan sonrió mientras veía a su viejo amigo Pete a pensar para sí. Yo sabía que el tenia sido tomado por sorpresa, pero confiaba en la capacidad de su amigo para hacer las cosas bien. Y el sabía que sus operaciones europeas estaban salvas.

Cuanto a Pete, su mente travalhava a un ritmo similar al de sus carreras, sabendo que no sólo tenía que tomar una posición, sino también para delinear un plan para ejecutar porque quería retornar a la Formula 1 con un proyecto sólido y ganador. Y yo sabía que me había dado su primer paso.

(continua)

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
3474
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.